domingo, 5 de abril de 2015

Animales más que de compañía

Haces ya unos días me enviaba Fran estos pensamientos y me pareció que merecían la pena compartir con los seguidores de este blog.



"Hace unos dos años, tuve una crisis refléxica, no podía orinar, con sus consecuentes fuertes dolores de cabeza y demás, pues bien..., desde que empecé a quejarme, la gatita, se puso en una silla,  

está en la cabecera de mi cama, a mi lado, y cada vez que yo me quejaba, ella intentaba tocarme con su manita y maullaba, como intentándome calmar.
El 061 vino por mi, y me llevó al Hospital, estuve allí unas seis horas. Cuando volví, la minina seguía en la silla y al verme, maulló de nuevo, pero con otro tono, como de alegría. Mi hermana me dijo, que no se había movido de la silla, en todo el tiempo.
Debemos aprender de los animales..., no creéis?".

Gracias por compartirlo con nosotros.

3 comentarios:

Francisco J. Peña dijo...

Gracias por compartirlo.
Bss

Juanjo Muñoz dijo...

Doy fe de ello,llevo años estudiando a los gatos (SON MI PASION)y cuando nos pasa algo son capaces de sentirlo,ellos nos estudian a nosotros y saben practicamente todos nuestros gestos y movimientos,tonos de voz etc,cuando algo nos pasa ellos entienden que nuestro comportamiento no es el mismo y se pasan el tiempo encima de nosotros mirandonos y esperando que reaccionemos,actualmente convivo con un precioso gatito que adopte nada mas salir del hospital y es mi mejor amigo

Afrontando la lesión medular dijo...

Otra paciente me contaba lo mismo de su perro. Ha presentido que algo ha cambiado en ella y se acerca tímidamente para olerla, re

Gracias a los dos, Fran y Juanjo. Desde este momento vuestros fieles compañeros ya forman parte de esta familia bloguera.