miércoles, 26 de junio de 2013

El Disco duro


Me llamó la atención la expresión que usó Florencio la semana pasada para hablar del background que uno se lleva del Hospital para aplicarlo cuando sea necesario : "Guardar en el Disco Duro".


De los conocimientos adquiridos en el Hospital unos son de aplicación inmediata pero otros se irán usando según se presente la ocasión. Hay una serie de aprendizajes adquiridos, más teóricos que prácticos que yo comento siempre que son como esas cajas que cuando hacemos una mudanza tardamos en abrir porque al principio no son necesarias y pueden, llegado el caso, permanecer cerradas un año o más. Nos mudamos y llevamos todo pero muchas de las cosas que poseemos no son de utilidad inmediata, Con el tiempo, uno va buscándole el sitio a cada cosa y colocándola en su lugar. del mismo modo, el lesionado debe de ir priorizando y dejando lo de menor urgencia para después. Todos salen del Hospital con la lección bien aprendida "Poco a poco".

El alta supone una experiencia de vértigo así que no podemos ponernos demasiadas metas para superarla y no venise abajo.

No sólo los lesionados almacenan los conocimientos adquiridos en el disco duro sino también los familiares. Ya dediqué una Entrada a tratar el tema de la formación acelerada que adquieren los familiares (Ver : "Un Máster acelerado en cuidados"). Suguen sorprendiéndome por su capacidad de aprendizaje y por su valentía. Les suele gustar usar esta expresión : "No queda otra". Aún así, hay quien se pone las pilas, hay quien entra en pánico y hay quien se resiste.

Continuando con el sentido figurado ¿Quién no guarda cosas en el disco duro?.Yo sí, ¿y vosotros?

13 comentarios:

Felipe dijo...

Nunca se ha aplicado más adecuadamente el calificativo de duro a este disco en en que pacientes y familiares guardamos todas las experiencias vividas en el hospital. Aquí no se guardan cosas intrascendentes, se guarda un curso acelerado de solidaridad, otro curso, muy duro, de aceptación de la realidad, otro curso de esfuerzo personal al límite de lo imaginable, otro curso de ponerse en el lugar de los demás, otro más de sufrimiento por ver alejarse a los compañeros de ilusión y sufrimiento.
En este disco estamos guardando, de lo más reciente, el alta de Víctor y de Florencio, con cuyos padres hemos compartido, durante meses, penas y alegrías y que hoy los vemos partir con el deseo de que les vaya bien en su nueva vida.
Un fuerte abrazo para estas familias ejemplares.

Anónimo dijo...

Creo que el pasar por el hospital es de gran beneficio, independientemente de la reacción de la familia y del propio lesionado.
El tener conocimiento de lo que se van a enfrentar abre un poco los ojos y da oportunidad de ver el camino que es dificil.
En el cado de los que no tienen esa oportunidad, creo yo, por falta de guía integral por parte de los especialistas, hace que se vaya por camino a ciegas y eso lo hace sumamente dificil.
Un día la mama de mi amigo me dijo que estaba desesperada que no sabia como ayudar a su hijo y que cada día era mas dificil, no supe que hacer ni decir y eso me angustió.
Ellos no tienen nada en su disco duro, no de momento, espero que pronto si tengan.
Adry

juan hno. de florencio dijo...

La lesion es como un mal trance que se pasa en la vida y se queda marcado y por mucho que se intente no se puede borrar de ese disco duro de la mente por eso hay que sobrellevarlo como mejor se pueda y cuando se tenga bajon hay que hecharle como decimos por el sur "un par de cojones" y tirar para adelante por eso digo que mi hno. Florencio es uno de los que le hecha un par cojones y espero que siga siendo una de esas personas

Ramón L. dijo...

Lo bueno que tienen los "discos duros" es que se pueden particionar (dividir, hacer particiones) y guardar lo bueno, lo mejor, y el resto formatearlo (borrarlo), eso es lo que aprendí, otras cosas también jajaja, en H.N.P., hay que quedarse con lo bueno, que siempre lo hay aunque se trate de l.m., y seguir tú camino llenando tu mochila de recuerdos, pero sólo los buenos los que verdaderamente valga la pena guardar, como en nuestro "disco duro". Saludos a tod@s.

Afrontando la lesión medular dijo...

Sí señor, Felipe, cursos de solidaridad, de afrontamiento, de empatía y yo dañadiría de humor, de resiliencia, de humildad, de amistad y de amor. Se aprende a querer y a valorar lo que de verdad importa.

A esas familias y a otras muchas dedicaré el Post de mañana.

Afrontando la lesión medular dijo...

Espero que algún día tengan cosas que guardar, Adry. Verás como si.

Afrontando la lesión medular dijo...

Ya lo creo, Juan, que hay que echarle un buen para de......

No sólo se lo ha echado Florencio sino todos vosotros y no digamos tú y tú Francis.

Afrontando la lesión medular dijo...

Guardar, formatear, borrar. ¡Genial! todo lo que puede dar de sí esta terminología de la informática aplicada a la vida.

Me alegro, Ramón, que fueras un experto en formatear discos y guardaras lo verdaderamente necesario. Gracias

Anónimo dijo...

Yo solo pase dos ratos por el hospital a ver a un amigo, y de ver aquello que te roza tan de cerca es cuando nos damos cuenta de lo que de verdad importa en la vida, de que en un segundo cambia de una forma tan radical. Tambien para sus familias que lo ven en su mente como era antes de la lesión y tienen recuerdos que seran imborrables del disco duro y consecuentemente les hara venirse abajo por momentos. Besos para todos y arriba tamborilero.

María Asturias dijo...

No hace mucho citaba la frase de Roger Martín du Gard “La vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse.” , se que es algo que no puede hacerse por magia, y menos con las circunstancias que impactan nuestras vidas, pero si podemos hacer una analogía con un baúl ir sacando lo que nos va siendo de utilidad,y por otro lado tratar de reforzar lo mejor...Cómo? pues pensaba, reforzando lo positivo, lo bello, lo bueno, los los logros, ... a través de que? pues fotos de nuestros hijos o seres queridos, papelitos o notitas de logros, de repente un dibujo de nuestra meta u objetivo, ...motivándonos a nosotros mismos. Un fuerte abrazo

Afrontando la lesión medular dijo...

Es verdad el que el precio de las cosas está en la falta de ellas y uno no sabe lo que significan las capacidades o funciones hasta que las peierde. No es lo mismo ver los toros desde la barrera que en el ruedo. Supongo que eres el tamborilero Juan. ¡Os desdeo lo que os merecéis!. No nos despedimos, seguimos en contacto.

Afrontando la lesión medular dijo...

La frase de Roger viene genial al Post. Gracias María pr tus reflexiones.

María Asturias dijo...

mil gracias a ti, abrazos