domingo, 17 de abril de 2016

Cuando el río suena, agua lleva



Se que las generalizaciones no son buenas pero llevo un tiempo que oigo a muchas mujeres de lesionados medulares "quejarse" de las mismas cosas:

- no se tiene en cuenta lo que les significa a ellas la lesión
- la gente suele preguntar por el paciente pero son pocos los que se preocupan de cómo está el familiar
- los lesionados quieren ser el centro de atención
- se sienten "excluídas" del Grupo en el que se mueve el lesionado en el Hospital
- no comprenden lo que a ellas también les supone la lesión y que ellas también quedaron parapléjicas
- la silla parece la nueva compañera y ellas suelen quedar atrás
- no se preocupan porque ellas tengan un lugar donde sentarse, si no hay silla, pueden permanecer  de pie indefinidamente.

Puede sonar mal pero yo solo transcribo lo que oigo. Se que hay lesionados que están muy pendientes de su pareja/familia. Si lo traigo aquí es por esto de "cuando el río suena, agua lleva", que es como yo he querido titular la entrada.

Mientras tanto, las mujeres también se han organizado y han creado sus propios grupos para salir al mercadillo, tejer o tomarse un respiro




Entiendo que también del otro lado, es posible que cuando se trate de mujeres lesionadas medulares, ellas harán también una piña haciéndoles sentir excluídos a los compañeros.

Estas conductas pueden explicarse porque por más ejercicio de empatía que se haga, nadie entiende mejor a otro que el que está viviendo en primera persona la situación. Así, lesionados casan bien con lesionados y familiares con familiares.

Considero que es un buen tema para debatir y me gustaría oir opiniones. A ver si se animan los seguidores y este blog vuelve a recuperar su "vidilla". Veo que voy a tener que traer algún tema novedoso para no aburrir a la audiencia.

La ventana está abierta para opinar. Quedo a la espera.

14 comentarios:

Felipe dijo...

Es cierto que el lesionado medular focaliza la atención de amigos y conocidos, pero es qu es lógico que así sea, pero mi percepción del asunto es que amigos y conocidos suelen extender su compasión a los que acompañan al lesionado en su recuperación, ensalzando, como si de algo extraordinario se tratase, la ayuda que le prestan durante el proceso de rehabilitación. ¡Cómo si se pudiese hacer otra cosa con un ser querido¡.
Sé que hay otro tipo de personas capaces de abandonar al ser ¿querido? A su suerte,me consta, pero esas dudo que merezcan el calificativo de personas.

Elena Batalla dijo...

Se oye sonar el rio... Si!!! No es facil la tarea de cuidador !!! Pero como dice Felipe... Que otra cosa podemos hacer si queremos de verdad a esa persona! Lo que se hace con cariño y amor no cansa...enriquece..

Afrontando la lesión medular dijo...

Ya decía en la entrada que las generalizaciones son odiosas aunque nos apoyemos en ellas. Hay todo tipo de reacciones, tantas como lesionados. Hay pacientes y familias que reciben mucho apoyo, otras quedan abandonadas a su suerte . Cuando sucede algo así es cuando uno se da cuenta con quien cuenta.
De todos modos, y siguiendo el refrán, "donde hay confianza, da asco", esta confianza puede llevar a los lesionados a que cuiden más de lo ajeno que de lo propio y cercano.

Gracias, Felipe.

Afrontando la lesión medular dijo...

Cuando se quiere de verdad, se da sin esperar nada a cambio aunque parce que inconscientemente siempre se espera la gratitud expresada de maneras diversas.

Sonriman dijo...

