sábado, 16 de marzo de 2013

Ángela

Una habitación de cuento
Hoy toca hablar de Ángela o, más bien dar la oportunidad a Ángela de expresarse. Ella cobra hoy especial protagonismo. Ese es el motivo de que para esta Entrada solo haya elegido su nombre que lo dice todo. Se me vivieron casi una decena de formas de encabezar la Entrada pero pensé que no era quién para poner título a las profundas reflexiones de su protagonista :

mi experiencia!!


Hola a todos, espero hacerlo correctamente ya que creo que es la primera vez que escribo mis experiencia después de tantos años.


Aquel dia en el que nuestra vida cambió tuve que asimilar cosas que jamás una niña de seis años deberia tener que asimilar a esa edad. : saber que tu hermana mayor, de nueve años, a la que tanto quieres y es tu mayor idolo , ya no está y tienes que saber que estará en un lugar mejor; que tu madre no volverá a caminar . Gracias a mi madre soy como soy y sin ella, yo no hubiera salido hacia delante. Siempre estuvimos muy unidas y estamos porque somos un gran apoyo mutuo.



Tienes que aprender a vivir de una manera diferente que el resto de niños y niñas de tu cole. La verdad,  fue dificil,  pero llevadero. Tener que madurar antes de tiempo y preocuparte de cosas como por ejemplo a no entorpezer dejando una mochila en mitad del pasillo para que mi madre pudiera pasar con la silla con facilidad. Cosas que ni te das cuenta a tan temprana edad. Si para vosotros, mi madre, es un ejemplo a seguir, para mi es el principal punto de mira de mi vida, porque si ella no se derrumba, por qué hacerlo yo? Es complicado vivir asi, pero se puede y nunca perdimos la sonrisa o el buen sentido del humor.





Hemos sido fuertes

Sí, es otra manera de vivir la vida y muy diferente a la que normalmente te imaginas. pero como me dice mi madre... "que me dejen como estoy que siempre se puede esta peor" asi que damos siempre gracias de estar como estamos, no sirve de nada estar mal (aunque a veces es necesario para después estar bien) pero hay que afrontar los problemas y sobre todo aceptarlo. Mi madre me ha educado de una manera muy especial, desde una silla de ruedas, me siento muy orgullosa de ser su hija. Tengo una madre ejemplar y solo y gracias a ella vivo dia a dia. Muchas veces, claro que he pensado que la vida no es justa.... que por qué a nosotros... que por qué tiene que ser asi... yo he tenido mucha rabia de que la vida nos tratara asi... Me ha costado muchos años poder asimilarlo, es más no se si aún lo tengo asimilado...personalmente creo que son muchos años los que se necesitan pero no hay que cuestionarse el por qué de las cosas y simplemente asimilarlo.Y mi madre siempre estuvo tranquila y con la cabeza en su sitio, es el ejemplo que me ha dado toda mi vida. Ella que fue la que quedó parapléjica, sigue teniendo fuerzas como para perdonar a la vida arrebatandonos a su hija y a mi hermana. Asi que tomo ejemplo y soy fuerte por mi madre.

Fui creciendo y me hice adolescente. Muchas veces he querido ser una persona "normal" con una madre"normal" y una vida "normal". Pero me paro a pensar y me doy cuenta que si fueramos una familia mas no seriamos nosotros. La vida nos ha hecho asi y me siento muy orgullosa de ser quien soy por las cirscustancias del pasado. No he sido una persona superficial y que no aprecia lo que tiene , sino todo lo contrario pienso demasiada las cosas y le doy mucha importancia... no sabría decir por que soy asi pero como he dicho no hay que buscar el por qué de las cosas. Lo único que quiero es vivir dia a dia disfrutando de lo que tengo y recordando quien estuvo conmigo y siempre estará... nuestro ángel que nos vigila y nos protege.

Cuando te sucede algo parecido en la vida das importancia a las cosas que verdaderamente importan. El hecho de no estar como estes no le impide hacer las cosas solo pos si sola. y ella me ha demostrado que se puede conseguir todo lo que te propongas. Por lo que yo no he tenido ningún problema en expresarme de diferentes formas... y como viene de familia me encanta pintar (graffitis) y bailar. Me lo propuse y lo voy consiguiendo. Animo a todos aquellos a que hagan lo que realmente les guste porque nada ni nadie te lo impedirá.

