viernes, 31 de mayo de 2013

Días de Reflexión

La Granja de San Ildefonso
He hecho un alto en el camino y una parada en el blog para tomarme dos días de descanso y reflexión. Para dejarme atrapar por la naturaleza y sus sonidos, el aire fresco y renovado y poder volver con ganas de continuar con la tarea cotidiana y con el blog.

Me parece que no debía guardarme para mí la belleza y satisfacción de lo disfrutado. Por ello, quiero hablaros de lo visto y recomendaros a quien no haya tenido la oportunidad de visitarlo, que lo haga.

Como podéis ver, me he acercado a conocer "EL Real Sitio de la Granja de San Ildefonso" que aunque muy cercano de Toledo y de Madrid aún no había encontrado el momento de visitar. La Granja acaba de ser declarada "Reserva de la Biosfera" por la Unesco. Daba la casualidad que ayer, debido a la festividad de San Fernando, se exhibía el espectáculo completo de las Ocho Fuentes de los Jardines del Palacio. La exhibición solo se repite el 25 de Julio y el 25 de Agosto. La armonía y el sonido del agua son indescriptibles.

El pueblo es pequeño y acogedor. Mañana y el domingo dos de Junio se celebra el Mercado Barroco. Al llegar me recibió una lluvia torrencial y una temperatura casi invernal con un olor a leña de lo más acogedor.

Desde el pueblo se divisa toda la Sierra de Guadarrama donde aún se podían ver algunas estribaciones nevadas.

Pero lo que, como es habitual en mí, más disfruté fue del sonido de los pájaros (cuco, carbonero, arrendajo, lavandera amarilla, entre otros) y de los centenarios árboles (haya roja , secuoya, cedro del Hinalaya). Al oir los pájaros, me acordé de Luis, de Sonseca, que no se si nos seguirá leyendo.

También me acordé de Ramon Bayes de la mano de quien descubrí las lobelias. esas maravillosas flores diminutas azuladas y moradas que también abundan en los Jardines del Palacio.

Haya roja

Secuoya
Creo que a todos nos viene bien cambiar de aires pues cuando uno regresa, valora más su terruño, su casa, sus costumbres, sus seres queridos.

Pensando en el cambio y el miedo que a veces nos produce introducir cambios en nuestra vida me acordé de este libro : "Quién se ha llevado mi queso" de Johnson, S (2001), Barcelona, del que dejo aquí algunos fragmentos :

"Haw siguió pensando en lo que podía ganar en lugar de detenerse a pensar en lo que perdía.


Se preguntó por qué siempre le había parecido que un cambio le conduciría a algo peor. Ahora se daba cuenta de que el cambio podía conducir a algo mejor.

"¿Por qué no me di cuenta antes?", se preguntó a sí mismo.

Ahora se daba cuenta de que era natural que el cambio se produjese continuamente, tanto si uno lo espera como si no. El cambio sólo le sorprende a uno si no lo espera ni cuenta con él.

Hay que permanecer atento para detectar cuándo empiezan los pequeños cambios y estar así mejor preparado para el gran cambio que puede llegar a producirse.Conocía ahora la necesidad de adaptarse con mayor rapidez, pues si uno no se adapta a tiempo, es muy posible que ya no pueda hacerlo.

Debía admitir que el mayor inhibidor del cambio se encuentra dentro de uno mismo, y que nada puede mejorar mientras no cambie uno mismo."

Dejo el enlace que nos sugiere "La Chica del Jardín"sobre el "Video-Libro Quién se ha llevado mi queso" http://www.youtube.com/watch?v=2Cmwbi5O3Rg&feature=youtu.be

Dejo también un PDF sobre el Libro  ya que el tema creo que va a interesar. http://www.marceloroffe.com/motivando/quien_se_ha_llevado_mi_queso.pdf





8 comentarios:

"La Chica del Jardín" dijo...

El vídeo: http://youtu.be/2Cmwbi5O3Rg

Lo vi hace mucho tiempo en un curso para profes, me encantó. Desde que lo vi por primera vez, me hizo pensar, me hizo ver que en el cambio está la virtud.

Hoy... lo tengo mucho más claro, la experiencia que vivo día a día en el hospital me muestra cómo es necesario cambiar. El "afrontamiento" de la lesión, por parte del lesionado y de la familia, lleva consigo un cambio radical en el modo de ver la vida, uno ya no se para en nimiedades, disfruta del instante, de las pequeñas cosas, de ser uno mismo, de...

Hace años, más o menos cuando contaba con tan solo 23 añitos, noté que tenía que cambiar, mi timidez me comía y en aquel momento decidí comérmela yo a ella, el resultado fue muy positivo, tiene mucho que ver con lo que conocéis.

El hospital y la lesión de Manuel, nos han hecho cambiar y mucho,nos ha enseñado a querernos más a nosotros mismos, entre nosotros y a nuestros compañeros de fatigas (lesionados, familiares, profesionales...). Nos ha enseñado a valorar nuestro YO (complejo compendio de nuestro YO antiguo y el actual).

