jueves, 28 de julio de 2016

Guardar silencio


Los que somos más viejos, estamos muy familiarizados con esta imagen que encabeza la Entrada y aunque hay muchas enfermeras diferentes, esta era la imagen más extendida y generalizada en los hospitales de la red publica española entre los años sesenta y 2000?.

La entrada de hoy viene a propósito de la opinión que un paciente emitió ayer en relación a la calidad percibida y atención en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. Me gusta tantear cómo se encuentran los pacientes ingresados por lo que suelo pedirles su impresión-opinión en relación al trato y atención recibidos-percibidos. La puntuación que emitía era de nueve para arriba pero me dijo así : "En este Hospital lo que falta es un cartel" y me representó la imagen de la enfermera con cofia y el gesto de silencio con el dedo sobre la boca.

En su CCAA me dice que tanto en la red pública como en los hospitales privados sigue existiendo esta imagen que vela por la calidad del descanso de los pacientes ingresados.

Son muchos los pacientes de nuestro Hospital que se quejan de no tener un sueño reparador y no solo porque el sueño se tiene obligatoriamente que interrumpir para hacer los cambios posturales cada tres horas sino porque cuando irrumpen en la habitación suelen ser poco silenciosos (entran hablando fuerte, dan la luz del techo a pesar de haber luces en las cabeceras de las camas).

Me gustaría saber cuál es la experiencia de los seguidores del blog que hayan estado ingresados en nuestro Hospital.

Cuelgo el cartel indicando la importancia del Silencio del Hospital Clínico de Madrid que me ha hecho llegar "La Chica del Jardín".




Otros Carteles
Servicio Andaluz de Salud



6 comentarios:

Francisco J. Peña dijo...

Ains, yo debo de ser raro...

En UCI, me costaba muchísimo quedarme dormido, pues a partir de las 00.00 me quitaban los auriculares con la radio, tamnbién echaba de menos de menos la oscuridad. Aquel silencio, unido al parpadeo de luces de mis múltiples aparatos que tenía, me ponía de los nervios.
Llegué a planta, y lo mismo, me quitaban radio a media noche, pero volvió mi anhelada oscuridad, logré dormir mejor.
Hoy día, mi equipo de música nunca calla, y luz apagada.
Un saludo.

Afrontando la lesión medular dijo...

Es cierto, Fran, que la música o la radio son inductoras del sueño para muchas personas así como la oscuridad. Hay silencios y silencios.

Afrontando la lesión medular dijo...

Comentario de "La Chica del Jardín" que colgó por error en la siguiente entraada


El silencio en los hospitales brilla por su ausencia.

El cartel que pide silencio en el Clínico dice así:

"Escúchame...
GUARDA SILENCIO
El ejercicio del SILENCIO es tan importante como practicar la palabra"

Me ha parecido precioso, lo he apuntado, pero creo que haré una foto...

En los días que hemos estado en UCI, la espera era, a veces, insoportablemente ruidosa. Uno no va allí por gusto, y de pronto una masa de gente hablando, riendo, gritando... No es agradable, cuando el enfermo esta en UCI se debería respetar más...

Dentro, en la sala, había una señora muy malita, a la que sus SEIS hijas "chillonas" entraban a ver por turnos cada día, la chillaban e incluso se atrevieron a llevar un ramo de flores y un gran peluche... Yo no entiendo a la gente que no sabe respetar el silencio para los demás pacientes (por suerte Manuel no oye y no le molestaban, pero el otro señor del otro lado no podía con el dolor de cabeza producido por esas mujeres...)

Sin darnos cuenta, hablamos sin parar y a gritos en cualquier situación. Creo que "el saber estar" debería ser obligatorio, más importante que aprender matemáticas, lengua, inglés...

Sin respeto, la convivencia es nula

Afrontando la lesión medular dijo...

Razón llevas, Carmen. El cartel del Hospital Clínico muy bueno. A ver si le haces una foto y me la envías.

Si los demás seguidores conocéis otros carteles de otros hospitales de vuestra área de salud, me los hacéis llegar.
dale un buen achuchón a Manuel y nos alegramos que ya haya salido de UVI.

Anónimo dijo...

Pequeña corrección: la luz de las cabeceras de las camas es de techo... Y mucho más fuerte (mucho más molesta) que la general de la habitación. Y aunque fuera más débil ¿ Quién se arriesga a alcanzar la cabecera de la cama a oscuras y salvando obstáculos como silla de acompañante, silla de ruedas, mesilla, etc ? En fin...

Afrontando la lesión medular dijo...

Puede que no conozca con exactitud la intensidad de las luces pero no solo me refería al fogonazo de luz sino al modo en cómo se irrumpe en las habitaciones. Es una "queja" muy generalizada de los pacientes. Hay que respetar el sueño en la medida de lo posible y con cartel o sin el, guardar silencio.

No olvidemos nunca la empatía y pongámonos en la cama del "paciente".

En el edificio nuevo (paneles de pladur) se oye todo más. El sonido del estar se propaga con más facilidad a las habitaciones.