lunes, 2 de diciembre de 2013

Seguir "cuidando" de uno con la ayuda de otros

Enrique Rodriguez Salinero
A lo largo de diferentes Entradas he abordado el papel de los "Cuidadores" y de la figura del Asistente Personal Una vez más, dedico una Entrada a la relevante figura de los Asistentes Personales esta vez tríada de la mano de Enrique Rodriguez Salinero ya que éstos le han permitido "descargar" a la familia y vivir una vida plena.

Enrique me manda este enlace
http://www.abc.es/local.castilla-leon/20131129/abci-impulso-asistente-personal-201311290854.html

"Uno de los usuarios del centro que decidió incorporar a su vida la figura del asistente personal es Enrique Rodríguez, quien tras sufrir un accidente «por una zambullida en un río hace tres años y medio, y después de haber finalizado mi carrera de ingeniería de montes y tener mi puesto de trabajo, me ví con una tetraplegia». Tuvo que hacer frente a ocho meses de rehabilitación en el Hospital Nacional de Parapléjicos  de Toledo, «y gracias a ser una persona deportista y no ser fumador, evité tener que vivir con respiración artificial», explica Enrique, quien gracias a su tenacidad y esfuerzo logró dejar atrás la silla de ruedas eléctrica.

«Desde el primer momento pensé de qué manera podría evitar trastocar la vida de mi familia y de mi novia, ahora mujer». La figura del asistente personal no resultó una decisión fácil para este joven, «ya que sabes que vas a tener que incorporar a tu vida más personal e íntima a otra persona desconocida y eso al principio me generó algo de dudas, pero yo sabía lo que quería y era que mi entorno familiar pudiera seguir con sus vidas». «De esta forma aparece Chavi, que había sido formado para ello y que trabajaba desde primera hora de la mañana, tanto en las tareas de aseo personal como de cocina, y en función de mi agenda de día me asistía en mis desplazamientos», explica este joven para quien fue muy importante aligerar la ayuda por parte de su familia.


Evitar el desgaste


El tiempo y el desarrollo de sus propias habilidades han posibilitado que Enrique precise en menor medida del trabajo de un asistente, y aunque ahora su mujer se encuentra en el paro, «no quiero sobrecargarla porque hay que evitar el desgaste y el deterioro de tu pareja», afirma muy convencido Enrique.
No obstante, los lazos que se crean entre asistente y usuario son muchos y «es muy importante que sean muy profesionales, pero también que se cree un ‘feeling’ correcto», comenta este joven, para quien es necesario destacar que «existe un trabajo físico importante y en mi caso siento mayor seguridad con un hombre, aunque cualquier mujer pueda desempeñar perfectamente el trabajo», pero que además de todo ello «se debe crear una comodidad, seguridad y confianza importante para evitar conflictos personales».

No debemos de olvidar que el lesionado es el primero que debe cuidar de sí mismo y de los demás. El Asistente Personal, como dice Kenneth Iversjö (al que hemos dedicado otras Entradas a propósito de la figura del Asistente personal) son las manos y pies para un tetrapléjico pero no suplanta su cerebro que es quien en suma dirije y sigue llevando las riendas de su vida.

3 comentarios:

felipe dijo...

Creo que es fundamental, tanto para los lesionados como para los cuidadores, evitar el desgaste y fomentar la distracción.
El sufrimiento continuado hace que nuestra naturaleza se rebele, anulando todo el esfuerzo que requiere la recuperación de la lesión y haciéndonos desear tirar la toalla.
Me produce gran admiración comprobar la resistencia que determinadas personas, que conocido en el tiempo en que he cuiado de mi hija durante su estancia en el hospital, pero siempre he temido que llegarán a "romperse" sin llegar a conseguir su objetivo.
Personas como Miguel Ángel y Teresa , como la Chica del Jardín y Manuel, como los padres de Florencio y Florencio, como los padres de Víctor y Víctor , como la esposa de Antonio y Antonio o como tantos otros que han sabido resistir el dolor y la depresión me han hecho volver a tener fe en en el ser humano.
Afortunadamente no he tenido, entre los conocidos más cercanos, a nadie que se rindiese.
Un abrazo para todos los luchadores.

Afrontando la lesión medular dijo...

Es un Comentario muy gratificante y alentador, Felipe. Yo, que veo pasar tantos lesionados y familiares cada día pienso, como tú, que pocos abandonan, se rinden o tiran la toalla. Para mí, es un reto enorme lograr el cambio en aquéllos pacientes escépticos. Con uno de ellos hablaba el pasado viernes dicíéndole que estoy convencida que dentro de un año verá las cosas diferentes. Hay que construir sobre una buena base y dar tiempo, con buena actitud y tiempo se logra casi todo. Muchas gracias en nombre de todos los nombrados y un largo etcétera entre los que os encontráis vosotros : Tú hija Elena y su maravillosa familia que estuvísteis ahí en todo instante al pie del cañón.

macgo dijo...

Gracias Felipe. Si hoy estamos donde estamos y cómo estamos es gracias a vosotros. Me alegra volver a recordaros así como a algunos de los que nombras.un abrazo para vosotros y para Elena.