martes, 26 de marzo de 2013

Sesión de Afrontamiento (II)

Ayer volvi a reunir a pacientes y a familiares en torno a tres invitados muy especiales. Uno de ellos, Miguel Ángel Morcuende , secretario de Aspaym Toledo al que le acompañaba su hijo de diecinueve años, Daniel. Miguel Ángel también fue invitado en la Sesión de Afrontamiento (I) del pasado diez de Diciembre. Además, en esta ocasión, hemos contado con la presencia de José Ramón del Pino, Presidente de Aspaym Toledo (ASPAYMTO) www.aspaymtoledo.org

El fin perseguido siempre es el mismo . Presentar modelos de buen afrontamiento que puedan servir de apoyo a los pacientes y a sus familiares en la primera etapa de la rehabilitación cuando aún les parece tan difícil poder ver salidas tras la lesión. Dos modelos desde dos situaciones diversas diferentes (uno con una situación de tetraplejia y otro de paraplejia). Estas dos situaciones diferentes y el modo en el que cada cual afrontó la lesión me han facilitado la explicación de la "Teoría de las diferencias individuales" al grupo de asistentes. Ha quedado claro que la adaptación no es directamente proporcional a la pérdida y que, en el caso que nos ocupa, se adaptó mejor el lesionado más "discapacitado" o que requería más apoyo para sus actividades de la vida diaria (AVD).La presencia del hijo de uno de ellos, asimismo, nos ha posibilitado tener una perspectiva del otro lado de la lesión, la del familiar. En este caso, comenta Daniel, que ellos hacen una vida totalmente "normal" y que la silla, que no ve, no es ningún impedimento actualmente. El tiempo ayuda a colocar cada cosa en su lugar y a asumir.

Entre los temas que se han tratado están : Papel del lesionado frente a la familia (si el lesionado está bien y asume bien la lesión, la familia está bien y lo lleva mejor), la importancia de estar activo y sentirse útil, la idea de que la vida sigue y se puede hacer todo : "querer es poder", hacer todo lo que uno pueda sin ser una carga para otros y saber pedir ayuda cuando no es posible hacerlo por uno mismo, superar los miedos, "normalizar" la vida, quitar la silla de la cabeza y llevarla en el culo que es dinde le corresponde estar. Dejarse de vivir como un enfermo. Emplearse en las cosas que antes no se podían hacer y dsifrutar aprendiendo el valor de las pequeñas cosas, viajar. Sentirse útil ayudando a otros. Trabajar con un concepto que en nada tiene que ver con el de antes, esperando la recompensa económica sino el bien social. Ser agradecido. Recoger las enseñananzas de la lesión :  Hay que trabajar para vivir pero no vivir para trabajar, sin olvidarse de la familia y de saborear cada segundo.

Se extraía un aprendizaje resumido en dos expresiones populares . "Que Dios no nos de todo lo que podamos soportar" y "Nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta".

Desde aquí, quiero dar las gracias a los tres invitados  y a todos los asistentes que dado el gran número de ellos, entendí que el tema suscitó verdadero interés. Para los invitados sentir que ellos pueden servir de fuente de apoyo es muy gratificante. Comentaba José Ramón del Pino que ojalá hace quince años el hubiera podido participar en una Sesión de estas características.

Quiero agradecer la asistencia y participación, especialmente, a un niño de doce años, sobrino de un paciente, que nos acompañó. Un niño sensible e inteligente que supo recoger el mensaje y enseñanza de la Sesión siendo de gran ayuda para su abuela, la madre del lesionado, con su mensaje cargado de esperanza y positivismo.

Períódicamente realizaremos Sesiones de Afrontamiento en diferentes ediciones.

14 comentarios:

macgo dijo...

Siempre recordaré esas sesiones como una de las partes más importantes de mi recuperación

Afrontando la lesión medular dijo...

Con esa intención organizo estas Sesiones porque me consta que son de gran utilidad y como siempre digo . "Vale más una imagen que mil palabras". Ya se que estos Testimonios quedan y las palabras se las lleva el viento.

Me alegro que a tí te sirvieran.

Espero que algún día, cuando tú vengas a Revisión, puedas ser el próximo en ayudar a otros como a ti te ayudaron los que te precedieron.

Anónimo dijo...

Es interesante la entrada. Sólo que una vez más vuelve a mi mente el tiempo. Se dice que lleva un tiempo poner cada cosa en su lugar. Y cuando leo esto me pregunto. ¿Cuanto tiempo tardará en dar tomar cada cosa su lugar? Sin duda tendré paciencia. Adry

Afrontando la lesión medular dijo...

Tal vez no pierdas la esperanza, Adry, si te digo que uno de los invitados tardó unos siete años en asumir la lesión.

Sin embargo, el otro, a pesar de que el alcance de su lesión era mayor, la asumió desde el principio. Ya ves qué contraste y cómo influye la personalidad y cómo el tiempo es tan relativo.

"La chica del jardín" dijo...

Yo estoy intentando tirar del carro cada día, pero a veces la carga me sobrepasa.

Tengo más o menos asumido que mi marido tiene una lesión, pero me preocupa cómo va él a afrontar las secuelas que le queden.

Silla o no silla, ese no es el problema, por suerte estamos en este Hospital y sé que harán todo lo posible para que las secuelas sean mínimas.

Hoy por hoy, estamos superando las complicaciones clínicas antes que la propia lesión. UCI tras UCI, quirófano tras quirófano, pero él sigue adelante, somos un equipo de tortugas: "pasitos lentos pero firmes para llegar a la meta"

Espero estar a la altura y ser capaz de seguir en el EQUIPO, la discapacidad no me asusta, pero es difícil de asumir.

