sábado, 6 de septiembre de 2014

Sobre la vejez y sus bondades (I)

"Hombre en la playa". Cecilio Pla y Gallardo


"El miedo a la vejez es peor que la vejez misma"
José Luis Sampedro

"Vivir es duro pero lo es menos si podemos configurar nuestro propio proyecto vital y continuamos dando sentido a nuestra vida hasta el último suspiro, teniendo la impresión de gobernarnos en lugar de ser objeto de otros"
Es importante envejecer con inteligencia, desdramatizar en la medida de lo posible y tener modelos, referentes, espejos en los que mirarnos"

Carmen Alborch

En una ocasión, dediqué una Entrada en el blog al envejecimiento y la lesión medular abordando tanto lo que era envejecer con lesión medular como contraer la lesión en la vejez.

Hoy quiero hablar del envejecimiento independientemente de la condición y de estar o no lesionado ya que todos estamos lesionados de un modo u otro y todos vamos teniendo pérdidas y "mermas" a medida que envejecemos.

Envejecemos como somos, por ello es tan importante encauzar nuestra vida del mejor modo posible lo que, salvando lo imprevisible, nos ayudará a mejor envejecer. La vejez no debe de ser una etapa de continuas lamentaciones y quejas de lo que no hicimos o fuimos sino una etapa para crecer y enriquecernos como personas y saber aprovechar nuestros dones. El Optimismo parece que es la mejor receta para envejecer bien y  disfrutar de las pequeñas cosas. Hubo otro libro que no puede encontrar pero que quería haber leído "El mundo de Alice" que es la bografía de Alice Sommer, el testimonio más longevo del holocausto y que falleció en 2013 y a la que dediqué una Entrada en el blog  (Ver Entrada : "Un canto a la esperanza y al optimismo" de 14 de Marzo de 2014) y que fue el optimismo lo que la salvó a pesar de lo que tuvo que afrontar. En la misma línea tenemos el mensaje de un film que seguro que todos conocéis : "la vida es bella".

"El bienestar requiere de cierto empeño porque las oportunidades no caen del cielo. Se necesita constancia, armonía entre mente y cuerpo, equilibrio, buen humor y capacidad de adaptación. Optimismo y perseverancia"

Rita Levi Motalcini

Hay dos lecturas que quiero recomendar que fueron mis compañeras de vacaciones :

"Los placeres de la edad" de Carmen Alborch y "Bailar con los ojos cerrados: Historias de felicidad más allá de los 70" de Cristina Hernández (Podéis ver la referencia en los enlaces recomendados en el margen derecho del blog)


4 comentarios:

Felipe dijo...

Creo que la vejez es el periodo de nuestras vidas que debemos de dedicar a erradicar nuestros miedos y apurar, con alegría, lo que nos va quedando de facultades.
Cumplida ya nuestra misión de sacar adelante a nuestra familia, misión desempeñada durante los cuarenta y tres años de trabajo responsable, es el momento de vivir con intensidad, siempre que no dañemos a nadie, y ofrecer la ayuda que necesiten y soliciten de nosotros nuestros familiares y amigos.
Total que, seguimos en las mismas, dispuestos a echar una mano a quien la necesite, incluso a nosotros mismos. Hasta que un buen día, con alegría y sin miedo, nos vayamos para el otro barrio, con la sensación de los deberes hechos.
Que la suerte (la buena) nos acompañe.

Afrontando la lesión medular dijo...

Si hay suerte y se vive sin "achaques" coincido contigo, Felipe, en que es la etapa de la vida en la que, una vez resuelto el tema de la crianza de los hijos y jubilados, se puede disfrutar plenamente.

No obstante observo a muchos mayores haciéndose cargo de los nietos y teniendo que apoyar económicamente a una generación en paro y o se tiene mucha reserva (ahorros) o poder adquisitivo o no hay quien pueda permitirse algunos respiros como los de viajar o vivir holgadamente. Es cierto que el dinero no hace la felicidad pero contribuye a la misma.

En cualquier caso, la alegría, como bien dices, debe de estar presente.

Anónimo dijo...

Creo que a veces la vejes la interpretamos mal, por ejemplo, cuando hablo con mi mamá, dice que ya no hace tanto como hacia algunos años atrás.

Creo que su mayor temor es no poder valerse de si misma cuando sea mayor y debido a sus enfermedades (diabetes y sus consecuencias) tenga que sufrir mucho o nos quite tiempo para atenderla.

También cree que si eso llegará nosotros no la atenderíamos y la veriamos como una carga.

También ella es la resuelve problemas de la familia, entonces trabaja y trabaja y trabaja.

Yo muchas veces le he dicho que ya no trabaje tanto, se que ama lo que hace pero a veces se le olvida que nosotros ya somos adultos (36 yo y 40 mi hermana) y que somos responsables de nosotras mismas.

A veces la obligo a salir, a que tenga amigas nuevas, que haga ejercicio y cosas como esas, pero le cuesta trabajo, pero sonríe y eso me gusta mucho.

Un factor importante son su nietos, los ama muchisimo, sobretodo a Poshué, así que ellos se encargan de sacarle sonrisas, o un coraje.

Creo que aun le falta disfrutar mucho, pero como buena madre esta al pendiente de nosotros.

Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Muy bello y lleno de sensibilidad tu comentario. Gracias por compartir y sigue animando a tu madre a que se cuide y piense un poco en ella misma.