martes, 7 de enero de 2020

Jardín de invierno

No es la primera vez que dedico una entrada al Jardín del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

https://afrontandolesionmedular.blogspot.com/2017/09/un-jardin-para-la-rehabilitacion.html

http://afrontandolesionmedular.blogspot.com/2016/08/los-beneficios-psicologicos-del-jardin.html
Asimismo, en mi libro "Lesión Medular. La vida continúa" dedico un buen espacio al jardín del H.N.P.

Plátano de sombra en el Jardín de HNP
El pasado día 2 de Enero tomé esta foto en el Jardín. Un paisaje de invierno y un escenario frío, sin apenas pacientes y familias que son los que hacen acogedor el jardín.

Hoy ya va regresando la gente y el Jardín vuelve a recuperar su esencia.

Añado enlace a esta entrada que recoge más miradas sobre el jardín

https://afrontandolesionmedular.blogspot.com/2015/06/el-jardin.html

2 comentarios:

Unknown dijo...

He conocido éste jardín único en casi todas las estaciones, creo que me queda verlo en Primavera...
La primera vez me sorprendió y mucho por todo lo que desprendía tras su misma observación.
Pacientes, familiares, también facultativos y demás personas se funden en un ambiente a veces silencioso, siempre agradable, un lugar de charla, relajación y encuentro.
Cada vez que regreso al HNP, no puedo por menos, tras las distintas consultas y pruebas, pasear por el jardín, tomar un par de fotos y un buen café en el exterior de su Cafetería, siempre que lo permita el duro clima de Toledo.
Hay pequeños momentos y lugares muy especiales en los que hay que vivir y palpar lo que sucede a nuestro alrededor.
Éste recién inaugurado año 2020 acudiré y no olvidaré repetir la visita. Hay ciertas costumbres que no quiero dejar pasar.
Feliz año a todos y un fuerte abrazo.
Javier (Valladolid)

Afrontando la lesión medular dijo...


Es cierto que hay pocos entornos como este. Algo tiene de especial este jardín. Me consta que a muchos de los que pasaron por él les inspiró para reflexionar, para escribir y para dibujar. Ojalá y pudiéramos recopilar en un
librito todas estas inspiraciones.
Voy a empezar con la tuya, Javier, para abrir una nueva entrada y a ver si la gente se anima a ir comentando. Gracias por estar ahí y mis mejores deseos para 2020.

¡Ah! Creo que será en otoño, nuevamente, cuando te adentres en el jardín.