jueves, 25 de junio de 2015

Madres (I)



Me enviaron esta columna de Leila Guerrero y no pude evitar compartirla con los seguidores del blog. Da igual la cultura o la forma de expresión artística. Todas son madres

¿Dónde estás? Leila Guerrero

"La veo. No sé cómo, pero la veo. Sobre el escenario, a dos metros de donde estoy, un hombre canta una canción que nunca escuché antes y, mientras siento que los pies se me contraen como garras oscuras, que las uñas se me hacen pedazos, la veo. Mi madre con veintiuno, con veintidós años, su pelo negro aferrado por una peineta de carey, sus piernas fabulosas, riendo en una plaza, riendo rodeada de palomas, riendo con sus anteojos pop de sol azules enormes, los pómulos iluminados por una luz de leche clara, mirándome a mí, de un año apenas, de dos. Mi madre que no sabe la vida que tiene por delante, la muerte que tiene por delante, los hijos que tiene por delante, mi madre en esa ciudad de la que se irá pronto y en la que no volverá a vivir jamás, joven, fuerte, feliz, mi madre que no sabe que décadas después llorará sobre los restos de comidas tristes, que tendrá una hija impiadosa, que vivirá rodeada de dragones. La veo -con su minifalda de lana de color violeta, con su abrigo largo, con sus botas altas- peinarme con delicadeza, decirme así es como se hace el pan, y así es como se teje una bufanda, y así es como se hacen las tortas, y así es como alguien se entretiene en los días del invierno, y así es como se hace un ojal, y así es como se levanta un ruedo, y así es como se pinta un banco de madera, y así es como se recogen hojas de la parra, y así es como se hace un dulce, y así es como dispone un ramo de jazmines, sin decirme nunca nada, nada importante (cómo se ama sin aniquilar, cómo se perdura sin cansancio), y entonces, sobre el escenario, el hombre termina de cantar y dice que escribió esa canción cuando aún no tenía hijos —“cuando aún no sabía cómo era la vida con ellos”—, y todos aplauden, y yo aplaudo para no gritar o para no morirme o las dos cosas".

Dejo aquí algunas muestras de maternidades y si alguien quiere aportar algunas de su favoritas, me las puede enviar y yo las publico.







Dejo el enlace que me pasó Fernando Luis Corral . Unas fotos de una belleza extraordinaria.

http://blog.mereveilleuse.com/12-photos-sublimes-dallaitement-pourquoi-se-cacher/

4 comentarios:

Fernando Luis Corral dijo...

Hace algunos días Ivette Ivens, una reputada fotógrafa, anunciaba la publicación de su libro de fotografías en el que ha retratado a mujeres amamantando a sus hijos. Cualquiera de sus fotos tiene un gusto exquisito y podría valer como imagen para la entrada que propones, aunque no sé si los derechos son abiertos. Te dejo el enlace:
https://www.facebook.com/IvetteIvensPhotography?fref=ts

Un saludo

Felipe dijo...

Todo el mundo ve en una madre con su hijo en el regazo como el arquetipo estético de la madre. Para mi el verdadero carácter de la madre, lo que realmente da fe de su grandeza, es la madre que renuncia a algo que está comiendo para cedérselo a su hijo que ya ha consumido su ración y que manifiesta que le ha gustado mucho. La que aguanta el sueño para preparar un disfraz que el niño tiene que llevar al día siguiente a la fiesta del colegio. La que se priva de comprar un vestido que le gusta para pagar las clases de inglés. La que aparentemente es estupida a los ojos de los demás y que lo único que le pasa es que su amor ha rebasado a su egoísmo. Una madre como la que yo tuve.
Un abrazo y mi respeto para todas esas madres que son madres.

Afrontando la lesión medular dijo...

Dedicaré otro Post a las madres esta vez para hablar de los diferentes roles y del paso de la mujer a lo largo de la historia.

¡Qué cierto es eso de que las madres lo damos todo por nuestros hijos!. Creo que los padres también. Gracias, Felipe.

Afrontando la lesión medular dijo...

Ya he visto el enlace que nos envías ¡ preciosas fotos!. Lo he pegado en el Post para que a los seguidores les sea más fácil acceder. Así da gusto. ¡Menudo lujo de seguidores tengo aportándome enlaces y sugerencias. En unos días dedicaré otro Post a las Madres.