domingo, 9 de noviembre de 2014

No más muros


"Ahora si que estamos en Otoño"


Es difícil escribir hoy sin mencionar una fecha tan señalada como la de la caída del Muro de Berlín. No recordaba que fuera, precisamente, en 1989, año en el que empezó mi andadura en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Han pasado 25 años y en este cuarto de siglo las cosas han cambiado para bien. Ha mejorado la atención al lesionado medular y su calidad de vida aunque aún no se hayan obtenido los resultados que con tanta ilusión esperan lesionados y familiares. En nuestro Hospital, en concreto, se lleva investigando 20 años para la reparación de las lesiones medulares.

Aunque parezca que no se ha avanzado nada y el colectivo de las "personas con diversidad funcional" siga luchando por la verdadera integración y eliminación de barreras , como decía en el Post de ayer, "reales (o arquitectónicas) y mentales, yo si veo avances aunque entiendo que mi opinión no es compartida por muchos, seguidores o no.

Las personas que actualmente contraen una lesión medular lo hacen en una sociedad con un enfoque menos caritativo-compasivo sino más bien en un mundo más solidario y amable a pesar de estar inmersos en un mundo en el que se cultiva más, si cabe, el "culto al cuerpo". Como dice, Marta Allué, vivimos en un mundo con más recursos médicos, sociales y técnicos..A pesar de ello : " la desigualdad en el ámbito de la discapacidad física adquirida viene determinada por la posesión de algún rasgo común a todos que ha sido modificado por accidente o enfermedad. Sólo eso, un factor externo hace que los demás establezcan diferencias y desigualdades que van mucho más allá de lo que el rasgo modifica al propio individuo".(El etnógrafo discapacitado)
¿Es entonces la sociedad la que discapacita al "discapacitado"?

Aún nos queda mucho camino por recorrer pero cada cual desde el lugar que ocupa podemos hacer algo. Tan solo con nuestra actitud ya emitimos uno u otro mensaje, ya incluímos o excluímos.

6 comentarios:

Quili González dijo...

Quien diga que en los últimos diez años no se ha avanzado mucho en todo lo que nos atañe es que desconoce completamente nuestra realidad. Otra cosa es todo lo que queda pendiente, que claro que queda, porque faltan muchas cosas para poder llevar una vida “normalizada”. Pero que cambie también depende de nosotros. No se deben ver los toros desde la barrera, hay que implicarse y bajar a la arena haciéndonos visibles con nuestras propuestas o reclamaciones. La Sociedad nos limita, pero no nos discapacita. Un saludo y feliz semana

Afrontando la lesión medular dijo...

Llevas razón, Quili, de vosotros depende en parte que las cosas vayan cambiando. No podéis quedaros en casa a la espera de que alguien os saque las castañas del fuego. hay que implicarse y dejarse ver. Totalmente de acuerdo contigo.

Felipe dijo...

No creo que sea la sociedad la que discapacita al discapacitado. Es la lesión la que resta capacidad al que la sufre.
Como dice Jorge Bucay :"Lo que es, es". Otra cosa es el trato que da la sociedad al discapacitado. Y en eso si creo que ha habido una gran evolución, probablemente por la evolución que ha tenido la actitud del propio discapacitado con respecto a su lesión.
Antes el lesionado parecía que sólo le quedaba conformarse con su lesión y sufrirla con mayor o menor resignación. Actualmente los discapacitados luchan por integrarse en las actividades de la sociedad y, por ello, se han ganado el respeto y la admiración de una gran parte de la sociedad.
En cuanto a la discapacitación todos somos discapacitados para algún tipo de actividad y más o menos capacitados para otras.
Un abrazo para todos los que superan o tratan de superar sus discapacidades.

Afrontando la lesión medular dijo...

Es cierto,Felipe, que la lesión, debido a sus secuelas, impide la realización de muchas de las actividades que se venían realizando pero observamos, como las personas que las sufren, las compensan de algún modo y potencian algunas no descubiertas o antes no usadas. Si creo que la sociedad, en su conjunto, no favorece la integración de las personas con movilidad reducida (no tienes nada más que leer el comentario de Virginia en el Post anterior).

Creo que el afán de superación y el coraje que ponen la personas que han sufrido lesiones, ha contribuído a que sena mirados de un modo más inclusivo cada vez.

Aún queda, no obstante, un lago camino de concienciación, de puesta en marcha de ayudas y políticas sociales que favorezcan la verdadera integración.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Felipe y creo que muchas de sus palabras aplican a mi amigo.

Pero también es bueno que la sociedad pueda sensibilizarse, para ello aquí en México el mes de octubre se llama "Mes del trato igualitario" y ahí se intenta sensibilizar a las personas, sin embargo, la mayoría de los asistentes somos personas que conocemos o tenemos algún familiar con lesión o alguna otra discapacidad.

Pero sin duda hay que seguir luchando

Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

No está mal la idea. Algo es algo, el hecho de que haya un mes ya es un intento. Ojalá y que se extienda a todo el año y al resto de paises.

Gracias Adry por tu aportación que nos acerca más a otras culturas y continentes.