sábado, 25 de mayo de 2013

Dime que me quieres

"Cada vez que conoces a alguien tu vida cambia y, tanto si te gusta como si no, nosotros nos hemos encontrado, yo he entrado en tu vida y tú en la mía"

Me llama la atención haber encontardo esta frase que resume el tema del que trata el libro de Federico Moccia : "Esta noche dime que me quieres".


La frase resume muy bien lo que nos ha pasado con este blog : Nos hemos encontrado unos a otros y cada quien ha entrado en la vida del otro sin apenas darse cuenta y ya somos, como decía Macaco, una "marea de gentes".  La idea de este Post es tratar un tema que es una constante en el día a día de mi trabajo en el Hospital. Muchos familiares se quejan de no recibir un agradecimiento expreso de sus hijos o esposos. Los padres, sobre todo, no saben si lo que están haciendo en relación con sus hijos, lo están haciendo bien y aunque la entrega hacia un hijo es la más desinteresada de todas las entregas, no dejan de tener su coranzoncito y necesitar algo de cariño y consuelo, una sonrisa, un gracias, un compartir los logros. algo que les incentive en su labor de "cuidadores".

Los más jóvenes que parece que son egoístas y van a lo suyo, esconden un corazón enorme y enfrentados a la lesión, aunque no lo aparenten, saben medir el valor de las cosas. Hasta ahora sus padres desempeñaban un determinado rol : pagar sus caprichos, pagar sus estudios, imponer normas. El inmenso amor, la bondad y la entrega estaban ahí pero no se habían parado a analizarlo. La lesión, les deja ver los verdaderos valores y no son pocos los hijos que me comentan acerca de sus padres con admiración y orgullo. La culpa de que no sean capaces de agradecer no es de ellos solamente ya que no han sido educados en la expresión de sentimientos y emociones y resolución de conflictos. Por querer resolverles el menor conflicto y facilitarles la vida, han crecido sin apenas madurar y ahora, de golpe, nuestros jóvenes maduran a marchas forzadas empujasos por la lesión.

Cuando se trata de parejas, observo que a los hombres les cuesta mucho agradecer, pedir perdón y expresar emociones a pesar de que hasta que no les acontece la lesión, no se habíab dado cuenta del valor de la persona con la que dormían.

12 comentarios:

Felipe dijo...

Los familiares nos sentimos queridos por los nuestros y , también, por los que , al participar en este blog, empiezan a ser nuestros. Nuestra familia ha aumentado.
Hoy estoy lejos, en Canarias, pero, a pesar de estar de viaje, no he dejado de echar un vistazo al blog. Así qué, si puedes, no dejes de escribir. Somos muchos los que nos sentimos consolados por este tiempo que nos dedicas.
Esta noche tenemos que decirte que te queremos.

"La Chica del Jardín" dijo...

Familia Bloglera!

Aunque Felipe se me adelantó, hoy estoy sacando un ratillo para dedicar a nuestra aventura virtual

Yo me siento querida y agradecida por Manuel, cada día, ya sabéis que él es especial, aunque sea solo para mi, pero además me siento querida en el Blog. El conjunto de los seguidores, guiados por ti Mª Ángeles, nos hemos convertido en una gran FAMILIA sin vínculos genéticos, y esto es muy grande. Me siento muy bien con todos y cada uno de vosotros, creo que el apoyo que me dais hace que la situación que llevo sea más fácil. GRACIAS

Mª ÁNGELES, se te quiere un montón por estos lares, haces que seamos más fuertes y que sigamos nuestro camino con paso firme, ¡eres GRANDE, PEQUEÑA! y engrandeces nuestras vidas... GRACIAS, no nos abandones y déjanos formar parte de tu "CÍRCULO DE CONFIANZA"

Besos y achuchones fuertes y naranjas

Afrontando la lesión medular dijo...

Me estoy empezando a preocupar por robaros el sueño : ¡Felipe! ¿Tú a estas horas?.

