martes, 7 de mayo de 2013

Los vecinos indiscretos



Cuando se contrae una lesión medular, el teléfono del familiar más cercano y otros allegados, no deja de sonar. El familiar se encuentra desbordado repitiendo la misma historia sin cesar y las preguntas se suceden al otro lado del auricular : ¿Cómo está, ya anda? ; ¿Cómo está, ya mueve?; ¿Cómo está, conoce, habla?; ¿Qué te han dicho los médicos?, así una y otra vez. Después de un largo día, al llegar a casa, a menos que se desconecte el móvil, éste no deja de sonar. El móvil, hasta hace unos años inexistente, puede empezar a resultar incómodo y más que una ayuda para no estar aislado, un suplicio.

Las preguntas suelen ir dirigidas al paciente y son pocas las personas que tienen el detalle de preguntarle al familiar cómo está él.

Esta rutina se repite al principio. Un buen día, el teléfono, como si de un grifo que gotea se tratara, va dejando poco a poco de sonar y ya solo quedan los más íntimos, los menos curiosos., los de verdad, los que le quieren a uno.

Se echan en falta algunas personas que se retiraron por miedo, por cansancio, porque no eran verdaderos amigos y solo estaban para las "maduras" y no para las "duras".

Pasa lo mismo con las visitas. Al principio acuden en tropel.Ya hablé de esto en el blog (ver "Cuándo se irán las visitas", Abril 2012). Se llegan, incluso, a fletar autobuses para ver al lesionado y hay que hacer turnos y cuadrantes para dosificarlas. Poco a poco, algunas dejan de interesarse y de ellas nunca más se supo.

Cuando los familiares empiezan a permitirse volver a su entorno, algunos, para evitar encuentros no deseados, suelen programar la llegada a horas intempestivas o no avisan que van. Han llegado a contarme familiares que no dan la luz de noche para no ser detectados o entran por el garaje. Les resulta duro enfrentarse a la gente, a las preguntas. Llevan un cometido y en ocasiones no lo pueden realizar por falta de tiempo.

Cuando se inician las primera visistas por parte del paciente, la avalancha, si no se prevee, suele ser más perjudicial que beneficiosa. Algnas personas saben estar y "hacer la visita" pero otras son muy inoportunas y no saben irse o llegan a horas inadecuadas para el paciente-familia (comidas, sondaje, aseo, descanso).

Un paciente que ya lleva saliendo todos los fines de semana a casa y que permanece ingresado, comentaba su hija que no le agradaba el trato discriminatorio (aunque sea con "buena fe") de los vecinos, los cuales lo siguen tratando de forma especial y prefuntándole cada fin de semana : "¿Como estás?".

Dejo este maravilloso enlace que no regala Macgo con Macaco  : "Lo importante es soñar " : HAZTE DONANTE DE ESPERANZA http://vimeo.com/54275902

Yo os regalo otro enlace de Macaco "Mundo Roto"http://www.youtube.com/watch?v=O8hEpKqJUPw NO DEJES QUE ESTE MUNDO ROTO ESTROPEE TU SONRISA

Dejo otro enlace que nos proporciona Ch que completa la trilogía : "Puerto Presente" por Macaco y Fito http://vimeo.com/40958192

Ya que se ha hablado tanto de Amigos(as, dejoel enlace a una presntación que yo he usado a la que le añadiré la música cuando consiga loxalizarla. http://www.slideshare.net/mirna_zoff/para-mis-amigas-mujeres

27 comentarios:

María Asturias dijo...

Es como dices va fluyendo, o se cierra el goteo, las llamadas se espacian, y estoy más que de acuerdo en que hay que saber ser visitas, más de alguna vez nos toca, y considerar, que si llegamos como estampida, seremos más inoportunos que oportunos; pienso que así como al enfermo, también hay que animar y ayudar cuidando del que le cuida, que también tiene su tarea, muchas incansable, un fuerte abrazo

Afrontando la lesión medular dijo...

Cuando se inician las primeras salidas a casa, los familiares acusan un gran cansancio debido a la gran cantidad de personas que tienen que atender. La situación, en ocasiones, les desborda y añoran, paradójicamente, regresar al Hospital para descansar.

Depende de si el entorno es rural o urbano o de si el paciente es una persona muy conocida y "querida" el comportamiento de las visitas.

macgo dijo...

