jueves, 29 de mayo de 2014

Lecciones que no debemos olvidar : "Me sentaron en la silla y me dejaron sola"




Se ve que estamos tan familiarizados con la silla en el Hospital que muchos profesionales se olvidan de lo que representa para un paciente el paso de la cama a la silla. A mí me gusta decir que "el paciente en la cama se vive como enfermo y en la silla como "discapacitado". 

La ubicación en la silla es uno de los momentos más claves y duros en el proceso de rehabilitación de los lesionados medulares. de ahí que nuestra Unidad (Psicología Clínica) prepare al paciente y a la familia para este momento.

No obstante, como en el caso que nos ocupa, puede haber pacientes a los que se levante antes de lo previsto y no haya habido la oportunidad y lo levanten de repente y estando solo en la habitación. Así nos lo contaba una paciente como si "echarla a la silla" fuera algo natural y cotidiano. Ella definía muy bien lo sola y desamparada que se sintió : "Me sentaron en la silla y me dejaron sola". Fue en ese momento cuando tomó conciencia de lo que le estaba pasando y de la trascendencia de la silla. Los miedos y las fantasías se pusieron en marcha comenzando un proceso de cambio y transformación en su esquema corporal sintiéndose fragmentada e insegura.

Autor : Gertrude Abercrombie.

La paciente se ubicó de tal modo en la situación percibiendo el cambio en su cuerpo que llegó a expresar que a partir de ahora esta era su nueva ropa (señalando la silla), su nuevo atuendo. Temía el shock para el marido que la visitaría el fin de semana, el encuentro con una nueva imagen de mujer. Sus piernas, sustituidas por la silla, su "pequeñez" debida a la disminución de estatura, el pañal bajo la ropa..........¡Cómo es posible incorporar e integrar un cambio tan grande en cuestión de segundos!.

10 comentarios:

SONRIMAN dijo...

Buenos Días, Damas y Caballeros . Mi nombre es :Manuel(Sonriman), en el tracurso de mi vida la sombra de acabaar sentado en una silla de ruedas me ha acompañado casí todos los días , yo nací con una lesión medular llamada Espina Bifida(Mielomeningocele).Para evitarlo a las Damas embarazadas las suministran Acido folico.Es debido a una falta de una sustancia que suministra la ingestión de verduras....

Todo esto me llevo a ser operado a los vente días de nacer. Y tuve la fortuna de que mis padres dieran con uno de mis ÁNGELES.(Don LUIS LEY), jefe de neurocirujía del hospital de la Cruz Roja de Madrid.
Las expectativas sobre el resultado no eran muy experanzadoras todo indicaba que como alguien dijo a mi madre :(Como se va a quedar su hijo más vale que se muera).
Bajo mi punto de vista :Ese es un comentario realizado por un inhumano, Facil decirlo , dificil hacerlo pero no imposible.(Hay que pensar lo que se dice), porque ademas de la lesión medular se puede causar que el enfermo entre en una depresión inmensa.
Con el paso del tiempo la lesión fue estabilizandose. Dejando tras ella una serie de secuelas que han sido "Minimas" para un lesionado medular.
Está lesión con el tiempo pasa factura y en mi caso la paso en noviembre. Me fui a levantar de la cama por la mañana y me fallo una pierna , como consecuencía me fuí al suelo , con la poca fortuna, que la cabeza golpeara en el cojin de un asiento y el cuerpo con el suelo.
Estó produjo una lesión incompleta en la C5,que conlleva pérdida de movilidad en miembros superiores e inferiores, no control de algunos actos díarios:(repiración, orina, defecar).Perdida de audición y añadido un canal estrecho inflamación de la medula que conllevo a otra operación para liberar la medula. Tras el paso por varios hospitales fui derivado: CON MUCHO ACIERTO Y FORTUNA al HOSPITAL NACIONAL DE PARAPLEJICOS.
Allí fuí atendido, para mí de una manera inmensa . Fuí sacado adelante por UN GRANDIOSO EQUIPO MEDICO,PSICOLOGICO,ENFERMERÍA,TERAPEUTA ,REHABILITACIÓN..........
Y poco a poco se fue superando el bache causado con la caída.
Yo rechazaba mentalmente la silla desde siempre , mi pensamiento era de la cama , me levantare y caminare con muletas.
la realidad ha sido otra, pero estoy VIVO, me siento y me hago sentir.
La silla de ruedas es ahora mi compañera inseparable y estamos juntos todo el día , hasta durmiendo descansa ella a mi lado.
Hay que buscar el no los pequeños grandes lados positivos que tenemos alrededor nuestro y yo ahora que voy en silla de ruedas digo hay algo agradable que es que cuándo voy de paseo con alguien ese alguien se va a cansar más que yo, y lo que peor aguanto es que todo el mundo me mira por encima del hombro,Ja.Ja:Ja....
Por ultimo decir : Que no hay nada mejor que poder SONREIR y SONREIR, pero sí ya eres SONREIDO. Por mi parte yo no puedo pedir mäs.
Con permiso Un Abrazo , Un Beso MUY GRANDE y UNA INMENSA SONRISA A TODOS.
(SONRIMAN),

