lunes, 6 de mayo de 2013

Pequeñas-grandes cosas


"Las grandes cosas están hechas de las pequeñas. Si cuidas las pequeñas cosas, las convertirás en grandes... Si cuidas solo las grandes, siempre serás pequeño". (Albert Espinosa)

Hace días que venimos hablando de este libro de Albert Espinosa . "Brújulas que buscan sonrisas perdidas" y que se han volcado comentarios haciendo alusión al mismo.

Somos unos cuantos los seguidores que lo hemos leído y a todos nos enganchó desde el primer momento.

El amor verdadero, la familia, la venganza, las segundas oportunidades, la sinceridad… En su nueva novela, Albert Espinosa nos sumerge en una emocionante historia protagonizada por unos personajes inolvidables que nos harán reflexionar y descubrir lo que es realmente importante en la vida.


Sus mensajes nos ayudan a reflexionar sobre nuestra propia existencia y me atrevería a decir que el Libro daría para hablar mucho pero, de momento, le dedico esta Entrada donde voy a dejar algunas frases e invitaré a quienes lo leyeron a que compartan sus impresiones.


"Para vivir.... solo hace falta, vivir".

"¡Cuántas veces en la vida, al revivir en nuestra piel situaciones que otras personas han sufrido, descubrimos la gravedad, el dolor y los inconvenientes que eso supone!".

"Yo diría que el ser humano no está jamás preparado para grandes pérdidas y por eso lucha contra ello y a veces pierde su ánimo en el camino....".

"Jamás en la vida te tienes que preguntar el por qué de las cosas pues no existe.....Los por qués sólo conducen a la tristeza, a la depresión y te hacen caer en el pozo".

"A veces, lo más increíble es que en el dolor de otro ser humano, en su sufrimiento, puede estar la cura del nuestro".

"No he de empezar una nueva vida sino entender que la que viene es una continuación por desarrollo y evolución de aquélla vida anterior".

"La verdad mueve mundos....La verdad te hace sentir feliz...La verdad creo que es lo único que importa".

"Hay veces en la vida en la que has agotado cualquier combinación de palabras con otro ser y no es que no sepas qué decirle, es que ya se lo has dicho todo".



Dejo este book trailer que seguro os gustará http://www.albertespinosa.com/libros/brujulas-que-buscan-sonrisas-perdidas

Dejo, asimismo, la página web de Albert Espinoa http://www.albertespinosa.com

Dejo el enlace a su blog http.//www.elblogdealbertespinosa.com


Dejo este enlace de Macaco : "No dejes que este Mundo Roto te estropee la sonrisa"http://www.youtube.com/watch?v=O8hEpKqJUPw




10 comentarios:

Mamisol dijo...

Como bien dices, el libro de Albert Espinosa es un autentico testimonio de vida y de amor. A simple vista, parece una novela más, pero en cuanto empiezas a leerlo te das cuenta que es un libro lleno de humanidad y frases que te "tocan".

Hay muchas veces que no comprendemos el porqué de las cosas (mi hija dice que todo en esta vida tiene una explicación) aunque hay veces que nos cuesta e incluso no llegamos a entender el porqué.

Me gusta mucho la frase de "No he de empezar una nueva vida sino..." ¿Cuántas veces hemos dicho : "vamos a empezar de nuevo"?

Mucho ánimo a todas las personas que tienen que continuar con su vida, una vida que por motivos de salud ha cambiado.

Besos y buena semana para todos.

Afrontando la lesión medular dijo...

Es verdad, Mamisol, se emiten sentencias del tipo : "Comenzar una nueva vida" "Partir de cero"; "Empezar de nuevo". No es posible, empezar de cero sin tener en cuenta todo lo vivido. Nio sólo es posible sino que, a mi juicio, no sería bueno pues toda la experiencia es necesaria t se saca lgo bueno de todo.

Contacté anoche con su autor a través de su web, ya os diré si obtengo respuesta.

¡¡Buena semana para tí también!.

Betty dijo...

Está repleto de antagonismos. Como la vida misma. Esa frase que apunté para mí es el pilar de la historia: “Te fijas en lo que muestran las personas no en lo que ocultan”

Nada es lo que parece. Una madre enferma y débil, que gestiona su enfermedad enseñando a sus hijos a protegerse y protegerla en sus lapsus y les hace felices e importantes. Un padre duro y distante en apariencia, pero que oculta un “tic” (Se sabe débil), que no afronta el dolor y lo oculta a con mentiras y silencios. Mentiras que destruyen relaciones forjadas con inteligencia e imaginación y cariño.

¿Podría un hijo adoptivo sentirse gemelo de otro con lo que eso conlleva con sólo el apoyo de la madre? Está claro que todos lo quieren como uno más. El padre también es generoso, pero en silencio. Los amores silenciados no obtienen la recompensa de ser correspondidos. Tal vez sean los más generosos, aunque un poco kamikazes. Las acciones no siempre son entendidas y necesitan de las palabras. A veces sobran las palabras y uno demuestra quien es por sus acciones.

La relación del protagonista con su mujer está basada en la verdad y la confianza. La relación de los hermanos queda dañada por una mentira. Error que repite el protagonista, asumiendo otra mentira con intención de hacer el bien. Sacrifican sus relaciones y sólo consiguen cerrar en falso las heridas.

