jueves, 15 de mayo de 2014

Los dones de la adversidad

Jose, Chelo y David : "Familia feliz". Foto,: Manuel Moreno
Hace un tempo que me ronda en la cabeza este título : "Los dones de la adversidad", título con el que quiero introducir varios Talleres y presentar una Sesión Clínica en el Hospital. El título no es ni más ni menos que la constatación del crecimiento postraumático en las personas que tuvieron que enfrentarse a una situación tan adversa como es la lesión medular. Este crecimiento se traduce en lo que ellos nos dan y en lo que reciben : Son dones de ida y vuelta, son dones recíprocos

Aún tengo presente la imagen de Chelo Tomás, tetrapléjica e inmovilizada en una cama sujeta a un duro compás de tracción cervical. Hoy la vemos al lado de su pareja e hijo. De este peque ya hablé en 2012 (ver Entrada . "Nacido el 5 de Octubre"). Hoy con sus 18 meses nos visita de nuevo. No cabe duda de que este es uno de los mayores dones obtenidos tras la lesión y de que David


 ha nacido con un carisma especial y mirará el mundo centrando su atención en las cosas verdaderamente importantes. Esta mochila de felicidad y de sabiduría serán sus compañeras de viaje.

Todas las semanas me visitan veteranos lesionados. Algunos me avisan con tiempo a sabiendas de que pueden DAR tras la experiencia vivida una vez superada. Este fue el caso de Chelo que me anunció su llegada el día 10 mediante un mail. Es para mi una inmensa satisfacción poder ver cómo la vida sigue tras la lesión y como, en muchos casos, el grado de bienestar y calidad de vida son mayores.

Mil gracias a Chelo, a Jose y a David y a unos encantadores amigos, Ana y Pascual, que los acompañaron.

Aunque haya estado unos días ausente, esta ventana sigue abierta mientras hay cosas que contar y compartir.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin palabras...

Muy acertado, como todo lo que publicas en el blog.

La inmensa satisfacción, es la que tengo yo al intercambiar unas palabras contigo. Como tu dices: Son dones de ida y vuelta, son dones recíprocos.

Mil gracias,

Besos
Chelo,



Afrontando la lesión medular dijo...

No sabes lo que nos estimula a mí y a otros profesionales el reconocimiento de nuestro trabajo, tu cariño, tu gratitud.

Es un lujo trabajar en el Hospital Nacional de Parapléjicos y con pacientes como tú. Gracias a los cinco.

La Chica del Jardín dijo...

Bueno, ¡pero que niño tan guapo! ¡qué familia más estupenda!

"Dones de la adversidad"..., creo que lleva mucha razón, Mª Ángeles, la adversidad nos enseña tanto que al final es un "DON". Desde mi experiencia en HNP, tengo que decir, que no sólo allí noté esos "dones", sino que hoy, meses después, sigo recibiéndolos y espero que a mi alrededor noten que algo de ello también se les da...

Nunca podré/podremos olvidar a todos los profesionales del Hospital, el duro sendero que hemos tenido que seguir, no habría sido posible sin vosotros, TODOS, de abajoo a arriba, sin dejarme a ninguno. Ya en casa, se os echa de menos a diario, Manuel alucina (yo también) con los mensajes recibidos, no diré a diario, pero casi... Nos habeis dejado una huella muy profunda, y eso es un DON, basta pedir una opinión de... y siempre hay una respuesta, no necesariamente de salud. SOIS GENIALES, NO CAMBIEIS...

Es muy tarde y mañana madrugamos. Me alegro de que hayas vuelto a este "hogar virtual" nos tenías preocupados...

Besos festivos de San Isidro

Afrontando la lesión medular dijo...

Por fín retomé el blog. Tengo muchas cosas que contar pero apenas dispongo de tiempo. En estos días os tendré al día.

Gracias siempre por tu fiel seguimiento y confianza en los profesionales. Gracias por lo que npos dísteis y nos seguís dando.

Anónimo dijo...

Sin duda cuando veo que muchos a pesar de la L.M. han tomado la rienda de su vida, me anima.

La esperanza con respecto a mi amigo sigue, pero el ver estas historias me emocionan.

Sin duda, un gran ejemplo, y desde México les mando un fuerte abrazo.

Adry

P.D. Sabemos que estas al pendiente de todos nosotros y que tienes mucho trabajo, te mando un abrazo! :)

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias, Adry. Dejar de escribir no es abandonar sino parar cuando mis tareas me lo impiden. Es difícil con vosotros dejar aparcado el blog.