domingo, 21 de julio de 2013

"Devotos" del Hospital Nacional de Parapléjicos


En toda mi trayectoria profesional no había escuchado una expresión como la que oí el pasado viernes, en la Sesión de Terapia Familiar, en boca de Ana, la mujer de un paciente a la que ya hice referencia en la Entrada de ayer : "Yo es que le tengo mucha devoción a este Hospital". Ana comenta que cuando sucede algún problema siempre llama  al Hospital para ver si se lo pueden resolver o podemos ingresar a su marido o acudir de modo ambulatotio para una valoración.

Ana confía plenamente en la profesionalida de los profesionales y destaca el trato recibido así como el calor con el que se les recibe.

Devotos o no, pacientes y familiares que han pasado por el Hospital se sienten muy vinculados llegando, incluso, a presentar hospitalodependencia. Bien es verdad, que fuera de nuestro entorno se conoce poco acerca de la lesión medular y sus secuelas habiendo pocos hospitales o centros de salud donde conozcan los tres caballos de batalla del l.m. como son las UPP, los aspectos relacionados con la vejiga y el intestino y la sexualidad/fertilidad.

El tema de la devoción me parece un tema interesante a abordar aunque requeriría un trato especial ya que desde hace años tengo en espera hacer un estudio sobre las creencias y su influencia en la rehabilitación y recuperación del paciente lesionado medular.Quizá se ha notado en los últimos años una disminución en el número de imágenes (crucifijos, medallas, santos), estampas o rosarios respecto a las dos décadas anteriores.

Pacientes y familiares suelen hacer alusión a este tema, especialmente cuando se consideran creyentes, aunque no se les interrogue al respecto. En unos casos, las creencias les sirven de apoyo en su rehabilitación y en otro no (Ver Entrada "Enfadados con Dios").

6 comentarios:

"La Chica del Jardín" dijo...

Con o sin devoción, lo cierto es que confiamos en este hospital. Aquí, tenemos claro que saben lo que hacen y que sois capaces de salvar vidas y además ayudarnos a afrontar y vivir con alegría la nuestra.

Cada progreso de un lesionado no hace ser felices, más si es nuestro lesionado, pero da igual de cual se trate. Cada vez que veo a algún paciente haciendo algo nuevo... me da un subidón de adrenalina, es como si de Manuel se tratara...

Se apoyen en Dios, Alá, Buda... ¡qué más da! o en la ENERGÍA QUE MUEVE EL UNIVERSO, lo importante es que hacéis de una situación complicada algo sencillo de sobrellevar, la carga no deja de ser pesada, pero intentamos cargar nuestra mochila a tope de positivismo, e intentamos transmitirlo a los demás. Si además de la situación, nos movemos con pesimismo... ¡qué sería de esta familia de parapléjicos de Toledo!

Nosotros, Manuel y yo, nos hemos encontrado una gran familia con la que disfrutar cada minuto, familiares, pacientes, profesionales... con todos vosotros el mal trago se hace muy llevadero y cargado de optimismo... Si todos los hospitales fueran así... cuánto cambiaría la Sanidad

Besos cargados de optimismo y esperanza

Felipe dijo...

Debo confesar que no soy creyente. ¡Ojalá lo fuese!. Ojalá tuviese el consuelo de sentirme ayudado por un ser superior en los malísimos momentos que ha pasado mi familia por la lesión medular de mi hija.
Dicho esto no puedo menos que agradecer la devoción de tantos amigos creyentes que han orientado sus oraciones para pedir por la curación de mi hija. No tengo la sabiduría ni el conocimiento suficiente como para afirmar categóricamente que estas oraciones no han influido en su mejoría.
No sé si se podría catalogar como devoción el agradecimiento que siento hacia esas personas que han utilizado su fe como la mejor ofrenda que podían hacerme de su amistad y cariño. Lo que sí puedo afirmar es que su demostración de amistad me ha ayudado a resistir, a ser resilente, y que sin esta ayuda me hubiese sentido perdido.
También quiero dejar constancia de mi agradecimiento a los profesionales que han hecho posible la notable recuperación, física y anímica, que ha experimentado mi hija. Estos profesionales son los que prestigian al hospital.
Abrazos toledanos.


Afrontando la lesión medular dijo...

Parece que Felipe y tú hacéis guardia en este blog. Cualquiera diría que os pago por responder.

Creo que sale mejor parado quien pone su confianza en los profesionales que lo tratan. Es importante tener seguridad y confort y no estar yendo de hospital en hospital como "andan" algunos en busca de soluciones.

Por la parte que me toca, me alegro de formar parte de esa cadena y ser un eslabón que aporta algo y útil y formar parte de esa "nueva familia" que habéis descubierto.

Afrontando la lesión medular dijo...

Aunque no seas creyente "declarado" entiendo que tienes otras creencias, virtudes y cualidades que te honran y que has influído positivamente, junto con los tuyos, en el proceso de recuperación de tu hija. Lo que nosotros hacemos no hubiera servido de no haber ido acompañado de ese coraje familiar.

Esta bien rodearse de buena gente que os eche una mano en lo que sea, se trate de rezar, de acompañar, de compartir. Bienvenidos todos los rezos si es lo que saben hacer influyan o no en la recuperación funcional. En lo que estoy segura que ha servido es en haceros valorar cada segundo y la entrega desinteresada, incluso, de los que no sabíais que os apreciaban tanto.

Gracias por tu gratitud una vez más.

Anónimo dijo...

Yo si creo en Dios, en un Dios, bondadoso y lleno de amor.

El cuida y nos protege, pero no con una capa protectora, no, sino que nos da lo necesario para salir de todo aquello a lo que nos enfrentamos.

Pero claro, hay que tener Fe, y como se la fe sin obras esta muerta.

Esto queda porque el hospital sin duda es uno de los mas equipados, no solo de España sino de todo el mundo sin duda, mira que he leido mucho al respecto.

Pero sin duda depende mucho del paciente, porque si el no colabora pues el hospital no es milagroso, hay que trabajar para sentirse mejor.

A mi amigo le he dicho que podría ir a rehabilitaciones, pero el dice que para que sino caminará, y yo veo mas bien leo, que la rehabilitación no solo porque se desee caminar sino para ayudar a todo el cuerpo a sentirse mejor.

Pero creo que si mi amigo hubiera ido al hospital, hoy pensaría diferente, pero no lo sé.

Lo que si se es que gracias a todo el trabajo que los profesionales, trabajadores y colaboradores del hospital hacen, han dado mucho fruto, así que no dejen de hacer su trabajo como hasta ahora porque sin duda serán recompensado.

Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Hoy la mujer de otro paciente "crónico" volvía a agradecer el trabajo del Hospital.
Ojalá y que no dejemos de hacer bien nuestro trabajo y no perdamos la ilusión y el entusiasmo y sigamos siendo esa familia tan acogedora de la que habláis.