domingo, 14 de diciembre de 2014

Los famosos también pueden "quedar" parapléjicos


Bernardo Bertolucci

Me llamó la atención una noticia que leí el pasado verano sobre el cineasta Bernardo Bertolucci quien hace un tiempo tuvo que hacer uso de la silla de ruedas a causa de una enfermedad. Todo su genio creador quedó dormido durante muchos años al no aceptar su nueva imagen y condición. Reza otra noticia : "dejó de crear, dejó de pensar, dejó de soñar"

Finalmente, a sus 72 años se ve que fue capaz de salir del escondite donde se había refugiado y "exponerse" a la mirada en la 70 Mostra Internazionale Cinematográfica de Venezia de 2013 y ser , nada más y nada menos, Presidente del Jurado

La imagen que nos trasmite no es la de un desdichado sino la de una persona alegre que, como cualquier otra, se quita el sombrero y deja entrever su sonrisa. Desde luego no parece una persona enferma ni que haya perdido su juicio.El mismo reconoce : "El cine es mi mayor terapia". Eso fue lo que lo sacó del aislamiento, aislamiento al que llegó a tomarle cierto gusto y vino en llamarlo "claustrofilia". En el barrio donde reside, El Trastevere en Roma, se suceden una serie de barreras arquitectónicas que hacen que la ciudad se sienta hostil.

Destaco alguna frase de un comentarista que me ha parecido fantástica : 

"La elegancia de su cuerpo ha entrado en su silla de ruedas". 

"Es una persona muy inteligente que con la ironía ha sabido afrontar la vida y el cine"

No obstante el buscó, como dice, unas "condiciones amables" para poder seguir trabajando y filmar. Próximo a su vivienda había un estudio de un amigo y un garaje accesibles donde pudo rodar su último film ("Tú y yo") que, además, no requería grandes exigencias de espacio.

Dejo dos mensajes que me han gustado del cineasta y que nos enseñan que se puede seguir creando, pensando y soñando más allá de la lesión.


"Comprendí que era hijo de alguien que hacía poesía con con lo sencillo, aquello que tenía a su alrededor".

"Con el cine busco la poesía"



7 comentarios:

La Chica del Jardín dijo...

Se tiende a pensar que no poder andar, o sea, moverse en silla de ruedas, afecta a la capacidad mental de la persona... ERROR!!!!

¿Qué tienen que ver las piernas con la capacidad de pensar? Hay tantos errores asociados a los lesionados medulares que dan ganas de gritar...

La mente está situada encima de la lesión medular, sigue su funcionamiento y en muchos casos, se incrementa su agilidad. Por lo que yo conozco, los l.m. suelen ser mucho más creativos que antes de la lesión, quizás porque su tiempo se ralentiza y poseen más tiempo para usar su cabeza en cosas que les motivan, que les hacen ser más felices, que nos agradan más, que...

La inteligencia de un ser humano sigue con él a pesar de tener lesionada su médula, ¿por qué iba a ser de otro modo? A menudo se confunde la incapacidad para caminar con la capacidad de pensar ¿por qué? ahora va a resultar que caminamos con la cabeza en vez de con las piernas...

Me encanta ver a Bertolucci sonriendo, saliendo al mundo, sin importarle lo que piensen los demás. Me alegro de que volviera al ruedo a rodar sus maravillosas películas.

Dejemos que las personas que se mueven con silla sigan creando y haciendo su vida y la de los demás más feliz

Besos sonrientes

Afrontando la lesión medular dijo...

Es cierto, Carmen. Los familiares me comentan con frecuencia que cuando llaman preguntando por el paciente algunos preguntan : ¿conoce? ¿habla? Es como si todo el paciente hubiera quedado sin función alguna. Es frecuente que los l.m. reaccionen mal y digan. Estoy parapléjico pero no tonto.

También de acuerdo en que desarrollan capacidades inexploradas hasta entonces dado que se centran en lo que pueden y no en lo perdido y aún les queda mucho por "explorar y explotar"

Besos creadores.

Anónimo dijo...

Es interesante ver que muchos no salen por temor a ser observados, mi amigo es uno de ellos, esta a tan solo 13 días a cumplir 4 años de su lesión y solo ha salido al médico y eso porque el médico no va a casa a visitarlo.

Cuando he preguntado porque no sale o hace cosas, nunca he recibido alguna respuesta, solo una mirada de "como quieres que salga sino puedo caminar".

Así que no se exactamente la razón de su aislamiento.

Sin embargo, yo no pierdo la esperanza de que algún día, salga y haga muchas cosas.

Pero lo que es evidente en esta entrada es que todos, pequeños y grandes, famosos y no famosos, ricos y pobres, estamos expuestos a tener una l.m.

Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Me alegra verte de nuevo asomada a esta ventana.
Espero que tu amigo se decida algún día a salir y dejarse ver.

Viry dijo...

Entiendo mucho a Bertolucci. La vida en un rodaje es puro estrés, muchas horas y dedicarte al 100% a la producción. En la silla este ritmo de vida es imposible...bueno, más que imposible, peligroso. Las horas son excesivas y hay que descansar de la silla para evitar riesgo de escaras, el ritmo es agotador, las localizaciones nunca van a estar suficientemente adaptadas (te puedes apañar en algunas, otras son inviables...al final acabas es un plató)...son mil cosas que, cuando llevas tu vida dedicándole tu vida a ello y de repente ves que se medio cierran todas las puertas que acabas cerrando la tuya propia. Pero se sale, porque igual que la cabra tira al monte, a un cineasta de corazón le tiran las ganas de contar historias al mundo.

Un besito!!!!

Viry dijo...

Ah, soy Virgi (viviendorodando) que desde el móvil sólo me deja publicar desde aquí

Afrontando la lesión medular dijo...

No hay nada para entender a otro como ponerse en su piel. Gracias Viry