viernes, 26 de abril de 2019

Acercándonos a los pacientes

La publicación de mi segundo libro, "La lesión medular con ojos de niño", me ha brindado la oportunidad de recuperar a algunos pacientes y familias de los que no había vuelto a saber con el paso del tiempo.

Detrás de ellos hay historias diversas, unas más dulces que otras. Se me ha preguntado si había alguna historia que me gustaría destacar. Para mí todas las historias tienen un valor. Lo que he sentido es haber tardado tanto en publicar el libro porque ha dejado en el camino algunos de los pacientes que lo hicieron posible.

Hoy quiero traer aquí a Miguel Ángel Muñiz


Miguel Ángel con su hija Paula en el jardín del Hospital
Paula realizó el dibujo de la familia cuando tan solo tenía 4 años.


Mónica, su mujer, me ha hecho llegar varias fotos para un vídeo que vamos a montar a propósito de la publicación y en ellas se puede hacer un recorrido por el día a día de un lesionado medular en el Hospital Nacional de Parapléjicos, da igual que se trate de hace diez, veinte o treinta años, que el paso por el Hospital deja una huella imborrable con el que todos los pacientes y sus familias se identifican.

En la primera foto vemos a Miguel Ángel con Paula en el emblemático jardín. En la segunda imagen, Paula comparte la silla con papá.

Paula comparte silla con papá

"Hay sitio para todos". Foto junto a los ascensores del antiguo Hospital
Paula, que apenas alcanza a la mesa, echa una partida de pin pon con Miguel Ángel 

Hoy Paula al igual que Marina, su hermana pequeña, han crecido y celebran cada año un "Feliz Día del Padre".


La familia al completo

Gracias, familia, por compartir.

No hay comentarios: