sábado, 14 de febrero de 2015

Amor y desamor (II)



Hay muchos modos de celebrar "S. Valentín sobre ruedas" independientemente de estar parapléjico.


Elena Batalla me ha enviado este cartel y no puedo dejar de dedicarle un espacio en el blog y más con este sugerente cartel. Esta situación de la imagen  (pareja heterosexual en la que el varón es el l.m.) se da más por diferentes motivos.

- Hoy dia sigue habiendo más varones lesionados que mujeres

- Después de una lesión medular los hombres tiene más probabilidad de encontrar pareja que las mujeres 

- Los varones jóvenes con pareja, previa a la lesión, conservan más la pareja que las mujeres en igual situación.

No se si van a dar crédito a lo que les voy a contar. Habrá escenarios de desamor seguramente peores que este pero nunca había visto algo igual. Era como una escena de película. Regresando esta mañana de la compra alrededor de la hora de cierre comercial, sale una empleada de un comercio con un espléndido ramo de rosas rojas y ¡cuál es mi sorpresa! que se acerca al contendor de la basura y lo tira con rabia dentro de él. Me asomé y todo al contenedor porque no podía creer lo que veía. Esto me hizo reflexionar y pensar que es una pena que creamos que podemos comprar el amor con un ramo de rosas. Dejo a cada cual que saque sus conclusiones. Yo me quedo con el amor sincero no comercial. tal vez nos iría mejor si los intereses comerciales no hubieran "comprado" el amor.

Cierro con esta historia de AMOR que me pasa "La Chica del Jardín" de una alumna suya adolescente"

"Lo nuestro no es de hace unos meses, es de hace ya varios años. Todos los sueños que empezamos a crear, en ese momento en nuestra cabeza, se van cumpliendo. Por ahora son tímidas escapadas de un día pero para mi compartir eso con el, 24 horas sin importar nada, solos los dos , es más que suficiente. Esta es nuestra historia de ese día:  Todo era una sorpresa, pero en cierto punto se desmorronó. Compré una maleta, en ella metí todo lo necesario para hacer esta escapada de la manera más divertida posible, lo fundamental era el mapa mudo de Toledo, el destino. No puedo explicar su cara,  porque palabra no dijo ni una,  no le salían. Con tan mala suerte que lo adivinó y le conté todo mi plan para ese día, para su sorpresa.  Al llegar al esperado centro de Toledo no sabíamos ni como llegar al hotel. Tirando de dos maletas por el empedrado de  esas empinadas calles al fin llegamos. Tan pronto como pudimos nos pusimos a bajar cuestas para poder contemplar la maravillosa catedral, cuando nos topamos con ella era de noche las luces estaban encendidas. Me sentí tan pequeña que solo quería que me abrazara porque no me podía creer que estaba ahí con el."


Y con esta imagen tan grata de José Luis y Elena antes de celebrar con unos amigos S. Valentín




Gracias, Carmen y Elena por contribuir a este Post y ¡enhorabuena! por vuestro AMOR SINCERO

8 comentarios:

La Chica del Jardín dijo...

AMOR... DESAMOR...

Es más bonito estar enamorado, se vive como en una nube permanente, no importan los problemas de otro calibre cuando el ser querido está cerca, independientemente de si está de pie o sentado, el aspecto físico es superfluo cuando la belleza se descubre en el interior de la persona...

Pero no sólo podemos estar enamorados de alguien, es importante que además seamos capaces de enamorarnos de otras cosas, como LA VIDA, quien no es capaz de amar la VIDA, difícilmente amará en plenitud a otros seres humanos.

El día de los enamorados, aunque me parezca algo comercial, siempre felicito a todas las personas de mi alrededor, porque estoy segura de que hay algo o alguien a quien saben amar, si no fuera así me parecería triste...

Sigamos enamorados de ser amado, de la VIDA, de la LUNA, el SOL, las NUBES, las ESTRELLAS, y por supuesto de nuestros AMIGOS...

Besos enamorados...

Afrontando la lesión medular dijo...

Hay tantas razones para estar enamorado como bien dices. Pidamos poder tener la capacidad suficiente para AMAR durante muchos años.

Manuel y tu sois afortunados y todos los que nos sentimos queridos por vosotros que somos muchos.

Elena Batalla dijo...

Carmen lo has bordado....totalmente de acuerdo contigo....enamorados de la VIDA!

Afrontando la lesión medular dijo...

Cierto, Elena, Carmen lo ha resumido francamente bien.

Seguir atentos al Post de la infancia que siguen llegando fotos y tendré, en breve, que dar pistas a ver si se descubren más personajes.

Que el AMOR os acompañe mientras viváis.

Anónimo dijo...

A mí me pasó una cosa un poco extraña después de la lesión de mi chico. Es obvio que la percepción del amor va cambiando con el tiempo, si durante años viviéramos las cosas con la intensidad del principio creo que sería emocionalmente agotador, no podríamos centrarnos en nada más. Nosotros llevábamos ya varios años juntos cuando sucedió el accidente, una relación consolidada, mucho amor, pero esa emoción inicial ya había dado paso a otro amor, más sereno.

Vino el accidente, estuvo en la UCI, le raparon el pelo, la cara morada del golpe, cuando salió a planta ni se parecía a sí mismo, daba pena verlo el pobre. Después vino lo de irse al hospital, mucho miedo, mucha tristeza, aprenderlo todo otra vez, a sentarse, a vestirse, en cada visita un nuevo cambio. Y parecerá una barbaridad, pero en esa etapa me volví a enamorar con la misma fuerza del principio, fue como revivir lo que había sentido al conocerlo, llegaba al hospital y tenía mariposas en la tripa cuando lo veía,
me ponía hasta nerviosa, quería ponerme guapa para cuando me viera, me daba miedo que ya no le gustara. Tuve incluso celos de una compañera de hospital porque eran bastante amigos. Es evidente que fue una época muy difícil, muy dura, pero verlo sanar de sus heridas y enfrentarse a su nueva vida de la manera que lo hizo me recordó todos los motivos que me habían enamorado, fue como conocerlo otra
vez. Mi madre siempre me dice que una pareja se enamora y desenamora con los años varias veces, que se viven etapas y que estuve así por miedo a que se muriera, yo no sé si volverá a pasarme otra vez, pero entonces esa tontería, esas ganas de gustarle, ese miedo a perderle creo que me ayudó a aceptar la situación un poco mejor.

Afrontando la lesión medular dijo...

No se si vivis juntos o separados. A fin de cuentas, lo de menos es la boda. Hay que ver si os siguen uniendo las mismas razones y si vuestro proyecto vital y los pactos de convivencia siguen siendo los que os llevaron a ir consolidando el amor. La lesión no entiende de términos medios o une más o separa del todo. Vosotros elegís.

Anónimo dijo...

Vivimos juntos, compartimos cama, hipoteca, perro y no compartimos coche porque se queja de que se lo rayo contra la columna del garaje. Y el sábado salimos a cenar disfrazados y celebramos San Valentín.

Nuestro proyecto es estar juntos y en casi ocho años de relación nunca nos hemos ido a dormir enfadados. Digo y repito que es el hombre de mi vida, cuando nos conocimos él salía con una chica y yo tonteaba con un chico, no es que nos honre decirlo pero a los diez días los dos habíamos cortado para estar juntos. Así de claro lo tuvimos desde el principio.

Afrontando la lesión medular dijo...

¡Genial! Perdona que no había visto este comentario.
Pues en serio, estáis mejor que la mayoría de los humanos y la lesión debería de pasar a aun segundo plano.