Mi caso ha sido un poco especial. Al no ir a vivir a mi domicilio habitual, no he tenido que ver a esos que se llaman vecinos y que en casi nueve meses no se han molestado en preguntar por Teresa o por mí. En Salamanca he tenido mucho contacto con amigos y en esos encuentros yo no he sido el centro absoluto sino que la gente se ha preocupado mucho por ella. Sí he notado un mayor grado de afectividad en los encuentros. Abrazos, besos de esos cálidos y con sentimiento y fuerte carga emocional,agarrar una mano,... me han transmitido la alegría que tienen de volverme a ver vivo. Lo demás no importa.
Es cierto que mucha gente te desea que sigas recuperando. No me molesta. Yo tampoco sabía en qué consistía una lesión medular y no me molesta explicar lo que es y su evolución. Es una manera de dejar claras las reglas del juego a partir de ahora.
Y por último dos casos. Uno que no se cortó nada más que en preguntar qué pasó, cómo, dónde,... Se termina la conversación y punto. Y el de una compañera que ha sufrido una mielitis mientras yo me recuperaba y que usa su lesión haciéndose pasar como una víctima digna de conmiseración y lástima.Así le va. No sabe que ese papel no lo puede coger ella. Ya se encarga la gente de dárselo en el reparto. Hay que pelear por nuestros derechos pero no desde el papel de víctima sino de persona con una cierta discapacidad.
Feliz día.

macgo dijo...

Mi regalo de hoy. Emocionante y solidario. Cada vez que se vea se dona una cantidad a la Fundación.
http://vimeo.com/54275902
Difundirlo .

Afrontando la lesión medular dijo...

Es verdad, Macgo, que no todo el mundo reacciona igual y que hay lesionados y familiares que se "quejan" poco y entienden que si ellos estuvieran del otro lado tampoco sabrían cómo comportarse o qué decir, por lo que entienden a los "curiosos, inseguros, indecisos o indiscretos observadores".

También es verdad que a algunos les gusta mucho el victivismo. Mal camino toman adoptando, como dices, el pepel de enfermo.

Me ha gustado esa expresión que has usado: "Me han transmitido la alegría de verme VIVO, lo demás no importa".

Me alegro que recibas esos cálidos abrazos y calor en los encuentros. Veo que no eres mirado con lástima sino, al contrario, con admiración.

¡Eres un privilegiado!. Te voy a tener que apodar "EL PRIVI", como se apodara un l.m. hace años.

Anónimo dijo...

Bueno, desde fuera, a veces uno no sabe como atinar, se habla de no saber irse, en nuestro caso es que a veces sabiamos que el lm estaría solo y aprovechabamos, tambien de dejar de llamar, a veces el lm o enfermo no quiere seguir con eso, o puede ser que como en nuestro caso, intentes que una vez fuera del HNP siga con su vida lo más normalizada posible, de tal forma que si quedamos, pues quedamos, y sino, es porque no tiene la necesidad de quedar, no sé si me explico.
A veces, uno no sabe muy bien donde está su lugar a partir de la salida del hospital, puesto que el lm tiene que empezar una rutina de vida, normailizarla de nuevo, es complicado tomar el pulso de tu lugar correcto.
S.

Afrontando la lesión medular dijo...

Creo es prudente quedar en la retaguardia por si el l.m. lo necesita, os necesita. En muchos casos, y, en tu caso, en particular, la vida del l.m. ha pegado un giro casi de 360º aunque a veces no guste reconocerlo y es verdad que uno no sabe si se pasa o no llega. Vosotros, no obstante, sois quiénes mejor lo conocéis así que sabréis de su estilo, gustos, necesidades de estar solo o acompañado, de juerga, de compartir o no. Lo que a ellos les molesta es la "mirada diferente" y el exceso de protección, la lástima o pena.

No se si te respondí. Gracias, S.

Se te echaba de menos.

Felipe dijo...

Es cierto que, algunas veces, llega a cansar el gran número de llamadas o de visitas. pero también lo es que se agradece mucho esa avalancha de solidaridad y de cariño que se trasmite en la mayor parte de estas consultas..
A mi, como familiar de un lesionado medular, las llamadas y el contenido de ellas me han descubierto cuanto cariño ha despertado mi hija y en cuanta gente. Nunca imaginé encontrar tanto interés en el seguimiento de su mejoría , seis meses después de producirse la lesión.

Felip dijo...

Después del anterior comentario he encontrado este texto de Saramago.
Definición de hijo por:
José Saramago, premio nobel de literatura:
"Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje.Sí. ¡Eso es!Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado.¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo... EL MAS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias.Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos. " JOSE SARAMAGO

Anónimo dijo...