Buenas noches, Es muy cierto que cuando uno cae en un bache significativo, una,no dos en mi caso, l.m. en un principio es difícil el comunicar , decir lo que uno siente , pero si quien no sabe en ese momento expresar su sensación, ve de cerca a quien está ayudándote, sin cara de cansancio, malestar,...y sigue allí ,por mi parte un respeto enorme ,una inmensa sonrisa aaaaa. Y deberíamos valorar ciertas cosas que pasan por delante de nosotros y a veces no decimos, ni hacemos nada. A ese apoyo, ayuda , empuje , fuerza ,ganas e intención, qué no decaiga , aunque no sepamos en un cierto momento valorar, tiene un un inmenso valor.

Afrontando la lesión medular dijo...

Ser consciente de la entrega del otro y del cansancio inevitable, Manuel, tiene un gran valor por tu parte. Tu SIEMPRE HICISTE FÁCIL LO DIFÍCIL. Gracias.

Anónimo dijo...

Yo creo que ed normal que las cuidadoras "nuevas"se encuentren en todas esas situaciones,,pero eso se pasa ensequida,la verdad esque yo siempre me senti muy arropada por todos,y sobre todo por Andres,hay que comprender que esta situacion es muy dura y que hay que hacerse con ella

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias, Isa,. Es un sabio consejo y todo lleva su tiempo. No obstante, creo que las cosas hay que hacerlas bien desde el principio porque si no luego no hay modo de echar marcha atrás.

Anónimo dijo...

En ese sentido yo siempre me he sentido muy cuidada y mimada por mí marido. Nunca, ni en los primeros momentos, dejó de atenderme o de preocuparse por mí y así sigue. Mi trabajo es exigente y requiere mucha dedicación, viajes, picos de trabajo, y él siempre me ha animado y me ha apoyado en mi carrera sin quejarse, incluso cuando la gente cuestiona que lo deje solo tan a menudo él está ahí para defenderme y comprenderme.

Con lo que sí me identifico es lo de sentirme excluida con la gente que él trataba durante su ingreso, no tuve ocasión de tratarlos mucho, pero nunca llegué a encajar con ellos.

Afrontando la lesión medular dijo...

En el programa que se emitió ayer en la TV murciana, enlace que colgaré en la Entrada de hoy, Isa, la mujer de Andrés, dice que el "cuidador" está condicionado por el tipo de "lesionado" a cuidar. Andrés es maravilloso y eso facilita las cosas incluso tratándose de la "dureza" de la tare en su caso tratándose de una persona con condición de tetrapléjico.

Creo que tu también tienes al lado una persona que sabe "cuidar" al familiar y hacerle fácil lo difícil.

Anónimo dijo...

Tengo a mi lado al mejor marido del mundo, lo sé. También es cierto que yo no me considero en el papel de cuidadora sino en el de pareja.

Afrontando la lesión medular dijo...

Tu marido se vale por sí mismo. El rol de "cuidador" está más en relación a la dependencia y necesidad de asistencia personal.

cristina fernandez heras dijo...

Cuando llegas al hospital de Toledo, es tal el sok en el que estás metido que no ves mas aya de lo que te dicen los profesionales del hospital. En mi caso no tuve familiares conmigo,pero estaba tan absorvida por la rehabilitación, que apenas pensaba en ellos.Perdí amigos por el simple hecho de no devolver la llamada. Sencillamente se me olvidaba, no tenía tiempo. Yo solo quería centrarme en mi recuperación,y llevarme a casa, la mayor información posible sobre mi lesión. En ningún momento quise ser el centro de atención de nadie.Tenía unos pocos meses para recabar toda esa información, hacer las prácticas necesarias para valerme por mi misma,y a la vez transmitir esa información a los que me rodeaban,una vez volviera a casa.Así que pude no cuidar a mi gente,pero necesitaba toda mi fuerza para mi y en ese momento el desgaste era tal emocionalmente, que no podía ir más allá.Si alguien se sintió abandonado por mi,lo siento...pero no fue esa mi intención. Saludos a todos

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias, Cristina, por aportar esa otra visión que nos ayuda a centra el tema y a ver posturas "diversas" en nada malintencionadas.