viernes, 15 de mayo de 2015

Vivir o morir (II)


Hermenegildo Anglada Camarasa 1871

Continúo con el tema que iniciara el pasado  29 de Abril "Vivir o morir" https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7503197808820574303#editor/target=post;postID=3797135197334463968;onPublishedMenu=posts;onClosedMenu=posts;postNum=13;src=link

Quedé en completar la Entrada con esta segunda parte hablando de :

- El sentido de la vida
- la libertad de elegir

Quién mejor para hablar de ello que Viktor Frankl que estuvo en un campo de concentración. Su libertad de elegir, no dejarse morir y elegir vivir fue lo que le hizo sobrevivir. Resumo algunas de sus enseñanzas recogidas en este video y dejo enlace a su libro que recomiendo : "El hombre en busca de sentido"

- "La vida tiene sentido bajo cualquier condición"
- "El hombre tiene la libertad de elegir"
- "El sufrimiento sin propósito lleva a la desesperanza"
- "Para qué esto"
- "¿Qué puedo hacer yo con esto?"
- "Algo con qué vivir"
- "Algo suficiente para vivir"
- "Algo por lo qué vivir"

"Si no podemos cambiar la situación, si podemos cambiar la actitud"


https://www.youtube.com/watch?v=k6JeEkaaBt4

https://markeythink.files.wordpress.com/2011/04/el_hombre_en_busca_de_sentido_viktor_frankl.pdf


6 comentarios:

Francisco J. Peña dijo...

Hola.

La diferencia entre querer vivir y aceptar la lesión en nuestro caso, o querer morir, a veces es cuestión de pequeñísimos matices.

Si quien te acompaña, se lleva todo el día quejándose, y poniendo pegas en todo lo que tiene que ayudarte, esa negatividad influirá en el acompañado/ayudado. Si este último es el que se queja de todo, igualmente todo se irá al traste, e influirá.
Esos dos casos, pueden dar con la perdida de ganas de vivir por parte de las dos personas.
Todo el mundo tiene el derecho a quejarse, claro que si. Por mucho que te quejes, no vas a arreglar nada, y ello va a mermar tu actitud, si te repites una y otra vez.
Si te repites, te entraran ganas de dejar de vivir.
Solución?
Cada persona, es un mundo..., en mi caso si estoy levantado, irme a un parque cerca de mi casa, yo solito.
Un saludo.

Afrontando la lesión medular dijo...

Como decía una de las escritoras del libro "Afrontando la lesión medular", cuando alguien queda parapléjico, queda parapléjica toda la familia. El proceso de adaptación conlleva un tiempo. Se requiere un equilibrio por parte de ambos o del lesionado y su asistente/a personal.

No favorece a ninguna de las dos partes, la queja continua de uno u otro. eso lo único que hace es poner las cosas más difíciles todavía ¿más difíciles todavía?. Pues ya es difícil.

La actitud a elegir, como dice V.Frankl, ese es el quid de la cuestión.

Veo Frank que algo se te ha pegado de este Frankl. Gracias.

Anónimo dijo...

Gracias m angeles hoy nos ha hecho mucho bien el tema que tratas hoy.andres lo ha comentado y eso ya es mucho en el ..poco a poco.....
.pero se que lo lograremos.andres e isa.

Afrontando la lesión medular dijo...

Pues no sabes lo que me alegro, Isa. está bien que Andrés se abra y "saque" todo lo que lleva dentro.

El lunes intentaré llamaros y me contáis si ya os mudásteis y rematásteis algunas cosas que teníais pendientes.

La Chica del Jardín dijo...

En cualquier situación creo que la vida tiene sentido, a pesar de los duros momentos que a veces nos depara...

En mi aventura con la lesión de Manuel, nunca perdí ese Norte que me decía que había que seguir hacia adelante, ahora lo corroboro, fue duro, pero creo que ambos elegimos seguir una vida juntos y lo conseguimos...

El sentido de la vida es complicado, pero si no lo tien ¿para qué vivir?. Según las creencias de cada uno, el sentido de las dificultades es diferente. Para alguien no creyente, como yo, quizás sea más dificil pues el sentido no viene dado por una religión, ser superior, o llamalo "x", lo tienes que buscar tu misma, son muchas horas de reflexión con una misma, y la luz siempre aparece al final del tunel, aunque sea de noche, pues habrá una Luna o unas estrellitas que nos guien...

Lo cierto es que "el camino se hace al andar" y la vida nos enseña cual es su sentido, por qué estamos aquí en este instante, y no en otra época, ¿destino? no lo se, pero no creo en la casualidad... Todo es por algo, la causa, auanque desconocida en muchos casos, EXISTE, el problema es descubrir ese porqué...

En nuestro caso, la lesión ha sido muy dura, pero hemos aprendido a llevarla con humor y una sonrisa, no somos quejícas, tiramos del carro al unísono, manteniendo nuestras parcelitas de relax... Pero a veces, también compartimos esas parcelitas (teníais que haber visto a Manuel montando una secuencia de leds de varios colores... con el tamaño que eso tiene y sus manos -nada pequeñas - que en un tiempo no muy lejano no se movían...)

En fin, si la vida no tiene sentido, BUSQUÉMOSLO que estará muy cerca enseñandose para que lo encontremos...

Besos con sentido

Afrontando la lesión medular dijo...

Quizá la clave en vuestro caso haya estado en vivir la lesión como una aventura más.

Me alegro que fuera así y que dotárais la lesión de sentido.

El lesionado dispone de más tiempo que antes, por lo que puede emplearse en esa búsqueda de sentido como bien dices, Carmen. Seguro que está esperándolo en cualquier parte, disfrazado de la cosa más simple y sencilla que podrá dotar su vida de significado.

Que siempre hay una luz, luna o estrella que te alumbre el camino.

Buenas noches de cielo estrellado con Venus en el firmamento.