Gracias por este comentario tan cercano. Lo siento como si estuvieras, por lo menos, en "El Jardín del Hospital". Es muy entrañable lo que dices sobre que los seguidores del blog y esta conductora, que ya formamos parte de tu familia. ¿Cómo no voy a seguir echándole horas al blog con todo lo que recibo?. Nosotros también te queremos, Felipe. Yo se que hay algunos seguidores que te conocen y te aprecian. Se ha creado un buen clima en el blog y me alegro.

¡Qué disfruteis Pilar y tu en Canarias!. Os lo merecéis con creces. Ya sabes, no dejes de saborear cada minuto como si fuera el último.

Afrontando la lesión medular dijo...

¡Quién te iba a decir que Felipe se te iba a adelantar y a estas horas!.

Menos mal que no me véis pues con todas esas cosas que me decís, uno no puede dejar de ruborizarse.

Yo empecé esta historia pero el rumbo que ha tomado lo hemos decidido entre todos.

Al inicio del blog hubo alguien no contento con el enfoque pero nunca más volvió a comentar, supongo que porque vio que se había equivocado de foro.

Lo bueno es que esta familia "virtual" se puede seguir relacionando aunque unos estén de alta, otros viajen, otros vivan a miles de kilómetros. No hay Océano que nos separe.

Besos naranjas que son los que más te gustan.

Me ha venido a la cabeza la Canción de "despedida" de los Scouts : "Y no nos separemos, no, de un mismpo corazón, nos une en apretado abrazo y nunca dice adiós".

María Asturias dijo...

Hola, hace poco escribía, lo fácil que nos es, cuando vemos una flor, exclamar: Qué bonita! :), pero cuando nos toca reconocer las virtudes o circunstancias positivas, no es tan fácil decirlo, algunas veces por falta de practica, (y es que el ser cariñoso y expresivo también es algo que hay que cultivar); resumiendo un poco, los halagos, el dar las gracias, el reconocer a otras personas, es algo que solo puede traernos ganancia sobre ganancia en nuestra vida, pues todo mientras más amigable camina mejor, da bienestar emocional y ayuda a la autoestima... es un poco largo lo que escribí, pero hace el siguiente cuestionamiento, si nos gusta recibir "caricias al alma" por qué hemos de pensar que a los demás no?, pienso que es algo que debemos tratar de implementar en nuestras vidas :) un fuerte abrazo:)

Afrontando la lesión medular dijo...

¡Caricias al alma! fantástica expresión. Observo que cuesta REGALAR EMOCIONES. Lo más fácil, regalar "cosas materiales". ëstas están ahí, a la mano, y ya se encargan los grandes almacenes de recordarnos las fechas señaladas e inventarse cada vez una nueva celebración.

Tu comentario me da pie a la siguiente entrada, María, la de hoy. Gracias por lo que nos aportas.

Betty dijo...

Siempre tuve claro al igual que mis hermanos, que mis padres nos quieren y mucho, lo demuestran a diario. Decirlo, sólo lo hacían de forma genérica:
“…Ya sabes, os queremos mucho, queremos lo mejor para vosotros…”, pero nunca hubo un “Te quiero” directo.
La primera vez que le dije a alguien que le quería, era una adolescente. Lo sentía de veras, pero al oír salir de mi boca esas palabras, me sentí como una aspirante a actriz de segunda. Sólo las había escuchado en las películas. Cuando las escuché hacia mi persona, sentí algo parecido y no terminaba de creérmelo.
Procuro decirles a mis hijos que les quiero casi a diario. Se me hincha el cuerpo cada vez que me lo dicen. Aquel chico adolescente que me enseñó a decirlo, un cuarto de siglo después, me lo repite casi a diario, yo también se lo repito mil veces y hace mucho que lo escucho salir de mi boca como algo sincero que siento.
Hace unos días mi madre se incorporó a las nuevas tecnologías. Se abrió un perfil de Whatsapp en el móvil. Su primer mensaje fue este:
“Hola hijos, sabéis que os quiero mucho, como la trucha al trucho”
Yo la respondí: “Lo sabemos mamá, nosotros también te queremos, pero como besugos”.
Sé que no parece mucho, pero es un paso importante para mi madre con más de setenta años. Añadir una pequeña broma la hace sentirse más cómoda.
Nunca es tarde si la dicha es buena. Sé que habrá más y mejores, sólo es cuestión de práctica.
Algunas amigas me enseñaron que da gusto oírlo y decírselo. Y hace poco aprendí que se puede querer a gente que conoces cada día un poco más por dentro aunque no seas capaz de ponerles cara ni edad. Desde hace un año tengo una “ciberamiga” a la que quiero, ya no es tan ciber, es más real porque pude darle unos buenos abrazos y besos en persona, de esos que nos enviamos por las redes y compartimos en este blog. Conocí a otra amiga y disfruto de intensos momentos con otros muchos en esta casa que nos abre a diario.

