sábado, 23 de enero de 2016

Color esperanza : "La enfermedad no podrá conmigo"



"Las ventanas se pueden abrir, cambiar el aire depende de tí"

Todas las personas que llevo viendo a lo largo de mis veintisiete años de profesión están dentro de lo que podríamos llamar "historias de superación".

No siempre es posible hablar de todas. Hace veintisiete años no existían los blogs, aunque si debería de haber tomado notas en un "bloc" de tantas historias que me sobrecogieron, muchas de lasa cuales quedaron en memoria para siempre.

Hoy traigo la historia de Nicolás aprovechando su frase textual para denominar la Entrada : "La enfermedad no podrá conmigo". es la historia de un paciente que actualemnete está ingresado en el Hospital. Cuando Nicolás ingresó solo podía comunicarse con algún dedo del pie. Fue algo que su mujer ya detectó en el hospital de origen, algo que los profesionales no habían percibido y algo que les parecía inaudito o que quiza´nunca habían visto. Durante tiempo permaneció así y sin poder abrir los ojos, prisionero en su propio cuerpo comportándose como un "Síndrome de Cautiverio" aunque no lo era.

http://www.filmaffinity.com/es/film632121.html

Con el tiempo amplió las estrategias de comunicación aunque no podía abrir los ojos.

Después de lograr abrir los ojos, empezó a usar un alfabeto para comunicarse con el medio y con la familia. A día de hoy puede hablar y es admirable su fortaleza y buen afrontamiento. Ahora que ya puede hablar y que la comunicación se hace más fácil, hacemos balance de lo pasado y es cuando ya me puede contar su secreto para no haberse hundido y tirado la toalla :

"que la desesperanza no se apodere de uno y luchar por vencer la "enfermedad" y que ésta no le venza a uno".

Una vez más, la vida nos da lecciones, a los pacientes, a sus familias y a los profesionales que trabajamos con ellos.

Para cerrar recordé esta canción : "Color esperanza" en la voz de Diego Torres.https://www.youtube.com/watch?v=na8oYEo0-yU

8 comentarios:

Francisco J. Peña dijo...

Ufff, el no poder comunicarse.
Los casi seis meses estuve en las dos UVI¨s, 97 días en Toledo, fueron con cánula de globo.
Para mi padre y para el personal, era un suplicio entenderme vocalizando. Mi padre por su edad, y al personal, por mi ceceo andaluz.
Un día Claudia se "jartó" y me vació globo, así hablé por primera vez en cuatro meses, lloré.
Un saludo.

Sonriman dijo...

Buenas y sonrientes noches.
El poder comunicarte y ser entendido es un mundo en circunstancias normales, pero si ya le añades una lesión quejo impide más, es agobiante. Pero esos momentos te hacen dar y dar vueltas a como hacerte entender, yo estuve en u.c.i. tres meses en varios sitios, y la comunicación era por chasquidos de dedos o boca. Este ultimo me desagradan pero no había forma y si lo practicas con un gesto una mirada se puede comunicar con alguien y ser entendido, cuesta pero se llega a conseguir.
El no cesar en el empeño a veces hace conseguir muchas cosas, no TODAS , pero si más fe las que uno cree. Una inmensa sonrisa aaaaa sonríman Manuel. A todos.

Cresssss dijo...

Desde hace casi cinco meses que llegué de acompañante de lesionado medular empecé a ver como son de valientes todos ellos,...

Felipe dijo...

El mismo día que trasladaron a mi hija desde la UCI a planta le pusieron un tapón en la traqueostomía y pudimos volver a oír su voz, la de toda la vida, después de un mes de comunicarnos con ayuda de un abecedario escrito en una cartulina. Lloramos todos. Fue la primera alegría en mucho tiempo.

Afrontando la lesión medular dijo...

Pues sí, Fran, las dos cosas con las que he visto llorar de emoción a más gente es con volver a oir la voz tanto si es el paciente como si es por parte de los familiares y ponerse de pie en el standing.

No solo se pasa mal sino que algunos tiene anécdotas curiosas de esta etapa en la que nadie le entendía lo que quería decir.recuerdo a Elena Prous contarme que la familia no entendía su petición de que "le rascaran" y le decían : "Si, hija, si, te queremos mucho" y cuando por fín pudo hablar ella les dijo : "Que ya se que me queríais mucho pero yo pedía desesperadamente que me rascárais".

Afrontando la lesión medular dijo...

La verdad, Manuel, que ebe ser muy duro que los demás (familiares y profesionales) interpretemos torpemente lo que queréis decir sin poder matizar y expresar lo que de verdad importa debe ser una prueba muy difícil que solo se supera con cariño y con buenas dosis de paciencia.

Afrontando la lesión medular dijo...

Coraje, lucha, paciencia, esperanza.... Una sola palabra define esto : "Resiliencia".

Gracias, Cressss.

Afrontando la lesión medular dijo...

Creo que nadie olvida cosas así, Felipe. A partir de ahí, todo fueron pequeños pasos que gracias a la confianza puesta en la rehabilitación y a la esperanza, condujeron a vuestra hija a una muy aceptable recuperación. Aún así,todos crecísteis como personas.