Afrontando la lesión medular dijo...

Pues yo doy fe de tu/vuestra adaptación dado que el otro día estuve en Madrid con vosotros viendo cómo habéis retomado la vida con "normalidad" y disfrutando aún más de esas salidas diarias sin dar tanta importancia la silla.
No dejes de disfrutar y SONREIR, Sonriman.

Anónimo dijo...

Que gran experiencia!!!

Sinceramente puedo decir que la idea de estar sentado en una silla de ruedas para mi amigo, no esta en su cabeza, ni solo la mínima idea.

Puedo decir que en silla de ruedas lo he visto 2 veces en poco mas de 3 años.

No sé si algún día la use, pero ahora que comentan el tema, supongo que para él no es nada pero nada fácil, y menos sin la ayuda integral que se necesita.

Así que me quedaré con la esperanza de que algún día la use.

Adry

Anónimo dijo...

Bravo, Manuel. Me alegra leerte y ver que, aunque la gente se vaya yendo del hospital, siempre llegan otros sonrimanes como tú en los que mirarse. ¿Quienes serán l@s sonrimanes de hoy?

Betty dijo...


Da gusto leer como explica Manuel su experiencia, siempre con ese sentido del humor. Es cierto que a veces las personas que nos rodean pueden parecer insensibles, pero también es cierto que la belleza del mundo depende de los ojos que la observan. No es lo mismo que la silla sea una compañera de camino, o el trasto que recuerda la dependencia o sentirla como un traje pesado, una escafandra que uno ha de llevar.
En el ambiente hospitalario, la sensibilidad de los profesionales debería mantenerse despierta. Supongo que en la mayoría lo está. En la calle todo es cuestión de tiempo. El hombre es animal de costumbre y normaliza todo a lo que se habitúa. Hay que salir a la calle, a comprar, a pasear, a competir, a trabajar y a divertirse. Hay que exigir, con la actitud, las sonrisas y los buenos días y las despedidas. Ser positivo atrae y hace visible a la gente.
Mil besos.

Afrontando la lesión medular dijo...

Pues sí, Adry, aunque la silla duela, es mejor sentarse en ella y disfrutar de lo que la vida sigue dando. hay que salir a la calle a hacer muchas cosas, como dice Betty. El tiempo lo pone todo en su sitio. esperemos el cambio de actitud en tu amigo.

Afrontando la lesión medular dijo...

En el Grupo de mayores que conduzco siempre tango algunos "sonrimanes" que nos ayudan a sacar la sonrisa a los más tristes. Es doloroso, no obstante, pasarnos la vida diciendo adiós a tantas personas con las que te encariñas pero es lo que toca, la vida está ahí fuera de los muros del Hospital esperándolos

Afrontando la lesión medular dijo...

La comunicación falla, se trate de uno u otro estamento. Es un mal del siglo XXI como el estrés y la falta de tiempo ¿A dónde queremos llegar, dónde vamos tan deprisa?.

El estrés apagará las sonrisas.

La Chica del Jardín dijo...

Espero y deseo que las sonrisas nunca se apaguen. A pesar del estrés y las dificultades... mi sonrisa permanecerá...

Volvemos al círculo vicioso, "la falta de tiempo implica estrés, el estrés nos impide tener tiempo, más estrés, más falta de tiempo..." Entremos en una ESPIRAL para no volver al mismo sitio una y otra vez... EVOLUCIONEMOS

Besos sonrientes....

Afrontando la lesión medular dijo...

Otra lección que no debemos olvidar : "No dejes que este mundo loco, estropee tu sonrisa"

https://www.youtube.com/watch?v=9K14_gkoo3M