domingo, 19 de octubre de 2014

Lo lleva en los genes

Dice Francisco Javier Peña que su afición a las motos debe haberle venido a través de los genes.

Padres de Paco allá por los años 60
Cuando pudo el también se hizo con una moto


A pesar de ser la moto la que lo dejó tetrapléjico, Fran no ha perdido su afición por ellas y aún hoy sigue arreglando motos con ayuda.

Hoy su silla autopropulsada le dota de autonomía para poder desplazarse y disfrutar. Recientemente, hemos podido comprobar que es ua persona activa y con muchas inquietudes y que, por encima de todo, se alegra de haber podido celebrar su 17º cumpleaños desde que se lesionó y ya está pensando en el del próximo año. La vida no ha dejado de irle sobre ruedas.


Lo que, en un principio, sobre todo para su familia, fue vivido como un drama,se ha convertido a lo largo de los años en un motivo para celebrar la vida.

Estoy segura que nos siguen muchos moteros que tuvieron que cambiar unas ruedas por otras. es posible que algunos no lo hayan a sumido aún. por estar reciente la lesión, pero estoy segura que descubrirán otra fuente de felicidad tras la lesión.



4 comentarios:

Fran Mx dijo...

Gracias por compartirlo!
Pues si, mi vida sigue ligada al mundo del motor y concretamnte al motocross. Tengo dos motos, y una tercera en camino.
Soy organizador junto al Moto Club Sanluqueño, de una quedad/entrenamientos, que se hará los días 17 y 18 de enero de 2015.
Mire por donde mire, en mi vida hay ruedas, jjejejeje
Saludos.

Jose Carlos Peña Romero dijo...

Primo si yo creo que tu perfume favorito es "eau de gasolina con mezcla" jejeje algunos te dan por locos y creo que en parte tienen razón pero para otros muchos eres un ídolo asi que sigue así no cambies... y ya sabes motos al garaje ya pueda ser el vespino del telepizza jajaja

Afrontando la lesión medular dijo...

Si no te hace sufrir, es estupendo que mantengas tu interés y afición por las motos.

Gracias a tí por seguirnos en el blog y difundirlo entre tu gente.

Afrontando la lesión medular dijo...

¡Tiene gracia el comentario de tu primo!

Gracias, José Carlos, por asomarte a esta ventana.