Estoy en la sombra ;) pero no dejo de leer el blog, que me encanta y me aporta mucho. Gracias, en algunas entradas, poco puedo aportar, por desconocimiento normalmente.
Aprovecho para hablar de los amigos y los "AMIGOS", esos que hacen mucho ruido cuando están pero desaparecen a la primera de cambio, son "AMIGOS", pero los amigos, los de verdad, están, y están para quedarse, esos son los que cuentan, el resto, pues pasa lo dicho, visita de rigor, y llamada pero luego ni aportan ni ayudan, de esos he visto alguno en este tiempo.
Y de otros, he podido ver en su comportamiento con mi amigo lm, como se comportan, como actuan y como ayudan, de esos, estoy muy orgullosa de que tambien sean amigos mios, porque sé que esos si valen la pena, y por suerte los tengo tambien a mi lado.
S.

Afrontando la lesión medular dijo...

Me alegra, Felipe, que en tu/vuestro caso, las visitas hayan sido auténticos "tesoros" que debéis de cuidar porque os dan más que os incomodan.

He visto "turnarse" a vuestros seres más allegados para permitiros un pequeño respiro o por necesidad imperiosa cuando os teníais que marchar. A esas personas, no las considero "visitas" sino otros ángeles de compañía.

La educación también favorece el saber estar.

Saberse querido es muy importante y un gran acicate durante la rehabilitación.

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias Felipe por el texto de Saramago. ¡Qué iba a ser de mí sin estos seguidores/buscadores que bucéais en las aguas que haga falta para enriquecer este blog.

Veo que encontráis otros "tesoros" escondidos.

Betty dijo...

Creo que hay dos tipos de visitas. Las íntimas, familiares y amigos más allegados, que normalmente acompañan y hacen mucho bien. La gente de confianza suele preguntar cuando es buen momento, o uno se puede permitir el lujo de decir que está cansado si no se tiene el ánimo para tertulia.

Luego están las visitas de vecinos, familiares menos allegados, o amigos relativos.
Hay veces que las visitas se convierten en una pasarela. Conozco expertos en estar en el ojo del huracán para poder contar que lo han vivido de cerca, sobre todo si es una tragedia. Luego se diluyen y desaparecen arrimándose a otra víctima de su afán de protagonismo y victimismo. También hay imprudentes que aparecen en momentos inoportunos y horas de descanso.

Siempre me ha llamado la atención la actitud de vecinos y familiares en las películas americanas. En visitas y funerales aparecen siempre con comida (Es una forma de ayudar y no dar trabajo). En el libro de brújulas, también aparece una persona importante que se ofrece para cuidar a las niñas, lo hace, sin preguntar ni pedir nada a cambio. En este país las visitas, esperan la cerveza o la coca cola, la conversación… Es el visitado el que atiende a la visita, se supone que uno está enfermo, convaleciente…Si se acumulan visitas a veces incluso el visitado se vuelve invisible y se pierde entre las conversaciones animadas. Creo que tenemos mucho que aprender. Nos preguntamos ¿Cuál es la misión de una visita?¿Hago bien a esa persona o me o hago a mi mismo? ¿Es el momento? ¿Qué pretendo? ¿Necesita ayuda, compañía, descanso?

La mejor visita:
-Hola. Vine a darte un beso. Sólo me quedaré si puedo serte útil o hacerte feliz un rato, sino, hasta mañana. Repetir a diario.

Me encanta Macaco. difundido ya el enlace.

Este es un buen lugar para visitar diariamente. Feliz visita y un beso.

Afrontando la lesión medular dijo...

De nuevo, Betty, nos deleitas con tus palabras. Muy bien diferenciado los tipos de "amigos" y de "visitas".

Recuerdo siempre al amigo de un paciente que cuando fue dado de alta, el no lo visitó, algo que al l.m. le extrañó. Este amigo se quedó en la retaguardia para cuando el goteo de visitantes se parara y quedara solo (algo que sabía que sucedería). Entonces, el empezó a visitarlo diariamente, NUNCA falla.

Una maravilla Macaco y su "Lo importante es soñar". Yo he colgado otro enlace de Macaco ( a mí me encantan) : "No dejes que este mundo roto te estropee la sonrisa". Lo colgaré también en el Post en el que comentamos el Libro de Albert a propósito de las sonrisas.

¡Ah! El beneficio de esta "Ventana" es recíproco. Gracias por asomarte y no dejar que se cierre.

Afrontando la lesión medular dijo...