MIS SENTIMIENTOS....


Empezaré diciendo que tengo un problema de memoria aunque dice mi madre que no es importante... pero lo paso realmente mal porque no me acuerdo de mi infancia, no me acuerdo de antes del accidente y ,lo que es más importante, apenas me acuerdo de mi hermana.... Yo solo tenia 6 años y ella 9 cuando tuvimos el accidente. recuerdo perfectamente esa noche. Fui yo la única que consiguió salir del coche consciente. Cuando me desperté y vi a mi lado derecho a mi hermana y delante a mis padres incoscientes, nadie decia nada.... solo mi padre, creo recordar que algo decía. Bajé la ventanilla del coche y conseguí salir. Tengo el recuerdo de quedarme enfrente del coche mirándolo y gritando a mis padres y a mi hermana que salieran. Paró un coche blanco junto a la carretera para auxiliarnos. Lo siguiente que recuerdo es estar en la ambulancia con mi hermana ; yo sentada y ella echada en la camilla. su pijama morado estaba de cintura para abajo lleno de sangre y de cintura para arriba limpio. No entendía nada... no sabía qué le pasaba, nadie me decía nada.

Pasado un tiempo empezamos a vivir con ello. yo empecé a vivir con ello. Sabía que mi hermana nunca volvería y que mi madre jamás volveria a andar... Solo tenía seis años y practicamente me crié asi.... yo creo que acepté lo que estaba pasando por mi temprana edad.  Según han pasado los años dudo de todo... dudo de haberlo superado. Solo recuerdo que cuando era pequeña estaba bien e intentaba ayudar a mi madre en todo lo que podia. Era una hija que no daba ningún problema, pues ya bastante había... entendía que no podia ir a jugar con mis amigas del cole en Benavente porque no había nadie que pudiera llevarme. Mi padre trabajando tenía que trabajar y mi madre no podía.

Se que mis padres hicieron todo lo posible para que tuviera una infancia de lo mas normal posible pero nunca volvería a ser normal. Me educaron de una manera que hoy en dia me siento muy agradecida de como soy. En la época de adolescente si que quisiera haber sido normal pero ya no sería mi vida, sería otra. veía que mis amigas salian y se lo pasaban bien haciendo lo que normalmente una adolescente hace... pero yo veía una bobada hacer lo que ellas hacían. Veía que no había sentido ni lógica  Yo valoro cosas que ami edad no tendría que valorar o pensar. Siempre he tenido que aceptar que crecí antes de tiempo y es difícil saber que la vida te ha arrebatado todo tipo de ilusión o inoncencia a partir que me tratara asi de mal... He tenido que ser fuerte y una hija ejemplar para mis padres siempre quise ser la hija perfecta, se claramente que soy humana y me equivoco.

Después de tantos años no levanto cabeza y siento que ahora me toca a mi estar mal pero no quiero estar mal, quiero ser fuerte y sobre todo no quiero darle la razón a la vida y consiga que esté mal. Siempre he sido fuerte siempre... y ahora que soy mayor me derrumbo... sinceramente no me creo apropiada para decir nada a nadie. He vivido con ello y he sabido ser como soy durante 10 años...Ahora tengo 21.

Mis padres se separaron hace cuatro años. Quedábamos tres en la familia, solo tres, y las dos personas que más quiero están divididas. Tengo que dividirme para estar con ellos. Jamás volveríamos a ser una familia desde aquella noche. Todo se estropea y el accidente parece que sacó, pasados unos años, los problemas de la pareja. Yo entendi claramente el divorcio de mis padres. Mi madre tenía sus razones y yo como hija y mujer la he apoyado siempre. No es que me afectara mucho porque siempre lo entendi. Me da pena por ambos, por mi padre y por mi madre.