El dolor y la enfermedad, es lo que les une y lo que les separa. El gemelo adoptivo la asume tal vez por amor y empatía (Aunque el autor lo medio justifica con la leche materna) Cuando el protagonista se siente “VACIO” la enfermedad deja de afectarle. Es parte de él y la enfermedad se manifiesta cuando se siente “VIVO”
Hay otra empatía afectiva. El protagonista tiene gemelas (Esto suele ser hereditario) Tiene dos hermanos gemelos, ¿normal no? ¿Y si uno no es verdaderamente un hermano?

Dos frases más que apunte:
“Olores de verano para poder pasar el invierno”, ¿Prepararse para lo malo? ¿Guardar sensaciones y sentimientos confortables para superar momentos duros?

La última. Decía algo sobre “Piel dura que necesita caricias fuertes" Por un lado: Difícil recibir si uno se cierra en banda. Por otro: Hay que esforzarse en transmitir el afecto porque a veces la piel se endurece justificadamente.
Perdón por la extensión. Precioso y muy recomendable para el que busca la fuerza en su debilidad. !Que buenos consejos nos das Mª Ángeles!

macgo dijo...

Ya sabes que el libro me ha encantado y voy a dejarlo reposar para volver a leerlo con otra parspectiva. Y digo esto porque emocionalmente ha resultado difícil enfrentarme a él, distanciarme un poco de la historia. No sé si fue en un comentario o en un aparte con Mª Ángeles cuando dije que perfectamente podía haber sido yo quien escribiera la historia. Lástima que el final que yo hubiera escrito no hubiese sido el mismo.
Feliz tarde

Afrontando la lesión medular dijo...

Betty, la primera que me recomendó y prestó el libro fue nuestra "Chica del Jardín". A su vez, lo había leído Mamisol al que también le aportó mucho. Yo os lo recomendé a Macgo y a tí. Sabía que estaríamos conectados por él. Tuvo gracias que estuviéramos los tres leyéndolo al unísono.

Lo recomiendo. Creo que aporta mucho.

Gracias por tu extenso análisis que comparto.

Aborda temas, como bien dices, como el dolor/sufrimiento/enfermedad así como el modo o estilo de afrontamiento del final de la vida. La relación madre/hijo; la relación padre/hijo; la fraternidad; las relaciones amorosas; la sinceridad, la complicidad y el amor como eje de las relaciones humanas; la expresión de sentimientos, entre otros.

Seguro que hay cosas que personalmente nos han llegado de distinto modo y algunas no vienen al caso al blog.

Afrontando la lesión medular dijo...

Si, Macgo, creo que es de los libros que precisan de al menos dos lecturas.

Yo hubiera pensado en otro final al igual que tú.

No habéis dicho nada del corto "trailer book" pero a mi me dio una sensación de estar sumergida en el lago junto al protagonista.

¡Ah! me encantó el regalo de la madre para el protagonista que es la clave del título del libro. Simbólicamente, me he hecho con otra brújula igual para que no me falten las sonrisas.

"La Chica del Jardín" dijo...

Brújulas!!! Que buscan sonrisas... creo que yo también quiero una, para encontrarlas en el cole, algunos parecen estreñidos constantemente...

El libro es una pasada, me encantó, pero también creo que hay que releerlo para sacar todo el jugo...

Poco me queda por decir, habéis dicho todo, es lo que pasa por comentar a última hora, pero... no importa, entre todos conseguimos sacar todas las enseñanzas del libro.

A mi me gusta mucho la frase:"serás lo que quieras ser..." Va mucho conmigo, en contra de todos, estudié física y sin decírselo a nadie busqué trabajo en coles, y tengo la suerte de hacer lo que quería hacer... Soy docente y desde peque siempre lo quise ser (tuve una pequeña motivación por la medicina y la psicología, pero acerté en mi elección, estoy segura; nunca me ví investigando en un laboratorio, observando estrellas, ...).

Hoy he tenido otro buen día, espero que esto siga. Seguiré encontrando las sonrisas que se pierden y mostrando la mía para que otros la encuentren...

Besos llenos de sonrisas


Afrontando la lesión medular dijo...

Que sepas que es a tí a quien debemos la "lectura en cascada" de el Libro.

Las frases que destacó Betty y la que destacas tú a mí también me gustaron : "SERÁS LO QUE QUIERAS SER".

Esa frase se debería de transmitir a los niños y a los jóvenes carentes, en el tiempo que vivimos, de seguridad y autoafirmación tan necesarias en este viaje que es la vida.

En realidad, fui tomando notas, según leía, de pequeños matices y expresiones que no sabía hasta qué punto ponerlas en el Post como esta : "De pequeño cuesta mucho ver a tu madre en una cama, verla siempre desde arriba".

No dejes de mostrar tu sonrisa.

María Asturias dijo...

No he leído el libro, me parecen importantes las frases que nos compartes, me puse a leer un poco al azahar de Alex Espinosa, y encontré algo que me gusto mucho: "Tengo un amigo que pertenece a este grupo y jamás pierde la esperanza. El siempre dice que en esta vida se ha de confiar en que las cosas cambiarán e intentarlo una y otra vez si deseas algo con fuerza"http://www.elblogdealbertespinosa.com/sonrisas-perdidas/, creo que tiene la razón lo que no podemos perder son dos cosas las sonrisas y la esperanza, aunque hay veces que nos cuesta más que otras, abrazos

Afrontando la lesión medular dijo...

Si tienes ocasión, no dejes de leer el Libro.

¡Ah! y nunca pierdas ni la sonrisa ni la espernaza, Gracias María.