jueves, 10 de julio de 2014

Narrativa e intimidad


"En las construcciones narrativas. no sólo se da cuenta de una mirada particular sobre la vida. sino que también se manifiestan las miradas que el sujeto ha puesto sobre los otros y la manera que ha significado la mirada que los otros han puesto sobre sí".


No es infrecuente oir comentar a muchos familiares acerca de lo reservados o introvertidos que eran los pacientes en lo que  a "sus cosas" se refiere en contraste con la actitud abierta y extrovertidos que son para la gente de la calle.


Yo siempre comento que hay cosas que el paciente no comparte ni con la familia ni con el psicoterapeuta pero también es cierto, en la línea del tema que trato en esta Entrada, que muchas veces el paciente tiene dificultad para expresarlo. En psicoterapia a este "requisito" por llamarlo de algún modo, lo llamamos capacidad de introspección o insight.

"Se podría decir que el paciente narra su intimidad hasta donde puede, lo demás lo siente. Es  no sólo un sujeto de palabras sino también de silencios, de sensaciones y emociones que lo embargan al punto de agotar la capacidad del decir"(Osorio Sánchez. Y.L.)

La rehabilitación psíquica en el marco de la rehabilitación integral del l.m. suele ser poco entendida no sólo por parte de los pacientes y su familiares sino, incluso, de los profesionales.

Es tras el alta hospitalaria cuando muchos lesionados toman conciencia del papel que dicha rehabilitación juega en el modo en cómo enfrentarán sus vidas, en la resolución de sus conflictos intrapísquicos, en el manejo de los miedos, entre otros.

9 comentarios:

Sonriman dijo...

Buenas Tardes, Damas y Caballeros:
Bajo mi punto de vista, a lo mejor no es el más acertado.(Bueno sera por que llevo gafas).
El expresar un sentimiento, para un enfermo, lesionado... es muy "difícil",el expresar y que quien escucha lo entienda de la manera que tú lo dices,o lo quieres expresar.
A veces hay que ponerse en el sitio de quien lo sufre, y sí tienes la fortuna de tener esa lesión , es bastante difícil entender, no imposible.
Yo cuándo nací: Nací con espina bífida.
Es una lesión medular , bastante sería , que en muchos casos produce deficiencias en aparato respiratorio, Neurológico,miembros superior e inferior....
Si es difícil para un medico,a trasmitir una valoración sobre el estado del enfermo, para el enfermo , si se me permite es un poco más.
En mí caso a punto de cumplir cuarenta y ocho años , y con dos lesiones medulares. La mejor manera si se puede, es sonreír,si sonríes fenomenal y sí eres sonreído es inmenso.
Por mí parte una INMENSA SONRISA A TODOS: GRANDES CABALLEROS E INMENSAS DAMAS.
Y sí he molestado: Humildes disculpas.

Afrontando la lesión medular dijo...

Mientras escribía esta mañana esta Entrada, aunque no lo creas, pensé en tí entre otros.

Recuerdo que siempre decías que a raíz de tu caída y nuevas consecuencias neurológicas, con significativas pérdidas e ingreso en el H.N.P., perdiste la timidez y pegaste un giro de 360º abriéndote a las personas, siendo dicharachero, conversador, hablando de tus miedos.

Nunca es tarde para hacer cambios y más cuando éstos nos conducen por senderos más transitables.

Fran Mx dijo...

Hola!
Yo soy introvertido y cerrado con unos, extrovertido y abierto, con otros. Quizás suene a ser falso, pero soy así..
Mi vida, es casi virtual, paso mucho tiempo en redes sociales, facebook mayormente, tengo unas 700 personas como "amigos", en esa red, aparte tengo una "fan page", con casi 15000 seguidores.
De ese montón de gente, solo dos personas solo dos personas, saben TODO de mi. Eso si, que soy L.M. - tetrapléjico lo sabe todo, el que me tiene agregado.
En la calle, soy igual,, me acojo al dicho..., "conocidos muchos, amigos pocos".
El otro día, la semana pasada, en la cafetería donde tomo café a diario con un grupo de mujeres, una de ellas me preguntó sobre el tema sexual. La conozco desde hace años, y le expliqué, como era tener relaciones conmigo. Le advertí, que lo que le expliqué, solo era aplicable en mi. Cada L.M., era un mundo, y no todos éramos iguales, ni aún con la misma lesión. Sabéis para que sirvió?
Pues se lo contó, a un "listo", que los hay, otro L.M., y él le dijo, que era mentira, imposible,lo que yo le expliqué.
Conclusión, de aquí en adelante, seré más introvertido.
Un saludo.

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias por compartir esto con nosotros y por ser uno de nuestros seguidores.