Pero bueno lo único que puedo decir es que me siento muy cansada de haber luchado durante todos estos años para que mis padres estuvieran bien y ahora que se que cada uno tiene su casa, su hogar, aunque realmente no se si están bien, ahora me toca a mi... no quiero, nunca quise siempre imaginé que seria fuerte por como me habían criado criado mis padres, por todas las cosas que mi madre me ha aconsejado, por todo lo que se de la vida y todo... pero no encuentro sentido a nada... no encuentro sentido a la vida, por un lado, tengo el claro ejemplo de mi madre, que es una luchadora y a mi siempre me ha demostrado positividad y constancia. Que la vida puede ser bonita pero sinceramente estoy viendo que no lo es... pocas cosas veo que son bonitas y merece la pena luchar por ellas. Mi madre porque me tiene a mi y yo por ella... pero no tengo ni fuerzas para ella.. y eso me decepciona muchisimo. Luego está mi padre que nunca me ha contado lo que siente o como está. Mi padre solo trabaja y duerme y asi supuestamente, es feliz. Gracias al blog he conseguido que me dijera que se sigue sintiendo culpable por el accidente y yo ya le intenté decir que ni mi madre ni yo le echamos la culpa del accidente. Sinceramente no creo que mi vida haya sido un ejemplo a seguir y nadie la querria tener. He intentado tener las palabras adecuadas y deciselas a mi padre pero no me salieron... no supe que decir.

Llevo estando mal bastante tiempo, unos tres años más o menos. Es difícil llevarlo por como soy, siempre he dado importancia a muchas cosas y lo que dice mi madre es que sencillamente tengo que vivir la vida y superar los obstaculos que nos pone, que siempre hay que ser buena persona para cargar nuestra mochila con todo lo mejor que podamos ser. Estoy en una época de mi vida muy confusa y aunque sé lo que deberia pensar y cómo actuar en cambio actúo y pienso de manera diferente. Me contradigo a mi misma y es lo que más me molesta. Porque al final el resultado es el que no quisiera, estar mal.

Después de tanto tiempo siento que no me quedan fuerzas pero es muy egoista por mi parte... Mi madre lucha día a día y mi padre también. Yo también debería.

Agradezco a Ángela su sincero y valiente Testimonio que estoy segura que hará reflexionar a muchos seguidores y no caerá en saco roto.

22 comentarios:

"La chica del jardín" dijo...

¡IMPRESIONANTE! Ángela sigue luchando, la vida necesita gente como tú.

Creo que disfrutar cada instante del día, de la vida nos ayuda a estar mejor. Sentarse a contemplar un Arco Iris, una simple flor que ves en el jardín, ese pajarillo que viene a visitarnos... hacen que la vida sea bella. Yo siempre digo que "LA SENCILLEZ ES LA BELLEZA DE LA VIDA"

No importa no ser una adolescente "normal", yo trabajo con adolescentes y cada día me sorprenden, he tenido que hacer frente a pérdidas importantes en algunos de mis chicos, y como se supone que eres adulto y profe, tener que responder a preguntas sin respuesta, o al menos en esos momentos para mí no la tenían. También he perdido alumnos de la forma más estúpida que te puedas imaginar, pero de todo hay que sacar algo positivo y creo que ahora soy mejor persona.

Estoy segura de que eres una GRAN MUJER, aunque tuviste que crecer antes de tiempo, sigue luchando y verás cómo mejora en tu vida. Disfrútala, vive a tope cada nanosegundo, nunca podrás arrepentirte de lo que haces. Aquí tienes todo mi apoyo, piensa que la juventud es una etapa preciosa en la vida de una persona, y que a pesar de todo SALDRÁS ADELANTE con las experiencias acumuladas, y SERÁS MUY GRANDE,¡ÁNIMO ÁNGELA! los seguidores del blog estamos contigo

La vida es muy cruel, pero hay que intentar vivirla de la mejor forma posible, disfruta de tu madre siempre que puedas, de tu padre también.

Yo siempre estuve más cerca de mi abuela que de mi madre, pero estoy intentando acercarme a ella, sobre todo en los duros momentos que me está tocando vivir.

Besos y para ADELANTE

Afrontando la lesión medular dijo...

La vida necesita gente y jóvenes como tú, es cierto Ángela, lo que te dice la "Chica del jardín". Es verdad que te ha tocado vivir una experiencia muy dura y madurar de golpe pero aunque el precio pagado es alto verás como terminas viéndole el lado bueno. Decía Izaskum (una Escritora del Libro "Afrontando la Lesión Medular"): "De todo lo malo se saca algo bueno".