Estoy deseando que empiece a bajar al gimnasio, a sentarse y poder salir a pasear juntos, al SOl de nuestro JARDÍN

Besos

Afrontando la lesión medular dijo...

Es eso lo que te debe de preocupar ahora. Ya sabes, la casa no se empieza por el tejado. A pesar de ello no hay que bajar la guardia ante ese mecanismo de defensa tan útil, al principio, que es la NEGACIÖN, que se instala cómodamnete para no querer ver y es algo que se repite con frecuencia en los pacientes y familiares.

Si uno se sienta en la silla "bien", esto es, con ganas y viendo las ventajas que reporta : Salir a ese SOL del JARDIN, dar un paseo y sentir el aire fresquito en la cara, ya es un buen comienzo.

Los miedos, tanto de él como tuyos, ya los iremos trabajando. Si la silla le permite, además, salir más de lo que lo hacía antes de su recaída que motivó el ingreso, se aceptará "poco a poco".

No me cabe la menor duda que estarás a la altura, ya lo estás.
Si sustituyes la palabra "discapaz" por "diverso" es más fácil de incorporar y asumir.

macgo dijo...

Dos formas de ver la lesión. Ardo en deseos de salir a la calle continuamene desde que llegué a casa. Lástima que el tiempo tan desapacible me lo impida a veces. Ya hemos explorado recorridos para bajar a la Plaza (y lo pongo con mayúsculas porque nuestra Plaza Mayor de Salamanca lo merece, buscado lugares accesibles para tomar un café,...Y esto no ha hecho más que empezar. Esta es mi manera de afrontar la lesión.
Pero hace un rato, en la calle, se nos acercó una señora para contarnos la envidia que yo le daba por atreverme a salir a la calle con silla. Su marido tiene una enfermedad degenerativa, imagino una esclerosis, y lleva tres años encerrado en su habitación sin querer salir.
¿Con cuál de las dos formas os quedáis?
Y chica del jardín: tú misma lo has dicho. "pasitos lentos pero firmes para llegar a la meta". Los comienzos son muy duros tanto para el lesionado como para el/la cuidadora. Pero tu labor es básica para darle a tu pareja ese empuje que él va a necesitar. Ahora más que nunca necesita de tu fuerza y ánimos. Y seguro que acabaréis haciendo más cosas que pasear al sol en ese nuestro jardín.

Afrontando la lesión medular dijo...

Yo diría, Macgo, que más que salir on o salir con silla, el quick de la cuestión estaría en asumir o no asumir. Puede que haya gente que esté en casa disfrutando porque solía acoostumbrar a hacerlo y no tenga tanta necesidad de salir. Ahora bien, hay quien no sale porque no acapta la silla o la marcha inestable (hablaré de ello en breve en otro Post)y ahí es donde tenemos el problema. Hay algunos, ya hemos visto a lo largo del blog, a los que les lleva más tiempo, tanto a veces, que dudamos que algún día lo vayan a afrontar.

El papel de la pareja o de la familia o ambos dos es fundamental para poder encajar la lesión y sus oonsecuencias.

"La chica del jardín" dijo...

Gracias Macgo por tu ánimo, espero saber estar y hacer a su lado.

Pasito a pasito, empezando por nuestro jardín y luego...

De momento la energía me acompaña a diario, aunque a veces me desinfle y me sienta abatida, pero, asomarme a diario al Blog me hace cargar las pilas y renacer, soy como el Ave Fenix, (Ya lo sabe Mª Ángeles, que me aguanta)

Nunca había comentado en un Blog hasta ahora, y la verdad es que compartir sienta muy bien.

Por cierto, La Plaza Mayor de Salamanca es un lugar especial, al que le tengo un cariño especial, como a toda la ciudad, allí viví momentos muy importantes en mi vida en el 2005, cuando se celebró la Olimpiada internacional de Física en vuestra ciudad (aunque pocos se enteraron del evento)

Besos

Afrontando la lesión medular dijo...

Algo se va desvelando de nuestra "Chica del Jardín", Macgo, es también docente, como tú.

Si que es especial esa PLAZA Mayor. Recuerdo un café especial que había bajo esos soportales aunque no recuerdo su nombre. Nos llevó un amigo que trabaja y vive allí.

Hsta hace poco no habíais pensado que os unieran en la adversidad tantas cosas y menos a través de un blog.

Par mí s también el blog una herramienta de interés no solo a nivel profesional sino personal.

Espero que disfrutéis estos días de "hornazo".

María Asturias dijo...

"Esperando, el nudo se deshace y la fruta madura." Federico García Lorca...
"Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos."
Thomas Carlyle
--- A la Chica del Jardín: no se como darte animos, no te conozco, pero se decirte, que esperes, que estas sembrando, y además lo haces con amor, se dará, un fuerte abrazo

Afrontando la lesión medular dijo...

Buenas frases, María. Yo creo que todos las necesitamos pero quien más te las va a agradecer es Adry que es quien, en ocasiones, desespera porque ve que su amigo tiró la toalla.

"La chica del jardín" dijo...

Gracias María por tu ánimo, intento cada día tenerlo y trasmitírselo a Manuel, de momento no tiramos la toalla, es más, como he dicho otras veces, somos un equipo y en equipo todo se consigue con mayor facilidad.

María, sigue con nosotros, nos da aliento y ánimo, y la verdad, en muchos momentos lo necesitamos.

Besos

Afrontando la lesión medular dijo...

María es otra buena seguidora y yo creo que seguirá con nosotros y más si ve que su aliento sirve de ayuda para seguir adelante.