Perdón, S, no se publicó la respuesta a tu segundo comentario. Podríamos diferenciar los amigos escribiéndolos con minúscula y con MAYÚSCULAS.

Me alegra saber que quedan esos buenos amigos, los que compruebas que están ahí desinteresadamente, para los momentos buenos y para los malos.

Me alegro de que nos acompañes aunque estés silenciosa.

Yo hoy te invito a compartir los dos videoclips de Macaco. ¡Cuánto me gustaría que pudiéramos cantarlos juntos todos los seguidores del blog!.

Afrontando la lesión medular dijo...

Mil gracias, Macgo por ese "canto de esperanza" de Macaco que nos has descubierto. Yo he colgado otro que seguro que también te gusta aunque, quizá, ya lo conozcas.

Ch. dijo...

El tiempo... Incansable en su transitar nunca se detiene, mantiene su ritmo constante, avasallador. Conoce su poderío, no nos permite pararnos a disfrutar las mieles que la vida nos pone por delante ni a sacarnos la china del zapato que nos hace herida. Sin embargo nosotros tenemos lo que nos hace fuertes frente a él: pensamos, sentimos, queremos... y compartimos.

De nosotros depende que seamos capaces de disfrutar de las flores de la cuneta, beber de todas las fuentes, acariciar los campos de cereales, sentarnos a la sombra de un árbol y un larguísimo etcétera. Pero... toda la belleza, sabiduría, aprendizaje o descanso se multiplican por mil cuando te sientes acompañado/a.

Mi madre va a cumplir 15 años que un ictus "le dejó" una hemiplejia, es dependiente para muchas actividades cotidianas. Aprendimos a base de decepciones a quiénes teníamos a nuestro lado. Y crecimos. De otra manera, eso sí.

Completo la trilogía:
http://www.youtube.com/watch?v=jHDEn3y02EQ

Beso presente. Y aquí a tu lao

PS: Mª Ángeles, te mandé un email a la dirección que aparece en esta página. Temo que cometí un error.

Mamisol dijo...

Auténtico reflejo de la realidad. Cuando alguien está enfermo, durante los primeros días todos estamos pendientes, llamamos, visitamos, pero según va pasando el tiempo creemos que el enfermo, como por arte de magia, se ha curado.

Si es verdad que preguntamos por el enfermo y no solemos preguntar por el familiar, decirle un ¿tú cómo lo llevas? ¿cómo te sientes? dime ¿qué necesitas? ¿qué puedo hacer por ti?.

Yo tengo la suerte de conocer a la “Chica del Jardín” y os puedo asegurar que desde hace seis meses que tiene a su “amor” enfermo todos todos todos los días hablamos, jamás ha declinado una llamada ni ha dicho no me apetece hablar, aún en los peores momentos, que los ha habido. Me consta que somos más de uno que todos los días hablamos con ella y no se cansa, no oyes jamás una voz de resignación; es cierto que hay días mejores y peores (aunque afortunadamente últimamente todos son buenos) Me parece admirable.

Tienes razón que los amigos son los que están en las maduras, y desgraciadamente se pueden contar con los dedos de una mano ¡qué pena! No nos damos cuenta que cuando hay una situación digamos “complicada” con un amigo, es cuando más se aprende, más se le conoce ya que los sentimientos y la necesidad de expresarlos surgen.

Aconsejo a todos los que tengan amigos con familiares enfermos o amigos enfermos, que se acerquen a ellos, sin agobiar, dejando un espacio pero que lo hagan, es una experiencia de compartir y de amor que merece la pena.

En cuanto al video de Macaco, creo que es una de canciones más bonitas y emotivas que he escuchado últimamente. En alguna entrada he estado tentada de colgarla, pero no se muy bien porque no lo he hecho.

Buenas noches a todos y aunque sea repetitivo, gracias Mª Ángeles por tu esfuerzo diario de tenernos conectados a este gran grupo de amigos virtuales.

Betty dijo...

Preciosa también Mª Ángeles. Mi preferida “Mensajes del agua”
Comienza:
Y que le voy a hacer si yo, amo lo diminuto…

Sigue:
Y es que gota sobre gota somos olas que hacen mares.
gotas diferentes pero gotas todas iguales.

Continua:
Somos una marea de gente todos diferentes remando al mismo compas

Y que le voy a hacer si yo, perdí las gotas de tu llanto.
de tus gotas me inunde, transparencias en mi sed, soñé torrenciales de amor y fe.
Como lluvia de primavera borrando grietas igualando mareas
y es que gota sobre gota somos olas que hace mares
gotas diferentes pero gotas todas iguales

Besos y sueños de pleamar.