Gracias, una vez más a la "Chica del jardín" por esa insuflación de vida que te ha dado y ese incondiconal apoyo.

Betty dijo...

Me gustaría decirle a Ángela, que yo también me sentí diferente en mi infancia, y fui una adulta prematura, mucho más consciente del entorno y de la realidad que el resto de los niños de mi edad. Tampoco fui una adolescente normal. Creo que di demasiada poca guerra. y a menudo me sentía cansada. Yo no tuve un motivo concreto, creo que simplemente era por mi forma de ser. Cuando maduras antes de tiempo por el motivo que sea, intentas ayudar y a veces cargas con mas de lo que puedes. Yo aprendí a echar un par de pasos atrás, para que me afectará sólo la parte que me correspondía y poder seguir ayudando. Las espaldas de cada uno tienen el ancho suficiente para cargar con lo propio y a veces no dan ni para eso. Conocí a mi marido muy joven le advertí que llevaba un matrimonio a mis espaldas y que tenía ciertas cosas muy claras y…ahí seguimos. Creo que los sufrimientos, las experiencias siempre valen para algo.

Todo el mundo necesita cerrar sus heridas. Tal vez tus padres necesitaban distanciarse para cerrar las suyas. Cuando se comparte tanto dolor, a veces es duro seguir conviviendo, porque de alguna manera el dolor sigue ahí. Tienes que vivir con lo tuyo. Ellos eligieron, equivocadamente o no. Tu tienes que tomar las tuyas y disfrutar de lo que puedas. Creo que vivirás una “Adultescencia” responsable y feliz.
Yo superé la barrera del sonido. La que hace que los días, semanas y meses pasen volando. Cumplí los cuarenta hace pocos años. Y solo puedo contar mi experiencia. Sigo siendo mucho mas consciente de lo que me rodea. A mi edad tengo claro lo que quiero, me siento mas joven (de espíritu) que muchas y muchos de mis amigos incluso mas que a los 20. Me siento mas cerca de mis hijos adolescentes y disfruto viendo como crecen. Hago cosas que no se me hubiese ocurrido hacer con 20, (Sin perder el norte, claro)

Vamos que me siento un poco como Benjamin Button. Solo que me miro al espejo y ni rejuvenezco y ni soy tan guapa copo Brad Pitt. Estoy segura de que te pasará lo mismo. Da un par de pasos atrás para tomar carrerilla no te toca estar mal, te toca liberar un poco la carga y dejar que la vida te sonría.

Afrontando la lesión medular dijo...

Ya te decía, Ángela, que tu Post sería bien respondido. Betty "terapeuta" creo que te aporta un mensaje muy esperanzador y herramientas y estrategias para utilizar, sólo hay que no perder la esperanza y, como bien dice, dejar que las heridas se vayan cerrando.
Gracias Betty por esa cercanía que a Ángela le va a sentar bien.

Anónimo dijo...

ÁNGELA

Viniste a este mundo el día 6 de enero, festividad de los Reyes Magos.

"ERES MI MEJOR REGALO"

Tengo la GRAN SUERTE de tenerte.
Estoy MUY ORGULLOSA de ti.
Eres una GRAN MUJER ("como te dice La chica del jardín".
MI PEQUEÑA GRAN HIJA...

Tú das sentido a mi vida.

Y nunca olvides que ¡¡¡TU VALES MUCHO!!!

Disfruta de la vida, BUSCA los "buenos momentos" que los malos vienen solos.

¡INTENTA SER FELIZ, ESTOY CONTIGO!

TE QUIERO CON TODA MI ALMA.

Alicia


Afrontando la lesión medular dijo...

La felicidad la tenemos delante y, a veces, no la sabemos ver y la dejamos pasar. Está en cada instante, en esas pequeñas cosas que decía "La Chica del jardín".

Los que hemos perdido a nuestra madre, sabemos lo que cuesta. Tú la tienes y es lo que da sentido a tu vida, dísfrutala, solo hay una.

El mensaje de tu madre espero que te ayude a seguir. Dicen que una de las cosas peores que hay en la vida es la pérdida de un hijo y tú madre, en lugar de lamentarse, lucha porque por esa hija no puede hacer tanto como por ti que da razón a su existencia y el móvil que le ayuda a tirar con su silla.

