lunes, 8 de diciembre de 2014

Pequeñas-grandes razones para seguir adelante


Paco llevando de paseo al abuelo Montoya. Foto : Elena Batalla

La foto es tan fantástica que aunque tenga poca resolución no pude dejar de colgarla en este Post y dedicarle un espacio a ese ángel que guía a José Luis Montoya, su nieto Paco.


"El abuelo aleccionando al nieto"


Son varios los Posts que vengo dedicando a estos pequeños que son el mayor estímulo de los lesionados medulares de edad avanzada. estos peques se muestran :

- generosos
- amorosos
- predispuestos
- atentos

Sabemos que representar papeles de mayor es uno de los mayores atractivos de los pequeños indistintamente del sexo aunque suelen imitarse conductas típicamente femeninas o masculinas según correspondan.

Este afán de sentirse mayor y tomar la iniciativa lo vengo observando en el caso e los hijos o nietos de los lesionados que se disputan :

- empujar la silla y pasearlos 

- darles de comer 

- hacer de enfermeros/as (llegando a implicarse en los sondajes)
- asear


Cuelgo este enlace que me acaba de llegar y merece la pena ver "La onda que se propaga en silencio" Ripple https://www.youtube.com/watch?v=4BTPIP6vuCY&feature=youtu.be

5 comentarios:

Elena Batalla dijo...

Paco es muy pequeño apenas 22 meses...pero con su sonrisa aporta la ilusión a su abuelo...le gusta empujar la silla y sentarse encima de su abuelo para ir sobre ruedas ..es uno de los motivos para tirar con fuerza adelante! Besos!

Maria Montoya dijo...

Que bonita publicación! Un peque siempre es razón de alegría y fortaleza y en estos casos más aún. Que guapos mi padre y mi Paco! Os quiero!

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias Elena, gracias, María. No dejésis de ver el enlace tan emotivo que acabo de colgar en el Post. me lo acaban de enviar y viene a propósito de muchas cosas no só porque el abuelo esté en silla de ruedas sino por la gratitud y entrega incondicionales y porque siempre se puede seguir dando.

La Chica del Jardín dijo...

Qué imagen más bonita!

Al ver la foto de Montoya y su nieto, me ha venido a la cabeza un vecinillo, aún más pequeño, que este verano, cada vez que veía a Manuel se iba corriendo a la parte de atrás de la silla para empujarlo... mientras los padres flipaban sin saber qué iba a hacer.

Abuelos, tíos,... en silla, son el "juguete ideal" para los enanos, ¿qué verán? Sabina, nuestra sobrina, iba sentada sobre Manuel encantada de la vida, con cara de alegría... Ni os imaginareis la cara de Manuel, jajaja

El vídeo lo conocía pero es genial, más le valdría a algunos tomar ejemplo...

Besos arco iris

Afrontando la lesión medular dijo...

Los niños nunca dejarán de sorprendernos.

Últimamente, tenía dos pacientes temerosos e que sus pequeños de 3 y 4 años respectivamente, los vieran, tenían miedo en ser rechazados. Su sorpresa ha sido que los niños los han mirado no con ojos de adulto, como ellos creían, sino de niño, como les corresponde.

Bien, Carmen, también por Sabina. Manuel lo hace fácil y accesible ¿no crees?