domingo, 19 de septiembre de 2021

La vida continúa

Cuando publiqué el tercer libro "Lesión Medular. La Vida Continúa", creo que fue el mejor título que podía ponerle 


Aunque al principio los pacientes y sus familias, no creen que se puede retomar de nuevo la vida y disfrutarla, al final me dan la razón y comprueban que la vida continúa. Esta entrada que dedico a Ramón Vázquez y a su mujer, Mª José Perea y a sus pequeños, demuestran que es posible a pesar de lo que cuesta llegar a alcanzar el bienestar en los primeros comienzos.

Me hace llegar Mª José unas preciosas fotos del viaje a Almería que han hecho en Agosto






Es un viaje merecido después de todo el esfuerzo que ha supuesto

- la rehabilitación física

- la rehabilitación psicológica

- la rehabilitación de la vivienda para hacerla accesible

- la compaginación de la vida cotidiana (trabajo de la pareja, niños) con el ingreso hospitalario y el proceso rehabilitador.


Muchas gracias, pareja, por compartir y mi más sincera felicitación por ese coraje y buen afrontamiento.

lunes, 13 de septiembre de 2021

Si la vida nos da limones, hagamos limonada : Dar sentido a la vida en situaciones adversas

 

En esta obra se plantean las experiencias de estrés en nuestra vida cotidiana, experiencias que son como la vida misma porque no hay vida sin estrés. Trata por eso del miedo, la ansiedad, la angustia, la tensión, el desasosiego, las cavilaciones, las noches de insomnio, los quebraderos de cabeza que nos producen la presión y la carga de las fuentes de estrés, como los ajetreos y contrariedades de cada día, los conflictos de las relaciones interpersonales, la agresión y el maltrato, la indefensión de un paro de larga duración, la inquietud y la incertidumbre de una enfermedad incapacitante, la muerte de los seres queridos, y tantas otras. De una manera clara, sencilla y didáctica, el libro nos adentra en las entrañas de la experiencia de estrés para conocer cómo y por qué puede afectarnos tanto y llegar incluso a dañar nuestra salud. Contiene guías prácticas para afrontar el miedo, la ansiedad, la angustia y las obsesiones, para organizar el tiempo y las tareas de manera que no nos desborden y que nos permitan encarar con firmeza las amenazas y la hostilidad, para decir resueltamente que no a la humillación y al abuso, para «encender la vela en lugar de lamentar la oscuridad». También ofrece estrategias para responder a la angustia que nos hace decir «me falta el aire» con la respiración profunda y a la tensión que tensa los músculos y llega a producir contracturas, cefaleas y dolor de espalda, con la relajación que nos libera de esa tensión. Sin duda, es una propuesta de vivir a fondo las experiencias gozosas de la vida porque también ellas dan sentido a la vida cuando el estrés nos la complica o nos la amarga.


lunes, 6 de septiembre de 2021

Nunca es tarde si la dicha es buena : Reencuentro con Mª Jesús Bocos

Si algo tiene de especial Francisco Javier Peña Mateos, "Fran", es esa habilidad para mantener la relación y la amistad más allá del paso del tiempo desde que estuvo ingresado por primera vez en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. Su empatía y cariño son modélicos.

Hoy vuelvo a hablar de él a propósito del encuentro que ha tenido con Mª Jesús Bocos, una de las enfermeras que lo atendió en la que fuera la antigua 2ªSO.

Me hace llegar unas fotos y el escrito que cuelgo.


“Nunca es tarde si la dicha es buena”

-Debes venir a verme cuando me den el alta.

Fue algo que le dije muchas veces a ella en 1998, la cual la conocéis pues le dediqué varios textos. Ella fue mi enfermera en la mal llamada “El Bronx”, es decir la planta 2ª S.O. era llamada así por pacientes y personal del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, por tener fama de ser la peor del Hospital.

-Si ya en la UCI de Toledo resucité, en la 2ª S.O. empecé a descubrir mi nueva vida, “mi renacer”.

Y ahí es donde aparece ella, “la piolín”, como yo le decía, pues siempre llevaba un pin de ese dibujo animado en la solapa de su uniforme. Ella para mi destacaba en algo entre el resto del personal, que podrían ser, no sé…, otras 30 personas más, trabajadores de aquella planta.

En realidad y sinceramente, no sé qué me hizo fijarme en ella, para qué para mi destacara del resto. Tal vez una mano en la frente, una charla en una noche de insomnio, o puede que hasta “una bronca” entre ella y yo. Repito, ciertamente no sé como ni por qué la elegí “mi enfermera”, (sin devaluar, ni denigrar el trabajo del resto de sus compañeros/as).

Tampoco sé cuando pasé de ser su Paciente a ser su amigo.

En definitiva, ella es uno de los motivos por los cuales deseo volver al Hospital de Toledo, pues no os podéis ni imaginar todo el trabajo que les di a ella y a todo el personal de aquella planta…, trabajo que se han cargado en gran parte en hospitales andaluces donde todo es igual que en Toledo… JA!

El pasado 03/09/2021 por fin la invité a café, pero que me gustaría tomar café con ella una vez por semana lo que me reste de vida.

Por otros 24 años de amistad, Chus… TQM!


Gracias, Fran y Chus, por compartir.