Anónimo dijo...

No me olvido de vosotras, Betty, Chica del jardín, Mª Ángeles GRANDES MUJERES también, por lo que intuyo.

Para que luego digan que somos el sexo débil.

Gracias compañeras de Blog por esos ánimos que Ángela tanto necesita en estos momentos.

Gracias Mª Ángeles por estar ahí tan cercana a tod@s.
Otro ángel que nos rodea.

A vivir toca, ¡ANIMO! Ser felices.

Buen finde y muchos besos

Alicia

Afrontando la lesión medular dijo...

Seguro que entra algún Ángel varón a comentar, lo echo en falta.

Gracias a tí Alicia por la fuerza y coraje que nos trasmites y por todo lo que das a Ángela.

Hay otra Alicia que es un ángel y que hace ya tiempo que no asoma y espero que esté bien y nos esté siguiendo.

Anónimo dijo...

muchas gracias por todos los comentarios me están siendo de gran ayuda de corazón. La chica del jardin, Betty,MªÁngeles y mi madre...

es la primera vez que hago algo asi.. y creo que la primera vez que me abro tanto. tengo mucho que meditar como digo yo

solo decir... gracias

Ángela

Afrontando la lesión medular dijo...

Todos tenemos mucho que meditar y repensar, Ángela, no sólo tú.

Pronto traeré al blog unas enseñanzas que nos van a ser de utilidad a todos sobre la fuerza de la "fragilidad humana", un arma que no sabemos que tenemos y que sería bueno explotar.

Tu historia nos ha enseñado y aportado mucho también a los que te seguimos y has sido muy valiente al contarla. Estoy segura que hay muchas historias que nadie se atreve a contar y que les harían bien a ellos y a nosotros.

Estáte atenta al blog pues mañana va a haber otro adolescente que nos va a contar su historia a través del dibujo que estoy segura que te va a gustar.

Mamisol dijo...

Me ha dejado totalmente impactada la entrada del blog de hoy.
Gracias Ángela, testimonios como el tuyo hacen que intentemos disfrutar un poco más de la vida. Cómo dice "la chica del jardín" la sencillez es la belleza de la vida. Vivimos todos los días preocupados de absurdas banalidades.
Es increibe cómo algunos recuerdos no se borran jamas de la mente, recuerdos que duelen, pero que quizas sean importantes para ayudarte a levantar.
Mucho ánimo Ángela y enhorabuena por tu vida de superación y ayuda.

Afrontando la lesión medular dijo...

Mamisol es un sol de mujer, Ángela. Lleva razón, siempre estamos preocupados con banalidades. Hasta que a uno no le sucede algo de la envergadura de los problemas que tratamos en el blog, cree que lo que le pasa, es lo peor que le puede pasar.

En breve haré una Entrada sobre este tema que salió a relucir el viernes paado en el Programa de Terapia Familiar.

Anónimo dijo...

Habrá preguntas que jamas tendrán respuesta, acontecimientos que no podemos borrar, sentimientos que no podremos evadir, decisiones que no podemos tomar, pero eso Ángela te hará una gran mujer, aquella en la que se puede confiar, la que sabe disfrutar, la que sabe ayudar y con la que se puede contar.
Se que el pasado nos ayuda a entender el presente para poder así modificar nuestro futuro. Solo no dejes de soñar, no dejes de vivir y no olvides sonreír y cuando pienses que estas sola o que nadie te entiende, solo cierra los ojos y ve cada uno de tus sueños, y siente como ten envuelven y te hacen sentir una mujer diferente.

Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Gracias Adry porque a Ángela este Post y los Comentarios que se han generado le están siendo de gran ayuda. Ha conseguido dejar que sangre la herida. Era algo que estaba ahí enquistado.

El que su Testimonio, tan valiente, haya ayudado a otros también le ayuda a ella.

Lucía dijo...

Sentí la necesidad de escribir cuando leí este post y la verdad es que no sé qué poner, porque me he quedado sin palabras. Ángela, tu relato es fascinante, en el sentido de que sabes definir a la perfección cada uno de los duros momentos de tu vida, y también consigues que, quienes lo hemos leído, hayamos podido comprender (en la medida de lo posible, por supuesto…) cómo te has sentido a lo largo de todos estos años.

