miércoles, 22 de octubre de 2014

II Certamen de Cuentos : Votaciones Cuento 8: "Un nuevo caminar"

Un Nuevo Caminar


Esta es la historia de una joven mujer llamada Lucía que con 25 años le cambió la vida de la noche a la mañana.

Todo comenzó en una semana blanca, la semana de la nieve que prometía ser tan especial que Lucía estaba muy emocionada ya que era la primera vez que esquiaba. Ella era una muchacha intrépida pero su falta de experiencia en la nieve le jugó una mala pasada e hizo que tuviera una gran caída desde una montaña nevada con graves consecuencias.

Así es que Lucía se despertó en el hospital aturdida, al instante notó que sus piernas estaban débiles y que apenas se podía mover. Fueron pasando los días y tras mucha rehabilitación Lucía fue recuperándose en el hospital, pasó de la silla de ruedas a ir con dos muletas. Pero había un pie que estaba muy dañado y no andaba bien, entonces le pusieron un pequeño aparato que le permitía andar y poco apoco después de varios meses consiguió andar con una sola muleta.

Lucía a pesar de que había conseguido ese logro de andar con una muleta se sentía disgustada con ella misma y se sumió en una profunda depresión ya que no podía andar como antes y cojeaba. Entonces conoció a una persona que le enseñó a no fijarse en los pensamientos negativos, esa persona era Williams, un psicólogo con agallas que se convirtió para Lucía en un buen amigo y confidente.

Williams consiguió que Lucía asumiera que a pesar de sus limitaciones físicas podía hacer muchas cosas más, que seguía teniendo sus cinco sentidos: vista (podía leer, contemplar un amanecer), olfato (podía oler su comida favorita), oído (escuchar música, un susurro, el cantar de los pájaros), gusto (comer lo que le gustaba), tacto (notar una caricia, la textura de la ropa) y que ahora le tocaba tener un sexto sentido, éste era “un nuevo caminar”, en el que más allá de su cojera este caminar se convertiría en una nueva vida, en la que las pequeñas cosas se magnificarían, en la vida en la que el amor y el cariño de las personas queridas como la familia y los amigos serían lo más importante, en la que aún habría sueños por los que luchar, cambiar el mundo y ser fiel a su libertad.

Entonces Lucía fue saliendo de la depresión en la que estaba y Williams consiguió que ella misma analizara todos sus pensamientos negativos, que la mayoría de ellos eran miedos irracionales por sus limitaciones físicas y emocionales y así Lucía transformó todos sus pensamientos en positivos demostrando su gran coraje y fue hacia un nuevo caminar, hacia un nuevo destino.

Laura Mendía



15 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta!

Anónimo dijo...

¡Me gusta!

Gisela Subiela dijo...

Me gusta!!!!!!

Anónimo dijo...

Me gusta

Mª DEL MAR PEREZ GALINDO dijo...

Me gusta!!

Anikaqueen dijo...

Me gusta!!!

Anónimo dijo...

Me gusta!!

Anónimo dijo...

Me gusta

Anónimo dijo...

Me gusta

Sera dijo...

Me gusta.

juan albaladejo dijo...

Me gusta

Elena Martinez dijo...

Me gusta!!!!!

Anónimo dijo...

Voto por este cuento

Anónimo dijo...

Voto el cuento

Anónimo dijo...

Voto este cuento