La chica del jardín irradia optimismo y amor por los cuatro costados. Mucha energía naranja.

"La chica del jardín" dijo...

Visitas... Llamadas...

Qué decir de ello? en fin, yo tengo muy buen carácter y a pesar de todo suelo coger el móvil o el fijo, incluso llamo a aquellos que me dejan mensaje que merecen la pena.

Yo, como familiar, la verdad es que no tengo mucho problema en descolgar el teléfono, e intento poner buena cara siempre que nos visitan.

Hemos tenido visitas de todo tipo, algunas más por mi, que incluso sin conocer a Manuel, han venido con presentes para él. Aún recuerdo el día que 4 antiguas alumnas se presentaron en el hospital, con "chuches" para Manuel y para mi, incluidas dos piruletas de colores ¡Qué lujo! cada una desde un punto se presentaron para achucharnos y darnos un poco de su juventud y su alegría (soy "mami frikki" para ellas, los mensajes que me mandan al whatsapp me hacen llorar de emoción, con su escasa edad tienen la madurez suficiente para hacer que me emocione cada día)

El pasado 1 de Mayo, se presentaron en el hospital alumnos a los que doy clase en la actualidad, ¡qué pasada! Manuel está impresionado con el cariño que recibe.

La visita más especial y esperada, la de su madre, varios meses luchando entre la vida y la muerte y... Por fin vino a verlo, ¿qué esperaba encontrar? ¿por qué tenía miedo a verlo? Hemos toreado en mayores plazas el resto de la familia (propia y política) y a nadie le daba miedo saber, ver, mirar, abrazar,... a Manuel

A mi la gente me mima, tengo suerte, empezando por Manuel y acabando por... Me he sentido arropada y querida, bien es verdad que ves los que no están, pero al mismo tiempo descubres a los AMIGOS de verdad, a los que siempre siguen a tu lado y descubre a otros que no sabías que estaban. Nos sentimos bien, arropados y mimados por gente variopinta, los de antes y ¡qué decir de los nuevos! ALUCINANTE, ambos estamos encontrando nuevos amigos que nos aprecian y nos quieren, y lo mejor de todo, ni son pesados, ni molestan y saben estar en una visita...

El hospital nos está cambiando, esta misma tarde Manuel me lo decía, está empezando a quererse y eso incluye ser querido por personas que ni te imaginabas.

Nuestros "Ángeles" están en el hospital y fuera, es un lujo, creo que en esta experiencia estamos aprendiendo mucho de las personas que nos rodean y eso "mola mazo" (como dirían los adolescentes).

Los vecinos preguntan, pero los veo poco, no tengo tiempo, algunos muestran su apoyo y te lo ofrecen, otros...

Creo que cuando Manuel aparezca por el barrio, será complicado llegar a casa, este barrio es como un pueblo en donde todos nos conocemos y todos me preguntan por él y algunos por mí, pero...

Mis compis del cole, preguntan primero por él y luego por mí, no puedo quejarme. Los alumnos primero por mí y luego por él, no le conocen. Me muestran su apoyo y cariño in situ o en las redes sociales, o por mail... No sabía lo que significaba para ellos el hecho de estar fuera por una larga temporada, me gusta mucho y me emociono cada vez que los veo (incluso estoy invitada a la cena de graduación de este año en el que a penas los he disfrutado)

Vecinos, visitas, familia, amigos, AMIGOS... mejor que estén aunque a veces nos saturen, pero ¿qué tendríamos si no? El ser humano me apasiona y no hay ninguno del que no se saque una enseñanza (buena, mala o regular)

Manuel agradece las visitas aunque a veces quiera quedarse conmigo a solas, pero... Somos seres sociales y necesitamos de nuestro "círculo de confianza" para continuar nuestro camino...

Besos mil

"La chica del jardín" dijo...

Mamisol, Betty, Macgo... qué puedo decir de vuestros regalos, vídeos, canciones, letras, comentarios... me llenan de satisfacción. AMIGOS ONLINE ¡Qué guay! sin apenas conocernos algunos sabemos más de los otros que los que creen que nos conocen.

Los AMIGOS de la lista de Betty, sabemos que estarán siempre

Mª Ángeles, gracias por hacer de vínculo entre nosotros y a ti gracias por estar y ser como eres, una "joya", un "ángel", una "AMIGA", "nuestra Chica"... ERES ESPECIAL, TE QUEREMOS...

