lunes, 23 de noviembre de 2020

Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen


NOTA ACLARATORIA PARA EMITIR EL VOTO : 

Quien lo emita desde facebook, deberá de indicar me gusta o comentar me gusta o voto por el cuento. Quien lo emita desde este blog, debe dejar el voto en el espacio destinado al Comentario.

Se podrá votar desde mañana martes 24 de Noviembre hasta el domingo 29 de Noviembre porque el lunes 30 esperamos tener ya los resultados de las votaciones.

Habrá un Jurado compuesto por el equipo del Gabinete Comunicación de el Hospital Nacional de Parapléjicos y otros profesionales. Se sumarán los votos del Jurado con los de los seguidores en el blog y en facebook. Acabo de colgar los cuentos aunque puede darse que aún se reciba algún otro antes de las 24 h del día de hoy. No bastará con tener muchos votos en facebook sino con haber sido votados al menos por dos miembros del Jurado para evitar que quien no lo difunde, esté en desventaja.

Para ver  la relación de los 29 Cuentos presentados podéis acceder desde la parte derecha del blog donde están todos ya que al abrir el blog no se accede nada más que a los primeros.


Mañana, no obstante, serán colgados en facebook


Los premios consistirán en :

Primer premio : Un fin de semana para dos personas en régimen de A/D en una Casa Rural adaptada y con encanto "El Rinconcito de Gredos" (Cuevas del Valle, Ávila) http://www.rinconcitogredos.com/ en fecha a determinar con el dueño.

Segundo Premio : Una comida para dos personas en el "Restaurante Venta de Aires"https://www.ventadeaires.com/

Tercer Premio : Un lote de cuentos cedidos por la Librería Taiga de Toledo http://www.libreriataiga.es/


Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 1  "Yo contra mí" 


Cuántas veces hemos escuchado el refrán : " Uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde "

Y lo llevamos siempre al mismo término, dándole solo sentido a cuando se pierde el amor.

Sin embargo, el refranero español es muy sabio, y yo, debo de llevármelo, a mi YO CONTRA MI.

Desgraciadamente,  estar en esta situación con minusvalías, ya sean por accidente o por enfermedad,  me hace pensar en mi vida antes de este estado, y a valorar la vida de una manera diferente. 

Vida, que estaba llena de trabajo, con muy poco o casi ningún tiempo para los míos, e incluso, para mi. Y que me obligó a parar en seco, a punto de morir, luchando contra la muerte día a día, hasta llegar a superarlo y vencer la vida.

Y comenzar a vivir esta vida, de una nueva oportunidad, vista desde otra perspectiva. 

Lo primero de todo es afrontar, que si has llegado a este punto, es por algo que debería de cambiar,  en la vida que llevaba.

Lo siguiente, es la aceptación de mis carencias, y aprender a vivir con ellas de la mejor manera posible.  

Porque el impedimento está solo en aquel que no acepta su incapacidad. Tener alguna minusvalía, no implica poder ser feliz.

Elena García                              Hospital Nacional de Parapléjicos,  18 de Septiembre


Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 2  "Nuevos acordes"

 

Aún recuerdo con cierta mezcla de tristeza y rabia, cuando en más de una ocasión te he escuchado, en voz baja, decir estas palabras: "siento que no puedo más".

En otras ocasiones, te he visto enfrentándote a nuevas dificultades y reveses, acercándote al abismo de la rendición, repitiéndote una y otra vez "porqué a mí".

También me cuentas, como más de una vez, te dictan éste ¨sencillo¨ consejo:

"Tienes que asumir la situación, es lo más adecuado para enfrentarte a tu nueva realidad".

Toda ésta sinfonía de realidades, siempre iba acompañada de débiles acordes, construidos con una orquesta de un sólo componente, un instrumento poco afinado y sin contar con la necesaria batuta de un director.

Llegado a éste punto, despertaste y te diste cuenta que no habías buscado el camino a seguir hacia la salida.

A partir de ese momento, abriste tu corazón y tus oídos a una música diferente, con más variedad de instrumentos y sonidos, muy bien coordinados y cuidados por un experimentado director.

Rompiste con esa soledad voluntaria, te dejaste acompañar por notas esperanzadoras y nuevos músicos, permitiéndote entonar una nueva melodía acompañada con ésta bonita letra: "Quiero luchar y ganar con vosotros y por vosotros".

 

Epílogo:

Éste pequeño relato transmite la evolución de sensaciones y sentimientos que se han producido en la transición de la enfermedad.

Desde la no asunción de la realidad y la lucha individual, hasta llegar a admitir el abrigo de la familia y la inestimable ayuda de los profesionales

Javier lázaro de la Calle                              Laguna de Duero (Valladolid), 19 de Septiembre


Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 3  "La maravilla del destino"

El destino nos tiene preparados senderos por la vida que no podríamos ni imaginarnos y no por ello, dejan de ser algo maravilloso. 

Pues bien, este destino,  nos tenía preparado a dos personas,  separadas por más de 500 km y 22 años de edad, una amistad,  que se convertiría en hermandad.

Esta es nuestra historia, la de Elena y Cristina, llamadas en el Hospital de forma cariñosa, "Las Infantas ".


Ambas ingresamos juntas en la UVI, y a pesar de que a Cristina la subieron pronto a planta, compartimos habitación. 

