miércoles, 27 de febrero de 2019

Cómo comunicar "malas noticias"




A este tema, la importancia de como comunicar "malas noticias", ya he dedicado algunas entradas

https://afrontandolesionmedular.blogspot.com/2012/07/malas-noticias-acerca-de-la-informacion.html

http://www.redattoresociale.it/Notiziario/Articolo/595295/Da-geranio-a-educatore-Claudio-Imprudente-si-racconta-in-un-libro

https://www.volabo.it/da-geranio-a-educatore-claudio-imprudente-si-racconta/


Me llamó la atención este libro que ha publicado Claudio Imprudente. A primera vista, el libro con esa portada parece que es un libro de plantas de exterior. Nada más lejano. Se trata de la metáfora que el autor ha utilizado para decirnos como le fue comunicado a sus padres su nacimiento : "Su hijo es un vegetal". Está claro que el médico no solo informó con poco tacto y delicadeza sino que se equivocó en su diagnóstico. Claudio nació con una tetraparesia espástica. Cuando este expresión se emplea tratándose de animales humanos, hace alusión a estar en estado vegetativo. Un vegetal no es algo malo pero aplicado al genéro humano lo limita mucho.

Dejo este resumen en italiano

"Se vostro figlio nascesse con una tetraparesi spastica e i medici vi dicessero che «è destinato a essere un vegetale», voi come reagireste? Claudio Imprudente riparte da quelle lapidarie parole, che i suoi genitori udirono dandolo alla luce, trovando lui stesso un'ironica risposta, germogliata dalla fiducia con cui mamma Rosanna e papà Antonio nutrirono il loro fiore: «Se devo essere per sempre un vegetale, allora scelgo di essere un geranio». Un immaginario viaggio pedagogico nel tempo e nello spazio, dove ai ricordi si mescolano liberi pensieri su comunicazione e cultura della diversità. Non si tratta di una vera e propria biografia, né di un saggio scientifico, ma di un'antologia di esperienze e temi, nella speranza che in poche pagine il lettore possa cogliere questo semplice messaggio: se impariamo a non dare mai nulla per scontato, anche un geranio può educare all'inclusione".

El mensaje 

No debemos de dar nada por supuesto y de todo se puede aprender. Es una lección, no una autobiografía ni un tratado científico.

"Si tengo que ser un vegetal, elijo ser un geranio.Un geranio también puede contribuir a la inclusión"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Algunas noticias son tan malas que no hay forma de comunicarlas que las pueda suavizar. Yo aún recuerdo aquel peso en el estómago y la sensación de ahogo que sentí cuando me lo dijeron, parecía que hasta las paredes se movían en aquel momento.

Unknown dijo...

Las primeras palabras que recibes van enlazadas a un diagnóstico que te resulta complejo de interpretar lo que te obliga a leer en sus ojos y analizar la expresión de sus caras.
Inmediatamente lanzas preguntas cómo ¿Qué limitaciones? ¿recuperables? ¿Cirugía?...
Lo cierto es que lo que te comunican no te gustaría haberlo oído nunca, por mucho que se esfuercen en explicar, dosificar o dulcificar la noticia.
Aguantas el tipo, te haces el fuerte, luego encuentras tu momento de soledad para soltar esas lágrimas...preguntándote ¿Por qué?.
Pasado el tiempo, valoro más la ayuda recibida para enfocar, encaminar y afrontar los problemas que la propia comunicación de los mismos.
Un saludo
Javier Lázaro

Afrontando la lesión medular dijo...

La comunicación es una arte pero la de "malas noticias" aún más. Yo he presenciado comunicar malas noticias muy bien comunicadas y la felicitación de la madre al médico por lo bien que le fue tratada una información tan mala y delicada.

Aprovecho para recomendar de nuevo el libro "Ante todo no hagas daño" del neurocirujano británico Henry Marsch

http://salamandra.info/sites/default/files/books/press/dossier-ante_todo_no_hagas_dano_0.pdf

Afrontando la lesión medular dijo...

A pesar de lo que sois capaces de afrontar, Javier, sigo pensando que es muy necesario que lo médicos de formen y entrenen en la comunicación de malas noticias.