Mi historia nada tiene que ver con la tuya pero, en parte, me siento identificada con muchas cosas que escribes. Mi padre tuvo un accidente hace poco, teniendo yo más o menos la edad que tú tienes ahora y, en consecuencia, quedó parapléjico. Para mí fue un golpe muy duro, yo que siempre tuve una vida “normal”, como tú decías, y que no sabía lo que era un problema lejos de los “típicos problemas tontos” que todos tenemos y que, cuando surge algo tan grande como esto, automáticamente se esfuman y no vuelven a aparecer nunca más. En fin, no me quiero enrollar más, lo que quería decir con esto es que te comprendo muy bien, que entiendo que ahora te sientas “perdida” y mal, porque yo también me siento así y porque han sido muchas cosas las que ha tenido que asimilar tu cabecita en tan poco tiempo. En los momentos más duros, tú estuviste firme, ayudando todo lo que pudiste y no te permitiste el lujo de derrumbarte ni de venirte abajo, cosa enormemente admirable porque no todo el mundo sabe estar a la altura de una situación así Ángela... Tuviste a la misma distancia el camino que tomaste y el camino “fácil” que podrías haber tomado y que muchos eligen sin pensarlo. Pero tú no, tú elegiste el camino acertado, el camino que te honra y te hace ser una persona maravillosa y digna de ser admirada por todo el mundo, que como dicen todos los que aquí escriben, el mundo necesita miles y miles de personas como tú.

Ahora lo estás pasando mal y, sin conocerte, me duele mucho que sea así porque no te lo mereces. Pero sé que vas a conseguir deshacerte de todo eso que te hace daño y vas a poder y SABER ser muy feliz. Aunque te parezca que ahora no tienes fuerzas, estoy segura de que no es así, has sido capaz de “superar” con creces dos sucesos terribles para ti y para tu familia, y esa misma fortaleza la vas a llevar contigo siempre. Supongo que necesitarás tiempo para reponerte porque ha sido una vida muy dura la tuya pero, si de algo estoy segura es de que todo pasa por algo y, aunque suenen algo “macabras” estas palabras en situaciones como las nuestras, yo creo que son muy acertadas porque nosotros hemos tenido la oportunidad de acceder a privilegios que, la mayoría de las personas no conocen, sabemos valorar un beso de una madre y de un padre, una tarde de lluvia “aburrida” en el sofá con los nuestros, riéndonos de la mayor tontería que pueda haber… no sé, millones de cosas que aprendes a valorar cuando te sucede algo horrible y que, en realidad son las cosas que llenan nuestra vida.

Ahí tienes a tu madre, un ejemplo de madre y de mujer que creo que no existen palabras suficientes para definirla y elogiarla, y que te estará ayudando ahora de la misma forma que tú la ayudaste y la estás ayudando a ella. Es cierto que a veces hay que estar mal, llorar y gritar para poder luego volver a estar bien y sonreír y yo creo que tú ahora estás pasando por esa fase para recibir la alegría y la felicidad por la puerta grande. Estoy segura de que muy pronto vas a volver a ser tú misma y a conseguir todo lo que te propongas, porque tienes una GRAN MAESTRA a tu lado y porque tú tienes todo lo necesario para llegar a ello. Y, por supuesto, porque se lo debes a tu hermana, mereces ser muy muy feliz por ti y por ella que, donde quiera que esté solo está deseando verte luchar y sonreír.

Afrontando la lesión medular dijo...

Me ha dejado sin palabras ni argumentos mi pequeña Lucía, chiquita pero de gran corazón y ternura y ojos grandes serenos.

Solo tú, Ángela, has conseguido que se asome Lucía a este blog que veo que sigue pero nunca comentó. Era imposible estar callada con todo lo que tenía que decir.

Gracias mil Lucía por este apoyo tan necesario para Ángela.

Lucía dijo...

¡Claro que lo sigo Mª Ángeles! Más que a la prensa. Es un apoyo muy grande este blog porque, como te dije cuando llegué al Hospital, es impresionante lo que ayuda ver que no eres la única persona que siente lo que está sintiendo y que pasa por lo que tiene que pasar cuando surge algo así.