Afrontando la lesión medular dijo...

Uff! A ver si puedo contestaros a todos.

Ch; siento lo de tu madre pero almenos te tiene a tí que res especial. Disfruta todo lo que puedas de ella pues otros ya la perdimos. Si está bien cognitivamente, se hará más llevadero.

Es verdad que una gran parte depende de nosotros en la vida, otra no. Gracias por todo lo que sugieres para disfrutar : ¡DISFRUTEMOS!.

No se a qué te refieres con el correo que me has enviado. Entiendo que te refieresa al correo del blog pero no he recibido un correo tuyo que yo sepa.

Por si hablamos de otro, el correo del blog es :

afrontandolesionmedular@gmail.com

Gracias por el otro enlace de Macaco que ya está colgado.

Afrontando la lesión medular dijo...

Hoy te has "despachado" pero bien, Mamisol.

Uno se siente bien cuando hace el bien. Estar cerca de quien lo necesita y acompañar es una experiencia muy gratificante, estoy de acuerdo contigo.

No pensé que este Post fuera a traer tanta cola y no le veo el final. Estamos sacando cosas muy interesantes y cada vez os vaís animando más. Yo os he puesto en contacto, es cierto, pero ya rodáis solitos.

Los enlaces y videos geniales.

Cuando vi el Video de Macaco que nos pasó Macgo del Hospital de S. Juan de Dios de Barcelona, me dieron ganas de contactar con Macaco y hacer uno en el Hospital de Parapléjicos y quedar con todos vosotros, sería estupendo.

Gracias también a vosotros por haberme dado la oportunidad de descubriros. ¡Buenas noches!

Afrontando la lesión medular dijo...

Betty, me he reservado tu último enlace de Macaco para otro Post que dará que hablar también. Gracias por copiar aquí la letra con lo liada especialmente que estás esta noche.

Afrontando la lesión medular dijo...

Me quedas tú, "Chica especial", tú si que eres especial. Todos coincidimos.

Lo has expresado todo tan bien y es tan tarde que ya sobran mis palabras porque aún me queda rematar el sigiente Post y creo que lo entenderás.

No se si habrá más añadidos de alguien pero los que habéis comentado hasta ahora, os habéis explayado hoy "de lo lindo".

Me ha gustado eso que dices . "Los AMIGOS de la lista de Betty".

Acabo de dejar en el Post un enlace a una presentación que yo he usado a la que le falta la música que ya colgaré.

Anónimo dijo...

Yo he visitado a mi amigo por mas de dos años, cada fin de semana, desde que ingreso al hospital y ahora en su casa. Alguna vez su mamá me dio las gracias por visitarlo y sinceramente no tenia que hacerlo porque lo hago con gusto. El cariño que existe es muy grande y hemos llegado a ser mejores amigos, nos confiamos cosas y nos regalamos. A veces me preocupa su situación pero cuando llego y lo veo solo pienso en pasarla vie. Hay días que no hablamos, solo vemos películas y el se queda dormido porque esta cansado, otras jugamos y platicamos y platicamos. También he aprendido a distinguir cuando debo retirarme sin que el me lo pida. O cuando llegan al cambio de sonda salgo de la habitación para no incomodar. O cuando llegan otras personas a visitarlo yo me retiro y eso da oportunidad a que platique con ellos en privado de cosas. También el tiene la confianza de decirme no me siento bien y no lo visito. Para mi es un gusto, pero claro implica ajustar cosas yo destino un tiempo, pero lo destino. No es porque me sobra o porque no tenia nada que hacer, no destino ese tiempo para pasarla bien. También veo a Kevin todos los miércoles y leemos un rato. Pero con todo aun se me complica tocar algunos temas u opinar en otros porque no estoy ahí todos los días así que tengo cuidado.
He pensado que si pudiera iría al hospital de vez en cuando, tendría buenas charlas con todos ustedes y sin duda aprendería muchas cosas, si así aprendo imagínense y luego que yo hablo hasta por los codos no bueno.
Gracias por su amistad cibernética
Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Completísimo y entrañable tu comentario, Adry.

Lo estás haciendo estupendamente. Estoy segura que algún día obtendrás de algún modo tu recompensa. No dejes de visitar a tu amigo aunque el no parezca que te lo agradece estoy segura que tu compañía le hace bien.

Estamos unidos en este espacio cibernético y no parece que los océanos nos separen. Un abrazo grande desde esta otra orilla.