Estoy segura, Frank, que si se hubiera tratado de otro tema, no se hubiera preguntado con tanto morbo ni se hubiera ido con el "corre, ve y dile" a un tercero. Estoy indica que el sexo sigue siendo un tema tabú y no digamos el de los lesionados medulares. Me pregunto ¿Tú le preguntaste a ella cómo era su vida sexual?. ¿Por qué hay que airear la vida sexual de las personas con l.m.?. Estoy segura que la sexualidad de muchos "válidos" es más pobre que la de los l.m.

Ya sabes, Frank, que esta mujer no merece compartir contigo cafés.

Betty dijo...

Casi todo el que escribe suele comenzar a hacerlo porque tiene la necesidad de habar consigo mismo. De ordenar las ideas. Otros tuvieron sus comienzos intentando precisamente explicar algo que, de otra manera, se enturbiaba en un bucle de discusiones. Siempre he pensado que la escritura es una buena terapia para los L.M. Si de lo que se trata es de posicionar en el lugar exacto y en su justa medida el dolor, los sentimientos, la pérdida…También es un hobby maravilloso que permite desde la silla crear historias y personajes fantásticos. Lo primero que hay que tener para ser escritor es una mirada diferente. Una perspectiva peculiar desde la que ver el mundo y … de eso los L.M. saben también un montón. El resto…sólo ganas.
Cuando uno escribe sobre sí mismo y para sí mismo, tiene casi imposibilitado el mentir. No podemos engañarnos. Cuando uno relee lo que ha escrito toma conciencia de si está exagerando, si está siendo injusto o, por lo contrario, está siendo comedido por no herir a alguien. Con el ejercicio de la corrección uno saca lo que de otras formas tal vez no hubiera logrado.
Es difícil hablar de ciertas cosas. En el fondo todos ocultamos algo y somos diferentes personas según con quien nos relacionamos. Sólo dejamos ver una pequeña parte de nosotros mismos pese a que seamos honestos. No deberíamos guardar aquello que nos hace daño.
No sé si existe algún taller de este tipo. Al igual que las manualidades estimulan los músculos. Escribir estimula el alma y casi siempre la autoestima porque casi todo el mundo cree que es difícil pero en poco tiempo se ven grandes resultados. Se puede escribir sin saber leer, sin poder utilizar las manos. Todo el mundo puede hacerlo. Se trata de contar historias, reales, ficticias…
Millones de besos y buen fin de semana.

Afrontando la lesión medular dijo...

La verdad es que sería un Taller muy interesante pero nadie ha tenido la idea de crearlo en el Hospital.

Laura,de la que he hablado recientemente en el blog, invitó a algunos l.m. a contar su historia y escribir un libro. Realmente es como otro "Afrontando la lesión Medular" que publiqué con el resto de mis 45 colaboradores.

Ya viste cómo sea animó la gente a contar Cuentos cuando convoqué el I Certamen de Cuentos Cortos que, por cierto, convocaré el II en Otoño.

Coincido contigo:Es mu diferente pensar que ver las ideas plasmadas en el papel. Yo también animo a los pacientes a escribir sobre su experiencia, poemas, historias de ficción o relatos de cualquier estilo.

Gracias por tus recomendaciones, Escritora.
¡Ah! Me encontré uno de tus Cuentos que regalé ayer a Laura y le hizo muy feliz. Gracias en su nombre.

Betty dijo...

Gracias a tí.
Más besos.

M Carmen Paramo Abad dijo...

Hola,para mi es más fácil escribir lo que siento que decirlo por boca, no sé si por timidez o porqué. Siempre me ha gustado más escuchar a los demás contarme sus problemas y aconsejar, si puedo,que expresar los míos, y no sólo ahora desde mi lesión, sino desde siempre.
Cuándo lloro prefiero hacerlo a solas para no hacer sufrir a los míos, y lo que siento lo pongo por escrito, así me desahogo, como la última vez que he ido a la revisión de neurocirugía, en la que me han dicho que en sus años de neurocirujana nunca había visto un tumor tan grande y puedo dar gracias a Dios de estar así, ya que mi lesión es muy alta (c1-c5)y podía haber quedado tetrapléjica y con problemas respiratorios...
Veis, ahora lo escribo que me es más fácil que expresar de viva voz lo que sentí en esos momentos, una mezcla de pena y algo de alegría de, porqué no decirlos, de estar así, de valerme en cierta forma por mí misma.
Un saludo
Carmen.

Afrontando la lesión medular dijo...

¡Qué bien, Carmen, que te hayas sumado al blog!

No sabes lo que me alegro de que hayas sido un caso excepcional y hayas corrido mejor suerte que otras personas en tu misma situación.

es frecuente que a la gente le cueste menos expresar sus sentimientos por escrito. En la historia de la literatura y, especialmente, la de mujeres, hay muchos Diarios. Por algo será.

Estoy segura que se sentirán muchos de los seguidores identificados contigo. Gracias por el seguimiento.