Llevaba unos días sin entrar pero ayer me lo leí todo del tirón.

He de reconocer que muchas veces me apetece escribir, pero tampoco sé muy bien qué decir porque es tan difícil... Pero las palabras de Ángela me han llegado profundamente. Espero, de corazón, que consiga reponerse pronto.

Un besazo enorme para tí y para todos!

Afrontando la lesión medular dijo...

No me puedo creer que no sabes qué decir, Lucía. No hay más que ver lo que has escrito y lo que le has dicho a Ángela.

Espero que no te descuelgues del blog.

Gracias de nuevo y otro besazo para tí.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias Lucía, me alegra haberte echo escribir en el blog yo le estoy cogiendo el tranquillo y la verdad que es liberador y alentador sabiendo que hay mas gente con sentimientos parecidos o incluso iguales.
Menos mal que no sabias que decir... porque has dado en el clavo, lo he leído varias veces (bueno leo los comentarios varias veces al día) porque cada palabra,cada expresión están siendo de gran ayuda y solo puedo agradecerlo con unas palabras....
Gracias a Adry por todos los consejos que me has dado en tan pocas palabras. Leo y lloro pero sonrío porque todo es positivo...

Jamás podre olvidar cada frase,cada párrafo que me contestáis,me ayudáis.

de corazón GRACIAS me gusta poder ayudar y recibir ayuda.

Afrontando la lesión medular dijo...

Yo también, Ángela, les doy las gracias a todas ellas por sus aportaciones y por esos comentarios escritos dese lo más hondo. A ellas también les ha hecho bien el hacerte bien a tí.

Me alegro que estos comentarios sigan siendo beneficiosos para tí una y otra vez cuando los relees. Ya ves que no son palabras que se lleva el viento. Tu historia y tú no podía dejar a la gente indiferente.

Lucía dijo...

Tenéis mucha razón, yo también creo que escribir siempre ayuda a liberarte, a desahogarte… A veces lo intentamos con los amigos o las personas cercanas pero no es lo mismo, o al menos para mí. Ellos ponen todo de su parte por ayudarte y comprenderte pero a mí, desde que me pasó esto, siempre me dio la sensación de sentirme más comprendida por la gente que ha pasado por ello o por la gente que ha vivido de cerca situaciones similares.

Yo antes también pensaba que las palabras se las llevaba el viento, pero ahora me he dado cuenta que no, yo llevo conmigo todas y cada una de las palabras que me dijeron y escuché en el hospital y me han servido de mucha ayuda.

Me alegro muchísimo de que entre todos hayamos podido ayudarte un poquito Ángela. La verdad que este blog es una maravilla, a veces parece que estás en la consulta de Mª Ángeles, sentada en el sofá, rodeada del resto de familiares.

Intentaré seguir escribiendo o aprendiendo a saber qué decir, Mª Ángeles, y ojalá sirvan de ayuda todas las palabras como me sirvieron a mí.

Afrontando la lesión medular dijo...

Es verdad lo que dices. No tiene nada que ver hablar de esto fuera del contexto del Hospital. La madre de Bruno ¿recuerdas el Post? decía quu este Hospital es como una segunda familia para ella y el lugar donde se siente integrada y comprendida y no le sucede igual fuera de él. Creo que si no se pasa por una situación como esta es difícil ponerse en la piel del lesionado y su familia por mucho ejercicio de empatía que se haga.

Yo también me acuerdo mucho de tí, Lucía y les hablo de tí a los familiares. Se que cuesta separarse del Hospital pero hay que romper el "cordón umbilical". Si el Blog sirve de puente para adaptarse tras la salida, estupendo.

A nosotros también nos cuesta separarnos de los pacientes y familiares, especialmente de algunos, pues se crea un vínculo emocional muy fuerte tras meses de hospitalización.

Siento no llegar a algunos pacientes que no quieren acceder al blog ya que creo que les haria bien. De momento me doy por satisfecha si al menos llego a ellos a través de la familia.

No dudes en si es de utilidad lo que escribes porque transmites muy bien por lo que te animo a que sigas compartiendo con nosotros tus reflexiones. Gracias una vez más.