La Granja es maravillosa, ¡la he disfrutado tantas veces! en la infancia, adolescencia, madurez... Ya de profe, hemos ido con alumnos, profesores... ¡Qué guay! Mª Ángeles, me alegro de que hayas podido cambiar de aires y disfrutar de este maravilloso lugar (creo que también hacen una escenificación de "Las Crónicas de Narnia", nuestros alumnos asistieron el curso pasado)

Besos naranjas y abrazos frikkis

Luis (Sonseca) dijo...

Hola María Ángeles. Soy Luis ;). Claro que sigo leyendo el blog, me encanta. Dicho esto me alegro mucho el cambio de aires y me has dado una buena idea para visitar esa granja, no conocía de su existencia. Te tengo que contar cuando te vea la cantidad de pájaros que tengo controlados, en el jardín de casa tenemos un nido de mirlo con 4 huevos! Cantan incluso mejor que los ruiseñores. En la finca que te comente tengo ya controladas una pareja de Águilas reales y docenas de buitres, también tengo controlado al gran duque (búho real) y muchas más especies. Un día si llega el verano organizamos una merienda. ;). Besos y gracias por ayudar a las personas.

Afrontando la lesión medular dijo...

Estar abiertos a cambiar es necesario. No se puede quedar uno anclado en enfoques rígidos. Supongo que en tu campo, el de la educación, lo has comprobado. Yo, en el mío, en mi relación con el paciente, he ido adaptando mi enfoque y formación al puesto de trabajo y, lo que es más importante, dejándome enseñar y sorprender por el lesionado y por su familia . Esta ha sido la mayor ganancia, lo que da "brillo" a mi trabajo.

Si lo que vemos en tí, "Chica" es el resultado de ese cambio que hiciste a tus 23 añitos, lo hiciste bien, créeme, el cambió compensó con creces.

Gracias por el enlace que he colgado en el Post así como un PDF de ointerés.

Afrontando la lesión medular dijo...

Fue hablar de pájaros y asomar Luis. Está claro que los pájaros son tu fuerte.

A mí me gusta mudho el armónico canto de los mirlos que tengo la oportunidad de oir todas la mañanas. El ruiseñor, también precoso, no es tan fácil de oir, se esconde en lugares más estratégicos. Aquí, en Toledo, se lo escucha en "La Senda Ecológica", una Ruta que merece la pena.

Os gustará La Granja, no dejéis de visitarla.

Más que ayudar a las personas, me intereso por las personas y ese interés y entrega en mi trabajo es lo que resulta beneficioso. Si algún día lo perdiera, creo que ya no valdría la pena seguir trabajando.

Espero poder conocer tu avistamiento de aves. Un beso para Eva y el pequeñín.

Felipe dijo...

Ya te estábamos echando de menos, Mariángeles. Espero que este pequeño descanso te haya sentado bien.
La visión de los mares de lava de la isla de Lanzarote me ha hecho pensar en las fuerzas inimaginables que dieron lugar a que salieran, de lo más profundo, millones y millones de toneladas de una variedad enorme de materiales ocultos por una superficie aparentemente anodina.
No me he podido sustraer a la idea que la lesión medular es también una fuerza emergente que hace aflorar multitud de potencialidades ocultas que no hubiésemos podido ni imaginar su existencia.
La erupción que se produce en afectados directamente y familiares da formas totalmente diferentes a lo que éramos con anterioridad.
La Granja me encantó cuando la vi hace años.
Abrazos canarios.

Afrontando la lesión medular dijo...

Comparto contigo, Felipe, la asociación de esa fuerza de la tierra con la fuerza de la lesión que hace aflorar potencialidades desconocidas.

He vivido tan intensamente estos dos días que me han valido por veinte.

Veo que no no te pierdes nada. Ya ves, tú, estando más lejos, has conocido La Granja y Luis, estando tan cerca, ni sabía de su existencia. Lo malo de este último reconocimiento de la Unesco es que ahora se va a masificar. Espero que no la comercialicen demasiado y acaben con su belleza, su silencio y su encanto.

Abrazos peninsulares o godos, como dicen los canarios. ¡Qué sigáis disfrutando de la belleza insular de esas islas privilegiadas!.

Anónimo dijo...

Que emoción, ya ves, hasta puedo conocer lugares increíbles por medio del blog. Gracias!

Debo admitir que cuando leí el libro, lo hice porque en la escuela me lo dejaron analizar, sinceramente en ese momento no le tome mucha importancia, pero después que lo leí nuevamente, me di cuenta de lo importancia de la frace "Cuanto mas importante el queso es para ti, tanto mas deseas conservarlo" y eso lo veo mas cuando hablo de personas, hay personas que son muy importantes para mi, pero el conservarlas implica grandes esfuerzos, porque conforme pasa el tiempo, evolucionamos, por edad o por circunstancias, pero al final son ellos, las personas importantes. Pero también hay que aceptar que algunas se van, por circunstancias o por eventos, y entonces también hay que aceptar, el esfuerzo por conservar o perder creo que es el mismo ambas cosas no son fáciles.
Un buen libro.

Afrontando la lesión medular dijo...

Creo que es un libro que no pasa de moda. Las enseñanzas que recoge se adaptan a todas la situaciones y décadas.

Creo que aquí encaja la frase de "El Principito" de Antoine de Saint Exupery : "El tiempo que perdiste con tu rosa, hace que tu rosa sea importante".