jueves, 5 de septiembre de 2013

El Hospital de Parapléjicos : Un Cuento de hadas


He dedicado varios Posts a los nombres que el Hospital Nacional de Parapléjicos recibe de modo cariñoso o popular (Ver Entradas : "Hospital del Poco a Poco"; "Hospital de la Gloria"; "Hospital de la Calma"; "Hospital de Vida"; "Un Mundo Feliz"; "Vivir en una Burbuja", entre otros) pero nunca lo había oído llamar "Un Cuento de Hadas". Así lo definía una paciente próxima al alta que hacía duelo de la misma y que tenía hospitalodependencia. Me decía que la llegada al Hospital es muy dura pero que a medida que uno alcanza cierto grado de independencia y autonomía se va sintiendo cada vez mejor en el Hospital.

Ya he hecho referencia en algún que otro Post a los lazos o vínculos tan fuertes que se crean en el Hospital (Ver, entre otras : "Lazos para toda la vida"). El estado de felicidad y bienestar que se llega a sentir equivale para esta paciente a estar viviendo un cuento de hadas algo poco comprensible para los familiares y para quien no siente en su propia piel las consecuencias de la lesión Se hacen grupos de whatsup . Cada vez que alguien se marcha, se hace una macrofiesta de despedida.

También he observado en familiares un fenómeno similar (Los familiares han hecho "grupo" con otros familiares) y aunque parezca increíble, he comprobado como el mundo de algunos de ellos se ha vuelto más interesante. Han hecho amistades que de no ser por la lesión nunca se hubieran hecho y se ha disfrutado, si, sí disfrutado, con pequeñas cosas (mercadillos, artesanía y manualidades, museos, excursiones, entre otras).

Ha venido un paciente con su familia por motivos que no viene al caso y la madre me comentaba lo bien que se sentía al pisar de nuevo el Hospital, como algo que ya forma parte de sus vidas, como parte su familia. Ante su frase : ¡Qué ilusión estar de nuevo aquí"!, la respuesta del paciente fue : "no sé por qué te hace tanta ilusión, a mí no me hace ninguna". Creo que son los famliares los que más echan en falta el Hospital. Es lógico entenderlo si tenemos en cuenta como tienen que asumir el papel de unos cuantos profesionales en el día a día de un lesionado. Si a ello le sumamos, los lazos que se hacen, es comprensible que cueste separarse de él.

4 comentarios:

Felipe dijo...

No asociaría yo al hospital con un cuento de hadas. Lo que se vive en el es demasiado duro y nada meloso. Más bien creo que el hospital despierta en los familiares de los lesionados se parece más al sentimiento de gratitud que se siente hacia aquellas personas que, con sus ayudas y consejos, han colaborado a nuestra educación.
Es posible que, algunas veces, nos hayan molestado determinadas intervenciones pero, como suele suceder con los consejos de nuestros mayores, al final hemos acabado comprendiendo su utilidad y las hemos agradecido.
Me alegra ver como han vuelto al blog los comentaristas habituales. Abrazos malagueños para todos.

Unknown dijo...

YO LO PASE "BIEN", ES EXTRAÑO PERO ES ASI, CONOCI MUCHAS PERSONAS INTERESANTES Y GENTE DE TODO TIPO QUE TE ENSEÑA CON EL DIA A DIA LO IGUALES Y VULNERABLES QUE SOMOS TODOS A LAS LESIONES Y ENFERMEDADES. EL APOYO ENTRE EL PERSONAL Y LAS FAMILIAS, YO LA LLAMO "LA ISLA" PORQUE FUERA DE ESOS LÍMITES TODO ES OCÉANO Y HASTA QUE LLEGAS A TIERRA HAY QUE PASAR POR MUCHAS PRUEBAS,EN LA ISLA TODO ES MUCHO MAS FACIL...UN SALUDO BELISA

Afrontando la lesión medular dijo...

Lo del "cuento de hadas", Felipe, me sorprendió tanto como a tí pero ya ves que hay quien lo ha pasado muy bien en el Hospital a pesar de su dureza. hay personas que no habían salido de su pueblo y no habían tenido la posibilidad de vivir otras experiencias y, aunque traumática, la lesión les ha sido un trampolín. Han aprendido cosas, han hecho amiostades y se han enriquecido. Lo he comprobado en mucha gente, de ahí, que se aferren más a la ciudad y al Hospital.

Si, si, es muy grato volver a encontrarnos online.

Afrontando la lesión medular dijo...

Creo que debes de tomarte en serio escribir un libro con ese título, Belisa. Otra malagueña que veo que nos sigue diariamente. Gracias por lo que nos aportas.