Hemos compartido momentos muy duros, física y psicológicamente, pero siempre hemos estado apoyadas la una en la otra.

Nos convertimos sin darnos cuenta casi en un mismo ser. Apoyándonos y animándonos, en esos momentos duros de la vida. 

Y así es como juntas hemos descubierto, que no sin esfuerzo, pero si con ganas, somos capaces de seguir haciendo cosas maravillosas y que se puede ser feliz a pesar de las carencias. 

Hemos aprendido una de otra y juntas hemos llegado a hacer cosas cotidianas,  parece simple,  pero cuando estás tetrapléjica como Cristina  y tienes paralizados los brazos como yo, esto es un verdadero reto.

Pasamos nuestros ratos yendo a pintura, o simplemente tomando café y haciendo algún Tik-Tok, en definitiva sacando el lado positivo de las cosas. 



Ahora somos hermanas y, a pesar de que a Cristina ya le dan el alta, siempre estaremos juntas.

Suerte compañera en tu camino, nos veremos pronto. 

Tu hermana. 


Elena García                            Hospital Nacional de Parapléjicos,  28 de Septiembre



Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 4  "El Vagabundo"

Sentado en un banco, sin fuerzas para levantarse, sabe que va a morir de frío, no ha comido, arde de fiebre pero no tiene miedo. Hace tiempo que desea la muerte.
Trata rememorar su vida, una vida de fracasos, aunque le resulte doloroso. A nadie le gusta reconocer su mediocridad.
Recuerda que la niñez  fue el periodo de su vida en que conoció lo más parecido a la felicidad. El resto sólo fue una lucha encarnizada para superar su inutilidad mezclada con la tozudez de los que se empeñan en mantener vivos sus sueños.
Había estudiado, trabajado, se había casado y tenido hijos. ¿Qué habrá sido de ellos?.
Cuando se jubiló y vio que hacia daño a su familia dejó las llaves de su coche y de su casa, cerró la puerta, salió a la calle y, durante cinco años,  anduvo errante, buscando comida en los contenedores de basura, durmiendo sobre cartones y vistiéndose de la ropa que robaba en los tendederos.
Cayó la noche y se durmió sobre el banco soñando que había tratado de ser un buen hombre.
El  agente de la policía que encontró su cadáver se sorprendió al ver la sonrisa de felicidad.


Felipe Vila                                                              Málaga, 19 de Octubre de 2020

Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 5 "Despedidas en tiempos de Covid"


Relatar cómo se produjo tu lesión medular, no es muy habitual. Todos llevamos dentro el doloroso recuerdo de esos trágicos momentos. Lo haré porque existe un sentimiento común, entre muchos lesionados medulares y enfermos graves de coronavirus.

Cuando oigo que los enfermos de covic, mueren sin la compañía de sus seres queridos, no puedo dejar de recordar aquella situación que viví.

Tuve un accidente laboral, en una obra. Perdí la conciencia, cuando la recobré, advertí que tenía roto el esternón, las piernas paralizadas, fractura de escápula, costillas rotas, fractura de tibia y peroné, un golpe en la cabeza que me provocó mareos durante tiempo. Muy malito.

Les parecerá imposible, pero no tenía dolor, era muy consciente de la gravedad, pero no sentía miedo por ello. No era valentía, la adrenalina bloqueaba esas sensaciones.

Pero tenia una desazón terrible, una gran pena, porque pensaba que no podía despedirme de mi familia. Ni transmitirles mi gratitud, sin un adiós, invadido por la tristeza, pedí a mis abatidos compañeros de trabajo un teléfono, realmente fue un gran alivio poder llamar a casa.

Por ello, un acto de humanidad muy importante para mi, es ver que los sanitarios conectan por teléfono los enfermos graves de covic con sus familiares.


Mariano Rivera                          Calera y Choza (Toledo), 22 de Octubre de 2020


Votaciones Cuentos presentados VIII Certamen

 Cuento nº 6       "Si sonríes a la lluvia, el sol saldrá para sonreír contigo"


Nació en julio y crecía rápido, sus plumas y sus alas cada día más fuertes y bonitas.

Aprendió pronto a volar porque era inquieta y rebelde. Amaba el sol y le ponían triste los días lluviosos.

Le protegía mamá pero poco a poco dejó de escuchar esos consejos que le impedían volar libre y que no conseguía entender bien.

Comenzó a moverse sola por lugares peligrosos, con vientos fuertes que complicaban sus vuelos. Se magullaba a menudo contra árboles y edificios, sus alas se dañaban y no se ocupaba de repararlas, era fuerte y podía seguir volando.

Pero empezaron a agobiarle las mismas rutas, las que  recordaban el dolor de cada golpe. Decidió irse lejos, cerca del mar, era un gorrión con alma de gaviota.

No imaginaba que el golpe allí iba a ser tan fuerte, sus alas se quebraron para siempre.

Tuvo que regresar, junto a los suyos el sufrimiento sería menor. Supo que no podría volver a volar,  pero también descubrió que con el agua de esa lluvia que nunca le había gustado, podía limpiar las heridas, las nuevas y las que habían cerrado en falso y aún supuraban pus.

Empezaron a formarse cicatrices,  algunas muy visibles pero tan bien curadas y tan fuertes que parecían dibujadas, como tatuajes.

 

Mamen Movellán                                       Argés (Toledo), 22 de Octubre de 2020