Feliz semana, muchos besos y abrazos.

Mamisol dijo...

Yo también siento que este blog, no es simplemente eso si no una ventana de acercamiento a otras personas. Es una ventana de la que se aprende realmente mucho.

Entre la "Chica del Jardín" y Mª Ángeles "me están picando" para leer muchos libros y la verdad es que todos me gustan. Gracias

Gracias a todos, y sobre todo a la autora que tantas y tantas horas emplea.

Besos para todos

Afrontando la lesión medular dijo...

Es curioso, Betty, lo que cuentas de tu madre. Parece como si quedara raro decir te quiero sin más. Todo esto parte de no haber sido educados en la expresión de sentimientos. Ya comenté en otra ocasión cómo un paciente me dijo que a él le habían enseñado que mirar a la cara era algo de mala educación así que después de esto ¿cómo nos va a extrañar decir "te quiero"?.

Deberíamos ejercitarnos más en la expresión de sentimientos al igual que en dar abrazos y sonreir. Con la que está cayendo, no estaría mal algún gesto gratuíto pues ya vemos que hasta las emociones son un negocio.

No es fácil mantener la llama veinticinco años. estoy segura que la mantendréis viva otros 25. al menos por lo quea tí respecta.

Yo también hice una amiga hace un año. Cada vez veo más los beneficios que el blog me/nos ha reportado y que nunca hubiera imaginado. A veces uno se pregunta . ¿Por qué no me embarcaría antes en esta ventana virtual? pero las cosas llegan cuando tienen que llegar.

¡Buena semana!

Afrontando la lesión medular dijo...

Veo que te fias de nosotras, Mamisol. Yo estoy abierta a los que tu me quieras recomendar.

Esto del blog es como "Enseñar en casa". Es una especie de escuela o aula abierta, una muy especial.

Me alegro que te aporte.

Anónimo dijo...

En verdad que logramos unir personas y sin duda el beneficio del blog es mucho.
Saben la entrada me parece interesante, porque he notado, sin meterme en la vida privada de mi amigo, que tiene cierto rechazo hacia su mamá, no se si rechazo o coraje, el punto es que pareciera que le molesta cualquier comentario que ella realiza.
Sin embargo, creo según lo que he leído en otras entradas que es normal, supongo que no es fácil regresar a casa de los padres y depender de la familia, el caso de mi amigo sale de lo que se vive con los pacientes del hospital, ya que el depende del 100% de ellos y con alguien se desquita.
Hago pocos comentarios al respecto porque no me quiero meter en esa relación, como se dice aquí, la ropa sucia se lava en casa, así que mis comentarios se limitan a que debe ser considerado con ella y amable, pero creo que eso no lo hace mucho.
Lo que se es que ella lo cuida, se preocupa y trata de darle lo mejor que puede y si por ella fuera, le daría sus piernas para que volviera a caminar, ella misma me lo ha expresado, tal vez eso no valoramos de nuestros padres, creo que sino todos, la mayoría daría todo porque nosotros estuviéramos bien.
Espero que algún día él le de el "gracias" que ella tanto desea.
Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Preciosas las posturas de la madre de tu amigo y tuya. Yo creo que tu amigo sabe que tiene dos tesoros pero no lo quiere reconocer. Espero que no se arrepienta algún día (de haber descuidado a sus tesoros) y tome conciencia de la importancia de "cuidar" a quien le "cuida".